Las Migraciones en Aragón

07 de Enero 2017
El Servicio Aragonés de Salud pierde más de 2.500 usuarios en 2016



El Servicio Aragonés de Salud ha perdido un total de 2.607 usuarios en 2016 y, en la actualidad, 19.189 personas de la Comunidad no cuentan con la tarjeta necesaria para recibir esta prestación. Se trata de una tendencia que incrementa todos los años desde hace siete, pero desde el Gobierno de Aragón no muestran preocupación al considerar que se trata de una  cifra "lógica". 

"Hay usuarios de diferentes entidades que optan por la sanidad privada en lugar de por la pública, como sucede con los funcionarios, los miembros de las Fuerzas Armadas o los miembros de la Mutualidad General Judicial", explican desde el departamento de Sanidad. Además, añaden que también son muchos los ciudadanos que optan por el sistema privado, simplemente, porque lo prefieren.

No obstante, los datos del Instituto Aragonés de Estadística reflejan una caída constante en el número de usuarios desde 2010 y revelan que, desde entonces, el servicio ha perdido 52.824 pacientes. Lo más preocupante, apostilla Evangelino Navarro, representante autonómico de Sanidad de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios en Aragón (CSIF), no es el dato en sí, sino los factores que lo causan.

Según detalla, la disminución tiene una relación directa con el descenso de población en la Comunidad, que en los últimos 4 años ha perdido casi 41.000 habitantes -un 3% de su población actual-, tras el incremento demográfico que registró entre 2008 y 2012, periodo en el que ganó 53.000 nuevos ciudadanos, en gran parte, por el efecto de la Expo de Zaragoza.

"La caída registrada en los últimos años se debe, a su vez, a la emigración de los aragoneses, a la baja tasa de natalidad, a la elevada edad media de los habitantes –sobre todo en la zonas rurales- y a la vuelta de muchos inmigrantes a sus países de origen", continúa.

Desde el departamento de Sanidad de la DGA critican al anterior gobierno autonómico y señalan que algunas de sus actuaciones también hicieron que la cifra experimentase un aumento significativo durante los años de su mandato. 

"El Real Decreto 16/2012, por ejemplo, tuvo mucha repercusión en este sentido, ya que dejaba fuera de la asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles", dicen, y resaltan que, aunque el actual Gobierno sí les facilita la asistencia sanitaria, muchas de estas personas lo desconocen y no acuden al médico por temor a tener que pagar.
 

El perfil de la persona sin tarjeta

Navarro aclara que la "amplia mayoría" de las personas que no tienen tarjeta sanitaria en Aragón son inmigrantes sin permiso de residencia o ciudadanos con muy pocos recursos, pero mantiene que, con o sin ella, todas son atendidas en caso de necesitar la prestación del servicio, de forma que "la reducción en el número de las tarjetas no supone una noticia alarmante".

Apostilla, en cambio, que el aumento de esta dinámica podría ejercer un efecto negativo sobre la economía aragonesa a largo plazo, ya que no disponer de la tarjeta implica no contribuir a la Seguridad Social, pero sí hacer uso de ella, al menos, en alguna ocasión. 

En este sentido, recuerda que cada trabajador aporta entre un 14% y un 40% de su salario mensual, en función de la cuantía recibida, y que las empresas aportan el 25% del sueldo bruto de cada miembro de su plantilla.

Se trata de un porcentaje similar al del resto de los países de la Unión Europea, ya que, en 12 de los 28 países miembros, este no baja del 20%, siendo Francia el país donde más se paga a la Seguridad Social por cada empleado (un 33%). 


Fuente: Heraldo de Aragón
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2017/01/04/el-servicio-aragones-salud-perdido-mas-500-usuarios-2016-1151489-300.html

Material Multimedia Relacionado