Histórico de artículos

03 de Junio 2017
Las políticas públicas ignoran a los alumnos extranjeros



Ya sea por la dictadura, por la influencia religiosa o por la tardía modernización económica, España siempre ha ido por detrás en el ámbito educativo en comparación con otros países de la Unión Europea (UE). Esto ha provocado, entre otros aspectos, que el abandono escolar temprano sea muy superior a la media europea. Entre los extranjeros, la situación es aún más grave.

Aun así, en los últimos años la situación ha mejorado de forma consistente en nuestro país y el objetivo propuesto para 2020 (reducir el fenómeno al 15%) es abarcable. En 2006, el 45% de las personas entre 18 y 24 años en España había abandonado los estudios de forma temprana . En 2016, ese porcentaje se ha reducido hasta el 19%, lejos, todavía, de la media de la Unión Europea, situada en el 9%.

Como todo número genérico, el porcentaje de abandono escolar temprano en España no muestra las divergencias existentes en su interior. La más acuciante es la que se produce entre alumnos españoles y extranjeros. Así ha sido durante una década. En la actualidad, el porcentaje de estudiantes españoles que abandona de forma temprana los estudios se sitúa en el 16,4%; entre los extranjeros alcanza el 37,6%. Casi cuatro de cada diez.

El abandono escolar temprano en España: extranjeros frente a españoles

En porcentajes. Datos entre 2006 y 2016

Fuente: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD)

Los expertos no dudan en destacar de este fenómeno que supone "una pérdida de eficiencia de la inversión educativa para los países, así como un obstáculo para la integración social de los individuos". En España, esta lacra la continúan sufriendo, sobre todo, los extranjeros.

La ausencia de políticas de integración y acompañamiento escolar se unen al conglomerado de factores educativos, personales y socioeconómicos que afectan a estos alumnos y que pueden llevar a que abandonen los estudios, entre otras consecuencias. Con respecto a los extranjeros, a estas variables se les suman otras inherentes al hecho de venir de otro país, como la educación impartida en su lugar de origen, las diferencias lingüísticas o la propia integración.

La integración y las políticas públicas

En la senda de los factores inherentes a la inmigración se vislumbra la ausencia de integración. Como destaca la profesora de la Universidad de Granada (UG) Cristina Goenechea en su artículo 'Diagnóstico de la situación educativa de los alumnos extranjeros en España', junto a las dificultades con el idioma o el duelo migratorio, existen otros problemas como la falta de identificación con la cultura (y la consiguiente falta de motivación) o el desarraigo de la familia. Esto último ocurre, en especial, entre aquéllas que utilizan su lengua de origen en casa o las que mantienen poca relación con centros educativos).

Pero Goenechea también destaca como causas del fracaso escolar de los extranjeros las posibles actitudes negativas de los alumnos españoles, que pueden estar relacionadas con la tendencia de los extranjeros a socializar con ellos mismos. Y es este punto el que más entronca con las capacidades de integración del sistema educativo.

"La integración también depende de la capacidad del sistema educativo de actuar como mecanismo socializador", afirman desde la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en un informe de 2015. Esta organización calcula, con datos de 2012, que el 68% de los alumnos extranjeros estaban en escuelas donde al menos la mitad de los estudiantes eran también extranjeros.

El fomento de la integración y del acompañamiento escolar es una quimera: los presupuestos destinados a estas políticas se han reducido. De 174 millones de € en 2012 a los 4 millones previstos para 2017

Cinco años después de esta estadística, el fomento de la integración y del acompañamiento escolar es una quimera: los presupuestos destinados a estas políticas se han reducido de forma considerable.

En 2008, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte lanzó un programa de cooperación territorial específico para reducir el abandono escolar temprano. En él se establecían medidas de prevención, intervención y compensación con el objetivo de "crear condiciones que garanticen la permanencia y el éxito en el sistema educativo, especialmente de aquellos ciudadanos en situación de vulnerabilidad". Las comunidades autónomas podían acogerse al mismo e implantar las medidas atendiendo a sus contextos específicos.

Para el profesor de la Universidad de Valladolid (UV) Siro Bayón, este hecho demuestra que "ha habido una preocupación a nivel político e institucional". Sin embargo, añade: "A los investigadores nos faltan datos para poder analizar con mayor precisión el impacto de estas políticas". Esta critica no la realiza sin fundamento. En una evaluación de dicho programa, realizada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), la primera conclusión es manifiesta: la información disponible -para una correcta evaluación- era de "carácter limitado".

Cualquier análisis de tales políticas públicas serviría para poco en el momento actual. La política de recortes presupuestarios las ha dejado en un segundo plano (al menos, desde 2012). Como señala el investigador Florentino Felgueroso en un artículo sobre recortes educativos, el gasto público en Educación se ha visto recortado, tanto a nivel nacional como autonómico.

Uno de los recortes más significativos se ha producido en la partida destinada a la educación compensatoria, destinada a mejorar las oportunidades educativas de entornos socioeconómicos más desfavorecidos. Ésta ha pasado de contar con una partida presupuestaria de 174 millones de euros en 2012 (con los Presupuestos aprobados por el último Gobierno socialista) a los 4 millones previstos en los Presupuestos de 2017, según el análisis realizado en '¿Dónde van mis impuestos?', de la Fundación Ciudadana Civio.

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, durante la presentación del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2013./ Fuente: Europa Press

Las medidas específicas de ayuda al colectivo inmigrante han brillado por su ausencia. "Para el alumnado extranjero no han existido iniciativas específicas. Incluso, se han realizado iniciativas contrarias", asegura el responsable del Gabinete de Estudios del sindicado Comisiones Obreras (CCOO), Miguel Recio, en referencia a los recortes de fondos en atención a la diversidad y la compensación educativa.

Bez.es se ha puesto en contacto con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) para conocer su versión de los planes y políticas desarrolladas sin recibir respuesta antes de la publicación de este artículo.

Una amalgama de factores

Hay problemas más allá de la integración y las políticas públicas. La economía: el sustento de toda familia. El factor económico es fundamental para entender el abandono escolar temprano. En líneas generales, los alumnos inmigrantes poseen un estatus socioeconómico inferior al de los españoles. Esta situación condiciona "la permanencia de los jóvenes en el sistema educativo", dice Bayón.

En concreto, los extranjeros suelen abandonar antes los estudios para buscar trabajo y llevar dinero a casa. "[Este fenómeno] tiene mucho que ver con las oportunidades laborales. Los jóvenes extranjeros siguen teniendo esta opción como prioritaria", completa el investigador del IVIE Lorenzo Serrano.

Miguel Recio

Responsable del Gabinete de Estudios de CCOO

"El abandono escolar se ha reducido exclusivamente por el cambio en el marco socioeconómico y casi podríamos decir que lo ha hecho a pesar de las medidas educativas que no han existido o han sido contrarias [a los intereses de los alumnos]"

En este sentido, los diferentes expertos consultados por Bez.es destacan que las mejoras en los porcentajes de abandono escolar temprano se deben a esta situación. Con la crisis se ha reducido el número de trabajos poco cualificados y los jóvenes han optado por permanecer en las clases.

"El abandono escolar se ha reducido exclusivamente por el cambio en el marco socioeconómico y casi podríamos decir que lo ha hecho a pesar de las medidas educativas que no han existido o han sido contrarias [a los intereses de los alumnos]", denuncia Recio.

De la misma forma, cuando se deja a un lado el estatus económico (y la búsqueda de trabajo), parte de las diferencias se mantienen. Y éstas no se conservan por el hecho de ser extranjero. No es la condición de extranjero la que determina sus malos resultados educativos, "sino que es la clase social la que ejerce un efecto mediador", asegura Bayón.

En el estudio 'Fracaso y abandono escolar en España', investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) enfatizan la importancia de tres factores: los procesos educativos que traen consigo los extranjeros de sus países de origen (es decir, niveles culturales y competenciales desacompasados con los procesos de España), las dificultades propias de la lengua (con evidentes diferencias entre inmigrantes) y los problemas personales y emocionales que puedan ocasionar los procesos migratorios.

El nivel educativo de los padres también juega un papel esencial. Un alumno es más propenso a abandonar cuando sus padres cuentan con una menor formación y estatus laboral.

Las diferencias regionales

España es un país con múltiples países (educativos) en su interior, una idiosincrasia que afecta al abandono escolar temprano. Dentro de la amalgama de factores vistos de forma previa (socioeconómicos, educativos o culturales, por ejemplo), este fenómeno presenta datos muy diferentes en función de la comunidad autónoma que se analice. Así, Baleares y País Vasco son polos opuestos.

Estas diferencias se producen para todos los alumnos por igual, sin importar la nacionalidad. Aun así, diversos estudios de investigación apuntan a que las regiones que cuentan con mayor nivel de inmigración presentan unas tasas de abandono escolar temprano más altas, aunque esta relación no siempre se cumple, como en el caso de la Comunidad de Madrid.

El abandono escolar temprano en España: las diferencias regionales

Datos entre 2006 y 2016. El último dato publicado (2016) aparece entre paréntesis. En gris oscuro, la media nacional (18,9% en 2016)

Fuente: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD)

Estas diferencias regionales se fundamentan, según concluye Bayón en su tesis doctoral, en tres cuestiones. Primero, el gasto público por alumno, "con abultadas diferencias" entre comunidades autónomas, manifiesta. Segundo, el contexto del mercado laboral. En zonas con empleos de baja cualificación pero que ofrecía una "poderosa fuerza de atracción" salarial -como Andalucía, Baleares o Murcia-, las tasas de abandono escolar temprano siempre han sido más alta. Y por último, el entorno socio-cultural.

Soluciones plausibles

La globalización ha puesto el acento, desde hace más de una década, en la economía basada en el conocimiento. En España, las políticas educativas llevadas a cabo resultan contradictorias con tal objetivo. "Si nuestra meta es tener una economía basada en conocimiento, debemos priorizar el gasto en educación, que se ha visto perjudicado claramente por el nuevo marco de supervisión fiscal", afirma Bayón.

La existencia de soluciones plausibles para abordar el abandono escolar temprano es incuestionable. A nivel general, Recio destaca la importancia de las enseñanzas de segundas oportunidades, a las que habría que proporcionar un impulso, y de la Formación Profesional (FP), en donde habría que generalizar sus estudios en la mayoría de institutos y adecuarla al colectivo que ya ha abandonado las aulas.

A nivel particular del colectivo extranjero, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), da con la tecla. En su informe sobre el estado de los alumnos inmigrantes en las escuelas se indica que se deben dar respuestas inmediatas a la hora de: proporcionar "un soporte lingüístico sostenido en el tiempo", alentar a los padres de inmigrantes a que sus hijos se matriculen en cursos de mayor calidad y desarrollar la capacidad de que todas las escuelas atiendan a los colectivos extranjeros.

Centrado en el caso español, Bayón subraya la creación de vínculos entre las diferentes instituciones que atienden a los extranjeros: "Es necesario establecer mecanismos de trabajo en red con servicios sociales y otras entidades de la Administración para atender, de una forma conjunta, los casos de falta de integración". En definitiva, más y mejores recursos.



Fuente: Bez
URL relacionado: http://www.bez.es/713401601/Las-politicas-publicas-ignoran-a-los-alumnos-extranjeros.html

Material Multimedia Relacionado