Histórico de artículos

16 de Agosto 2017
Detenido un predicador en Las Rozas por estafar a inmigrantes



Rivelino Rey Acosta tiene 41 años, es de origen panameño, preside la ONG Internacional Luz, con sede en la madrileña localidad de Las Rozas, y es predicador del culto cristiano Shalom. Hace unos días añadió a su biografía además una detención por parte de la Policía Nacional como presunto autor de un delito de estafa. Se le acusa de engañar a inmigrantes a los que habría prometido regularizar su situación en España a cambio de una compensación económica.

Rivelino, según las informaciones policiales, pegaba en el pasaporte de las víctimas una pegatina de la ONG Internacional Luz, que él preside, y les hacía creer que se trataba de una especie de visado que les permitía circular libre y legalmente por España. Les habría cobrado entre 250 y 300 euros a cada uno por el falso sello. La Policía no ha detallado el número exacto de afectados y ha facilitado un número de teléfono (91 322 86 24) para que llamen posibles nuevas víctimas.

Contactado por EL MUNDO, Riveliño Acosta reconoce haber pegado el logo de su ONG en los pasaportes «sólo de dos personas» pero niega que les hiciera creer que el sello regularizaba su situación y asegura que se trata de un «malentendido». «Hace un mes y medio ayudamos a dos chicos que estaban recién llegados de El Salvador cogiéndolos como voluntarios de la ONG para trabajar cuatro horas dos días al mes», explica. «Les dimos una carta en la que se les reconocía como empleados voluntarios de la ONG, un carné para identificarlos como tales y les pusimos una pequeña pegatina en el pasaporte porque así lo hemos hecho siempre en Centroamérica. Cuando salimos de campaña médica allí llevábamos ese distintivo en el pasaporte para movernos en esas áreas sin problema. Lo hicimos igual sin saber que aquí lo iban a tomar como que estábamos violando las leyes», se defiende Rivelino. «Y les dije que en caso de que les cogiera la Policía que enseñaran los documentos y dijeran que son parte de la ONG, pero no que legalizábamos a nadie porque no somos inmigración ni parte del Gobierno, eso está claro».

Reconoce que les cobró 100 euros a cada uno de los salvadoreños, pero como pago por la tramitación de la documentación. Según su versión, los dos salvadoreños habrían acudido después con el pasaporte a solicitar asilo y habrían acabado ante la Policía por tener el sello de la ONG impreso en sus páginas.

Su versión difiere de la de la Policía, que sostiene que Rivelino Acosta contactaba con los inmigrantes en un centro de oración de la localidad madrileña de Las Rozas donde ejercía como predicador y les ofrecía legalizar la situación de inmigrantes a cambio de una cantidad económica. Justificaba su oferta estampando un sello de la organización y pegando un supuesto visado en el pasaporte confirmando que desde ese momento ya se encontraban de manera legal.

Rivelino relata que aunque había visitado España anteriormente se instaló definitivamente en marzo pasado, siguiendo los pasos de su pareja, residente en Las Rozas. Allí han montado la ONG Internacional Luz «para ayudar a comunidades necesitadas en El Salvador». La organización aún no tiene proyectos en marcha.

Asegura también Rivelino que, tras la detención policial, buscó a los salvadoreños: «Les devolví 100 euros a cada chico y les dije que disculparan, que pensábamos que lo de los sellos podría funcionar igual que en centroamérica».



Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/madrid/2017/08/17/599475d8e2704efd408b4652.html

Material Multimedia Relacionado