Histórico de artículos

11 de Octubre 2017
Guardia Civil advierte de la "violencia" de los inmigrantes en valla de Ceuta


El coronel-jefe de la Guardia Civil de Ceuta, José Luis Gómez Salinero, ha destacado hoy la actitud "violenta" que emplean ahora los inmigrantes subsaharianos en los asaltos masivos al vallado ceutí, lo que ha dejado a 29 guardias civiles heridos en el último año.

José Luis Gómez Salinero ha ofrecido estos datos durante su intervención en el acto institucional organizado por la Guardia Civil con motivo de la festividad de la Virgen del Pilar, patrona del cuerpo.

Ha explicado que de la observación de los numerosos asaltos al perímetro fronterizo se ha constatado "una preocupante evolución de la dinámica de los mismos, así como de los 'modus operandi' y actitudes de los inmigrantes que los protagonizan".

En esta evolución destaca "su organización y coordinación, basadas fundamentalmente en el reparto de funciones entre los asaltantes, siempre precedidos en su aproximación por guías conocedores del terreno y dotados de eficaces herramientas para cercenar con facilidad los elementos de contención", ha dicho.

También se ha referido Gómez a la "fabricación artesanal de armas blancas y herramientas punzantes con capacidad lesiva que no dudan en utilizar contra la fuerza del dispositivo de contención, a la que precisamente no evitan en su empeño de vulnerar los límites fronterizos".

En su opinión, esta "organización de trabajo en equipo" está lejos del perfil "que hasta ahora albergaba nuestro imaginario de ese inmigrante de mediana edad que, acuciado por la necesidad, aprovechaba un descuido para intentar, con rudimentarios medios, franquear el perímetro fronterizo hispano-marroquí arropándose en pequeños grupos de inmigrantes confundidos en la oscuridad de la noche y que, normalmente, eludían el enfrentamiento directo con la Fuerza desplegada".

La actual situación está originada, según Gómez, por el aumento de las redes de traficantes de seres humanos y también por "quienes con su elocuencia y activa apología, y desde sus atalayas y cargos de responsabilidad, a veces públicos, dentro y fuera de España, alientan a este tipo de trasgresiones al encumbrar a sus autores a la heroicidad".

El mando de la Guardia Civil ha advertido de que con esta actitud dan "argumentos y solidez a esas mafias que trafican con la vida de las personas y que se aprovechan de la desesperación humana en su propio beneficio, lo que ha devenido en masivas embestidas de centenares de inmigrantes, muy jóvenes y con excelente preparación física, que conocedores de la vulnerabilidad del sistema de impermeabilización fronterizo, lanzan, de forma organizada y amparados en el anonimato de la enfurecida muchedumbre y en la oscuridad, asaltos a los elementos de contención con contumaz persistencia".

En estos asaltos, los inmigrantes "hacen gala de una inusitada violencia y degenerando la intervención policial a pie de vallado en una lucha cuerpo a cuerpo de resultados inciertos entre el asaltante, demandante de los derechos que considera le pudieran corresponder como inmigrante y el agente, defensor a ultranza del derecho, y obligación, del Estado soberano a defender sus límites territoriales de intrusiones no autorizadas".

En definitiva, "muchas son las horas de pugna consumidas por los Guardias Civiles en la penumbra del entrevallado en las que cobran protagonismo conceptos y principios como los de derechos humanos, dignidad, salvaguarda de la seguridad, obligaciones y proporcionalidad en la utilización de los medios, resultando difícil conciliar ese necesario y complejo equilibrio entre unos y otros".

En ese escenario fronterizo "sobre el que algunos, con sus proclamas emotivas y promesas de alcanzar sueños dorados, arrojan inmigrantes contra el vallado a la vez que recelan de nuestras actuaciones en defensa de la legalidad".

José Luis Gómez Salinero ha añadido que en este vallado "se suscita, también, el derecho a hacer uso de su legítima defensa por parte de aquel agente de la autoridad que se siente intimidado y percibe riesgo grave para su integridad física, lo que pudiera derivar, en su caso, en situaciones de consecuencias imprevisibles".

De este modo, 29 guardias civiles han sido asistidos en centros sanitarios como consecuencia de lesiones de distinta consideración producidas en asaltos masivos al perímetro fronterizo.

 



Fuente: Abc
URL relacionado: http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=2631796

Material Multimedia Relacionado