Histórico de artículos

06 de Octubre 2017
Unos 40 internos del CIE de Aluche denuncian vivir en un “infierno”



"Esto, señor juez, es un infierno", han denunciado cerca de 40 reclusos del Centro de Internación de Extranjeros (CIE) de Aluche, en Madrid, en una carta enviada al juez el jueves. En la misiva que reproduce parcialmente la ONG SOS Racismo este viernes, los internos advierten de "tratos racistas, empujones, insultos y amenazas" en la institución y se preguntan: "Qué pasa con nuestro respeto, nuestros derechos y nuestra dignidad".

"Tenemos nuestras familias sufriendo afuera. Hay personas a las que deportan y no tienen nada de familia ni nada de dinero en su país, o incluso llevan toda su vida en España, y los quieren deportar", han reportado los internos en el documento, que no se ha hecho público porque contiene datos de algunos de las personas afectadas.

SOS Racismo, la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura, y la Asociación Libre de Abogados han denunciado penalmente las agresiones en la Justicia y han adjuntado la carta que los reclusos presentaron al juez de control. Las organizaciones han pedido, entre otras cosas, que se revisen las cámaras de seguridad del complejo, según ha informado una portavoz de SOS Racismo.

El pasado sábado, más de 50 personas escaparon del centro —"un espacio hostil", según lo define SOS Racismo— y 29 fueron detenidas. La ONG ha recogido los testimonios de algunos de los internos, que han descrito las situaciones de violencia por las que se escaparon. Un joven ha relatado que, después de cenar, dos agentes lo interceptaron, lo patearon en el pecho y lo dejaron vomitando sangre. Otras dos personas han asegurado que cuando los hallaron tras escaparse, varios policías los esposaron y golpearon durante varios minutos; uno de los reclusos perdió el conocimiento y ambos tienen el cuerpo cubierto de hematomas, según han detallado activistas de SOS Racismo.

Estas denuncias son frecuentes en el CIE de Aluche, donde en un año se han acumulado hasta ocho autos judiciales por las irregularidades que se cometen en su gestión. Diferentes ONG y partidos políticos, como PSOE o Podemos, han denunciado que en los centros se vulneran los derechos humanos y han pedido su cierre o reforma. Además, han advertido de que estos complejos no cumplen su función de "detener y custodiar" a los inmigrantes para "garantizar" su expulsión. Por los siete CIE de España pasaron 7.597 sin papeles en 2016 y solo el 71% de ellos, es decir, dos de cada tres, quedó en libertad.



Fuente: El País
URL relacionado: https://politica.elpais.com/politica/2017/10/06/actualidad/1507310474_372180.html

Material Multimedia Relacionado