Histórico de artículos

27 de Abril 2017
Abusos y hostigamiento: la cruda realidad de los solicitantes de asilo LGTBI en España



Ahmed tiene 29 años, es marroquí y gay. En su pais de origen no encontraba a nadie que le protegiera: ni su familia, ni la policía. Porque en Marruecos las relaciones homosexuales están prohibidas y la comunidad LGTBI tiene que hacer frente al estigma de ser gay o lesbiana y también al peligro de ser encarcelado por ello.

Ahmed decidió huir de esa realidad y marcharse a España, para así poder vivir libremente su sexualidad. Sin embargo, la vida en Ceuta, ciudad en la que se aloja desde mediados de octubre de 2016, no es nada fácil. "Aquí también me insultan, me dicen maricón. Me dicen que cuando me vean fuera me van a pegar. Y me atacan, yo escapo. Una vez, en noviembre o diciembre, uno me pegó. Era un argelino. Me decía maricón, te voy a matar. Anteayer estaba con un amigo, vino un argelino y me echó de la habitación diciéndome 'eh maricón, sal de aquí'".

Imagen: Antonio Sempere

La realidad de Ahmed también la sufren otros solicitantes de asilo LGTBI en el Norte de África, tal como denuncia la ONG Human Rights Watch en un nuevo informe. Según la organización humanitaria, los migrantes LGTBI que llegan a Ceuta sufren "hostigamiento y abusos" indiscriminados.

"Los solicitantes de asilo LGBT que huyeron de contextos de intimidación y hostigamiento homófobo en su país de origen enfrentan abusos similares en Ceuta, tanto en el centro de inmigración como en las calles", expresó Judith Sunderland, directora asociada para Europa y Asia Central de Human Rights Watch y una de las investigadoras del caso.

Actualmente, todos los migrantes que llegan a Ceuta de manera irregular son alojados en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que depende del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Un lugar que en Ceuta tiene solo capacidad para 512 personas y que, a menudo, se encuentra saturado. A finales de marzo –fecha en la cual la ONG visitó el Centro –, las instalaciones alojaban 943 residentes y los migrantes tenían que dormir en tiendas instaladas en la cancha de baloncesto.

"Los solicitantes de asilo LGBT que huyeron de contextos de intimidación y hostigamiento homofóbico en su país de origen enfrentan abusos similares en Ceuta, tanto en el centro de inmigración como en las calles",

A pesar de los esfuerzos del personal, los solicitantes de asilo no pueden recibir la atención y los servicios que el derecho español les reconoce y la vida allí no es fácil. Según informa HRW en su comunicado, citando a un miembro del personal el centro, otros residentes "suelen burlarse, hostigar y atacar" a las personas LGTBI que solicitan asilo. "Muchos no aceptan compartir una habitación con un homosexual. O los hostigan aquí o pelean fuera del centro", explicó el funcionario.

Shaid, un ciudadano argelino de 32 que lleva casi 10 meses allí, solo "quiere tener una nueva vida". "Necesito olvidarme de mis problemas. No tenía mucha idea de adónde ir, solo quería un lugar donde pudiera vivir sin violencia. Aquí las cosas son difíciles. Solo puedes dormir y comer, dormir y comer. Aquí evito a todos para no tener problemas", denunció el solicitante de asilo.

Vía HRW

Desde HRW, recuerdan que el CETI no es un lugar adecuado para los demandantes de asilo LGTBI. "Las mejores prácticas para la acogida de personas identificadas como solicitantes de asilo LGBT incluyen alojamiento en habitaciones individuales, traslados a centros más pequeños, capacitación específica para el personal y facilitación del acceso a organizaciones LGBT y redes de apoyo", mantienen.

Pero más allá de la discriminación y de la homofobia, HRW pone el foco en la necesidad de que el Gobierno español traslade de forma urgente a la Península a las personas que solicitan asilo en Ceuta. Seres humanos que se encuentran bloqueados en largos procesos que pueden extenderse hasta 2 años. Según la organización humanitaria, la política del Gobierno está "diseñada para disuadir las demandas de los solicitantes de asilo".

"Necesito olvidarme de mis problemas. No tenía mucha idea de adónde ir, solo quería un lugar donde pudiera vivir sin violencia. Aquí las cosas son difíciles"

"España tiene los medios para tratar dignamente a los solicitantes de asilo, incluidas las personas LGBT que buscan un país tolerante donde puedan vivir sin temor a sufrir discriminación o violencia", inciden desde HRW. Por eso, la organización humanitaria solicita que "España traslade a estas personas a centros de acogida en la península, donde puedan obtener los servicios y la asistencia que por derecho les corresponden".



Fuente: Play Ground
URL relacionado: http://www.playgroundmag.net/noticias/actualidad/LGTBI-Ceuta-Human_Rights_Watch-derechos_humanos_0_1964203588.html

Material Multimedia Relacionado