Histórico de artículos

15 de Agosto 2017
Nuevo incidente entre la ONG española que rescata inmigrantes y la marina libia



El Golfo Azurro, el buque de la ONG española Proactiva Open Arms dedicado a rescatar inmigrantes en aguas del Mediterráneo central, ha vuelto a tener un incidente con la Guardia Costera libia. En esta ocasión no ha recibido disparos de advertencia, como hace una semana, pero sí ha sido obligado bajo amenaza de abrir fuego a dirigirse hacia Trípoli. El fundador de la ONG, Oscar Camps, ha denunciado a través de Twiter que se trataba de "un secuestro en toda regla". Tras una hora y 44 minutos de tensión, el guardacostas libio le ha permitido marcharse, no sin advertirles de que les dispararán si regresan por esas guas, según una portavoz de la organización.

En el momento del incidente, el buque se encontraba a 27 millas de la costa libia, fuera de sus aguas jurisdiccionales, realizando ejercicios de rescate. Según el relato de la ONG, la patrullera se ha acercado al Golfo Azurro y le ha interpelado por radio si tenía autorización para estar allí. El comandante del buque humanitario le ha contestado que se encontraba en aguas internacionales. El militar libio ha insistido en si tenían permiso de las autoridades libias, a lo que el primero ha replicado que operan bajo coordinación de Italia. Entonces, les ha ordenado que cambiaran de rumbo y les siguieran a Trípoli, advirtiéndoles de que dispararían si no les hacía caso.

El Golfo Azurro ha iniciado la marcha a medio gas, unos tres nudos por hora, intentando ganar tiempo mientras se ponían en contacto con las autoridades españolas e italianas para denunciar su situación. La patrullera les ha instado a aumentar la velocidad, reiterando las amenazas. Finalmente, sin mayores explicaciones, les ha dejado marchar. Durante la travesía, la patrullera daba vueltas en torno al buque para disuadirle de que intentase huir, según la ONG.

"Ha sido un acto de piratería", ha denunciado una portavoz de Proactiva Open Arms. Se da la circunstancia de que en la misma zona se encontraba el C-star, el barco fletado por la organización utlraderechista Defend Europe para obstaculizar las tareas de salvamento de los inmigrantes. Los guardacostas libios no le han molestado.

El nuevo incidente se ha producido en plena escalada de tensión entre las autoridades libias, apoyadas por Italia y la UE, y las ONG. Tres de ellas (Médicos Sin Fronteras, Sea Eye y Save The Children) han decidido suspender su misión humanitaria después de que la Marina libia anunciase que no permitirá que actúen en su zona de rescate, hasta 150 kilómetros de la costa, frente a los poco más de 22 donde lo hacían hasta ahora.



Fuente: El País
URL relacionado: https://elpais.com/internacional/2017/08/15/actualidad/1502820260_246158.html

Material Multimedia Relacionado