Histórico de artículos

30 de Octubre 2017
Las mafias saturan los centros vascos de menores extranjeros



Los menores extranjeros no acompañados (conocidos como menas) están saturando los centros de acogida de Euskadi y confirman las denuncias que se realizaron en verano desde los grupos que trabajan con inmigrantes en el sur de España sobre la existencia de mafias y redes organizadas para trasladar a los jóvenes desde Cádiz hasta el País Vasco tras el pago de entre 1.000 y 1.500 euros. Se está constando además la llegada de chavales cada vez más jóvenes y ya no es extraño ver en las pateras a niños de 11 o 12 años, solos, sin el acompañamiento de adultos.

En Bizkaia casi se ha triplicado el número de jóvenes atendidos en los centros de acogida; en Gipuzkoa se han certificado las cifras más altas en los últimos nueve años y en Álava se ha constatado «un incremento» de atenciones de menas desde la pasada primavera. Las diputaciones forales, instituciones que ostentan la competencia de tutela y protección de estos jóvenes, se están viendo obligadas a reforzar los servicios en los que se les atiende con la apertura de un nuevo centro en julio en Bizkaia y el proyecto de otro y el refuerzo de plazas en Gipuzkoa. También los servicios de extranjería del Gobierno central están registrando un aumento de regulaciones de la situación de menores no acompañados respecto a ejercicios anteriores.

Entre julio y septiembre han llegado a los centros de protección de Bizkaia 247 menores extranjeros no acompañados frente a los 91 del año pasado. Es decir, casi se ha triplicado el número de chavales que han sido acogidos bajo la tutela de la Diputación vizcaína según los datos aportados por esta institución a las Juntas Generales. Estas cifras confirman las denuncias que realizan los educadores de los centros del sur de España que han certificado una ruta controlada por las mafias que traen a los chavales de unas comarcas concretas de Marruecos hasta el País Vasco, especialmente hasta Bilbao. Las cifras de este verano son elocuentes, aunque la progresión de los últimos años ya reflejaba esa tendencia. En los nueve primeros meses del año 2015 llegaron a los centros de acogida de Bizkaia 180 jóvenes, cifra que se duplicó el año pasado y ha alcanzado los 486 en este ejercicio.

Los datos aportados por la institución foral refuerzan las denuncias de los educadores andaluces: más del 70% de los chavales proceden de Marruecos, mientras que el 15% son originarios de Argelia y de países subsaharianos. Más de la mitad de los jóvenes tienen al llegar entre 16 y 17 años.

Desde la Diputación de Álava no se han aportado datos, pero se constata que desde primavera se está produciendo un incremento de la llegada de menas.

En Gipuzkoa, la presión de los chavales inmigrantes se ha constatado en el centro de acogida de urgencia UBA que cuenta con 22 plazas y ha soportado picos de hasta 46 jóvenes este verano. Esto ha provocado que se refuerce el servicio con ocho nuevas plazas. La Diputación guipuzcoana confirma la llegada de 719 menas hasta el mes de agosto, casi un 5% más que en el mismo periodo del año anterior y que supone la cifra más alta de los últimos nueve años.

Gipuzkoa es un territorio que sufre una fuerte presión «de paso» de menores no acompañados, jóvenes que buscan seguir viaje hacia otras zonas de Europa donde cuentan con algún apoyo familiar o social o bien porque buscan otro lugar donde piensan que van tener mejores condiciones de vida.

Las diputaciones son muy reticentes a dar datos de menores, por la especial protección que ofrecen a este colectivo vulnerable. A pesar de ello, fuentes de la diputación vizcaína consideran que el aumento registrado este año se debe, al menos en parte, a «una oleada dirigida» lo que vendría a coincidir con la denuncia de la existencia de redes mafiosas que trasladan a los chavales hasta Euskadi.

Los servicios de extranjería del Gobierno central también están viendo un aumento de los expedientes de regulación de menores extranjeros no acompañados. Así, en Álava se ha pasado de los 14 casos tramitados en 2011 a los 23 del año pasado. Y en los ocho primeros meses de este año ya se ha superado esa cifra, con 24 casos. En Bizkaia se han dado 23 autorizaciones de residencia y en Gipuzkoa 29 en esos mismos meses. Estas cifras tan bajas contrastan con las altas que se registran en los centros de menores de las diputaciones. La causa es que los menas no pueden iniciar su solicitud de regulación hasta que no han transcurrido nueve meses en los centros de acogida. Muchos de ellos no pasan tanto tiempo en esas residencias y otros superan la mayoría de edad, lo que hace que no puedan acceder por esta vía a la regularización de su situación en España.

La procedencia de los expedientes tramitados por los servicios de extranjería del Gobierno central en el País Vasco es mayoritariamente de Marruecos y Argelia, aunque también hay una fuerte presencia de jóvenes paquistaníes.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/pais-vasco/2017/10/30/59f6ea02e5fdea01548b464b.html

Material Multimedia Relacionado