Histórico de artículos

15 de Enero 2017
"Las políticas más estrictas hacen el paraíso para las mafias"



El año 2017 se estrenó con la llegada de un centenar de inmigrantes a las costas andaluzas. Durante el mes de diciembre se habían dado, además, varios intentos de traspasar la valla de Ceuta. ¿Enero es un pico de entradas de inmigrantes? Para José Miguel Morales, secretario general de Andalucía Acoge, por un lado "la situación medioambiental, con un invierno tranquilo y benigno, no es un elemento desincentivador". Por otro lado, "según nos cuentan los inmigrantes, hay presiones de la policía marroquí", indica Morales.

Sin embargo, para Carlos Arce, coordinador del Área de Inmigración de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, cree que no hay una razón específica. "En verano la situación climatológica es más tranquila, pero se da en cualquier mes, puede ser porque en algún momento hay una menor vigilancia en un punto concreto y se aprovecha, sin más", señala. Arce aduce que no es que se hayan rebajado los controles.

"Por parte española no ha variado desde que se instaló el SIVE (Sistema Integrado de Vigilancia Exterior), que supuso un antes y un después. Por parte marroquí, hay una base de represión y vulneración de los derechos humanos documentada incluso por Naciones Unidas, pero aunque no cesa también hay picos de represión que pueden afectar a las salidas. Por ejemplo, los inmigrantes que esperan para dar el salto en los montes alrededor de Ceuta y Melilla, si en un momento de represión tienen que salir de ahí pueden optar por coger una embarcación y tratar de llegar", explica.

José Miguel Morales también cree que la presión policial marroquí influye en los picos de llegada de inmigrantes. "No podemos demostrarlo con datos objetivos como tal, pero pensamos que Marruecos usa la vida de los inmigrantes como elemento de negociación con la Unión Europea. Cuando así lo considera, dificulta las salidas o las incentiva. Lo sabemos por el testimonio de las personas que consiguen pasar y cuentan que la policía marroquí les anima a saltar la valla o presionan en los campamentos en los que están".

Estrella Galán, secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), asegura que lo sucedido no es un accidente ni una tragedia espontánea, "es culpa de las políticas de fronteras que se llevan a cabo. En concreto, para el colectivo subsahariano es peor, es el que menos opciones tiene de acceder a un puesto fronterizo para solicitar un visado. No es casualidad que en Ceuta y Melilla no haya ni una sola solicitud de subsaharianos, sino que la gendarmería marroquí les prohíbe el paso".

Morales hace hincapié en que en las políticas de control fronterizo cada vez tiene menos peso el punto de vista de la gestión humanitaria, "no priman los derechos humanos ni la salud, se impide una llegada digna de la gente. El propio Acnur, que es Naciones Unidas, en su último informe plantea que proporcionalmente al número de intentos de llegada el número de muertos es cada vez mayor y eso tiene que ver con el modelo de frontera".

"Para evitar las escenas que vivimos en nuestras fronteras bastaría con una cosa tan poco revolucionaria como es cumplir la legislación vigente. Hay una legislación en materia de asilo y DDHH que no se está aplicando en materia de refugiados, o el principio de no devolución que no cumplen los países de la UE", comenta Carlos Arce, quien continúa: "El objetivo de las políticas de control de las fronteras dicen que es luchar contra las mafias de la inmigración, pero paradójicamente con estas medidas dejan en manos de las mafias las entradas de inmigrantes. Las políticas más estrictas hacen el paraíso a aquel que facilita la entrada por vías irregulares".

Arce resalta que "existe una política de represión y control que tiene un alto coste de vidas en un contexto en el que no hay superávit de inmigrantes, todo lo contrario. Desde el año 2010, cada año hemos perdido extranjeros que han regresado a su país". Para ello, señala que se puede ver el saldo migratorio en el Instituto Nacional de Estadística (INE). "España es un ejemplo palmario de que la inmigración por razones económicas tiene un gran carácter de autorregulación. No son datos nuestros, sino de un organismo tan poco sospechoso de ser manipulado o influenciado por las ONG como es el INE".



Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/sociedad/2017/01/15/587a75e7ca47415e648b4587.html

Material Multimedia Relacionado