Las Migraciones en Aragón

29 de Abril 2017
El descenso de población se frena en Aragón por la longevidad de sus habitantes



La comunidad aragonesa sigue perdiendo habitantes, pero lo hace en menor medida que la media española. En concreto, según los datos publicados esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE), a 1 de enero de 2017 había 1.307.395 personas residiendo en Aragón, 1.168 menos que un año atrás. De este modo, la Comunidad registra su quinto año de descenso de población, aunque con una reducción mucho menos acusada que en los cuatro años anteriores. De hecho, solo ha perdido el 0,1% de la población, una de las menores bajadas del país. Aun así, hay comunidades en las que estas cifras no menguan, e incluso, se incrementa de manera importante: en las Islas Baleares crece un 0,7%; en Madrid, un 0,6% y en Cataluña, un 0,4%.

Esta menor bajada en Aragón se ha producido por dos cuestiones fundamentales: el aumento de las personas con mayor edad y la estabilización de la población extranjera. El INE detalla que mientras que están empadronadas alrededor de un millar de personas menos, el grupo que tiene más de 85 años se ha visto incrementado en casi 2.000, con más de 500 que superan los 100 años. Desde hace varios años, estas elevadas cifras de población con edad avanzada no han dejado de crecer. La razón se encuentra en las mejoras sanitarias (tanto de atención como de tratamientos) y en las condiciones de vida actuales, mucho más beneficiosas que las que tenían medio siglo atrás. Prueba de ello es que durante más de una década, la esperanza de vida de los aragoneses no dejó de crecer en ningún momento, llegando a superar ampliamente los 80 años.

No obstante, tal y como explicó el Defensor del Paciente, la crisis económica vivida en los últimos años ha empezado a afectar a la esperanza de vida: "Las personas más desfavorecidas han experimentado un recorte en su calidad de vida por la falta de medios económicos, lo cual conlleva un deterioro de la alimentación, del acceso a los fármacos...". A pesar de todo, el volumen de población de mayor edad continúa aumentado cada año, en mayor o menor medida. De hecho, se espera que en 2030, los españoles tengan una esperanza de vida que roce los 90 años.

Esto, unido al descenso de población joven, está provocando una gran preocupación entre los dirigentes aragoneses, especialmente por la despoblación que están viviendo muchas zonas de la Comunidad. No hay que olvidar que Aragón es la cuarta comunidad con menor densidad de población (27 habitantes por kilómetro cuadrado) y la primera si se quita la ciudad más poblada: Zaragoza. Por todo ello, el Gobierno de Aragón está trabajando en un Plan Integral de Política Demográfica.

A parte del aumento de la población envejecida, también resalta el descenso de niños. En concreto, en el último año, la Comunidad ha perdido más de 1.000 menores de 4 años (pasando de 58.599 a 57.503). Esto se produce por el descenso de nacimientos que se lleva viviendo en los últimos años, por ejemplo, en 2016 se registraron casi 300 menos que un año antes. La incorporación de la mujer al trabajo y la posterior crisis económica han hecho especial mella en este aspecto, provocando un retraso en la maternidad y una reducción del número de niños por pareja. 

Otra de las razones por las que la bajada de población ha sido más sostenida este año es la escasa variación registrada en el volumen de extranjeros que residen en Aragón. Mientras que el 1 de enero de 2016 había inscritas en el padrón municipal 132.813 personas que nacieron fuera de España, en 2017 esta cifra solo se reducía en poco más de 600. Esto supone todo un hito teniendo en cuenta que en los tres años anteriores este grupo había menguado de manera considerable. Ejemplo de ello es que en 2013 había más de 173.000 inmigrantes y ahora solo residen en la comunidad 132.134.

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y la imposibilidad de encontrar un puesto de trabajo de manera continua, muchos de ellos decidieron volver a sus países de origen; mientras que algunos apostaron por probar suerte en otras regiones con mayores oportunidades económicas. Sin embargo, con la estabilización económica vivida en el último año, parece que ya no hay tantos que se quieran ir o que, al menos, llegan en el mismo volumen que se van.

¿De qué país proceden?

El 50% de los residentes extranjeros de Aragón tienen nacionalidad europea; mientras que una cuarta parte son africanos y más del 10% han llegado desde América Latina. El resto provienen de países de América del Norte, Central, Asia u Oceanía. 

De entre todos los países, Rumanía es el que más población aporta a Aragón. En concreto, según los datos del INE, en la Comunidad residen casi 48.000 rumanos. El siguiente país con más población en Aragón es Marruecos, con un total de 17.574 personas.

También son abundantes los residentes que llegan de China (5.420),  Argelia (4.718), Bulgaria (4.639) y Nicaragua (4.557).  Por el contrario, hay estados como Chipre o Malta que solo aportan un ciudadano a la comunidad aragonesa. Otro ejemplo es Liechtenstein, que no tiene ningún representante. 



Fuente: Heraldo de Aragón
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2017/04/28/aragon-frena-descenso-poblacion-gracias-longevidad-sus-habitantes-1172270-300.html

Material Multimedia Relacionado