Histórico de artículos

26 de Marzo 2017
Seis inmigrantes cruzan la frontera de Melilla en un coche kamikaze



Seis inmigrantes subsaharianos han logrado entrar a Melilla. No lo han hecho saltando la valla, en patera o en doble fondo, que son las tres vías más habituales de entrada irregular, sino a bordo de un coche kamikaze que ha cruzado el puesto fronterizo de Farhana pisando a fondo el acelerador y saltándose todos los controles de seguridad habilitados por España y Marruecos en sus respectivos lados. Hacía poco más de dos años que no se veía en Melilla este modus operandi de las mafias que trafican con seres humanos.

El suceso ha ocurrido muy temprano, poco después de las nueve de la mañana. Hacía apenas dos horas que el paso fronterizo de Farhana, el segundo en importancia de los cuatro que conectan Melilla con Marruecos, había abierto sus puertas y se preparaba para afrontar el éxodo dominical de cientos de melillenses hacia el país vecino que empezaría un poco más avanzada la mañana. Los inmigrantes, subidos a un Peugeot gris oscuro prácticamente nuevo y conducido por un marroquí, han aprovechado el momento de tranquilidad y que la frontera está en obras para buscar su oportunidad de llegar hasta Melilla de manera kamikaze.

El intento les ha dado resultado, ya que el coche, sin atender las órdenes de los agentes marroquíes primero, y las de los españoles después, se saltó todos los controles y cruzó la frontera a gran velocidad con las siete personas a bordo. Según la información facilitada por la Delegación del Gobierno, la Policía Nacional y la Guardia Civil intentaron frenarlo cerrando las puertas de la frontera, pero el vehículo iba a tal velocidad que pasó antes de que pudieran bloquear la verja. Los agentes de ambos cuerpos que custodiaban la frontera tuvieron que apartarse para no ser arrollados por el vehículo, aunque uno de los policías ha resultado herido leve en una mano por una contusión.

El coche logró cruzar la frontera sin causar ningún daño y, una vez dentro de Melilla, siguió su marcha en dirección al Cerro de la Palma Santa, situado cerca del paso fronterizo de Farhana. La Guardia Civil localizó allí poco después a los seis inmigrantes subsaharianos, todos varones, y el coche en el que habían logrado entrar a Melilla. El conductor, de nacionalidad marroquí, se había dado a la fuga, pero el Instituto Armado lo tiene identificado y está buscándolo desde esta mañana para proceder a su detención.

Los subsaharianos fueron puestos a disposición de la Policía Nacional para elaborar su correspondiente reseña en aplicación de la Ley de Extranjería, como todos los inmigrantes que acceden de forma irregular a territorio nacional.

Imbroda dice que "estas cosas pueden pasar"

Tras lo ocurrido, Ciudadanos Melilla (Cs) ha criticado que este tipo de incidentes no es algo nuevo y su temor es que seguirán produciéndose mientras no se busque una solución. "No se puede soportar que en una frontera europea como la de Melilla cualquiera pueda entrar con un coche a toda velocidad y llevarse por delante a un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", ha denunciado el portavoz de Cs, Eduardo de Castro.

Minutos después, el presidente melillense, Juan José Imbroda, le respondía que no sabía si lo que propone Cs es que se cierre la frontera y que no pase ningún coche. "Si en un año puede haber decenas de miles de posibles inmigrantes que quieren entrar a Melilla de manera irregular, estas cosas pueden pasar", ha señalado Imbroda.

Por ello, tras recordar que siempre hay que apoyar a la Policía y la Guardia Civil en su custodia de las fronteras, y que a veces se ha quedado "solo desde el PP" en ese respaldo, ha insistido en su llamamiento de los últimos días para resolver entre todos en Melilla el camino que se quiere tomar para que la frontera tenga "una utilidad buena y positiva para el Pueblo" en lugar de centrarla en el paso de mercancías hacia Marruecos en el denominado "comercio atípico".

Dos años sin kamikazes

Hacía dos años y un mes que no se producían intentos de entrada a bordo de coches kamikaze en la frontera de Melilla. Los primeros ocurrieron el 7 y 10 de febrero de 2013, cuando 21 inmigrantes consiguieron entrar a Melilla subidos en dos coches kamikaze. Poco después fueron devueltos a Marruecos aplicando el Acuerdo de Readmisión hispano-marroquí firmado en 1992, que terminó con la imputación del delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, y el entonces jefe accidental de la Guardia Civil, el comandante Arturo Ortega. El caso no se archivó definitivamente hasta enero de 2016.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/sociedad/2017/03/26/58d7cf5fca47418e2f8b45cd.html

Material Multimedia Relacionado