Histórico de artículos

22 de Noviembre 2017
Interior desvía a los inmigrantes recién llegados al CIE de Madrid



La polémica creada por la reclusión de los inmigrantes llegados durante el fin de semana a las costas de Murcia y Almería en el Centro Penitenciario de Archidona (Málaga) ha llevado a los responsables del Ministerio del Interior a buscar otras alternativas ante la continua llegada de pateras. Los últimos 43 sin papeles ya no han sido enviados a la prisión sin estrenar. Interior los ha trasladado este miércoles al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Madrid.

Altos cargos de Interior reconocen a EL PAÍS que antes de utilizar la cárcel de Archidona como alojamiento para el medio millar de inmigrantes que llegaron durante el fin de semana se estudiaron otras alternativas tras comprobar que los CIE estaban saturados o con un número de plazas insuficientes para acoger un número tan elevado de sin papeles. La primera que el departamento de Juan Ignacio Zoido contempló fue la de instalar un campamento similar a los que se utilizaron en Grecia durante la crisis de los refugiados. Aseguran que fue descartado al considerar que no se podía garantizar unas condiciones dignas para los inmigrantes si la estancia se prolongaba.

Estas mismas fuentes admiten que llegó a estar sobre la mesa la idea de desalojar uno de los módulos de la cárcel de Murcia para instalar allí a los inmigrantes, aunque finalmente se optó por la prisión de Archidona —recién construida y cuya inauguración no está prevista hasta finales de enero— como la mejor solución. Desde Interior insisten en que todas esas opciones estaban amparadas por la ley y que la decisión finalmente adoptada era "la mejor". En este sentido, recalcan que la medida es "excepcional y provisional" y que la previsión es que no se prolongue más allá de 40 días, aunque no descartan que la prisión siga funcionando como CIE improvisado más tiempo si no disminuye el número de pateras que arriban a las costas españolas. No obstante, descartan que Archidona termine funcionando a la vez como prisión y centro de internamiento de extranjeros.

Desde Interior aseguran que el envío de los inmigrantes a la prisión malagueña fue consensuada con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, el magistrado Miguel Pascual del Riquelme, después de que el propio secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, contactara el viernes por la noche con él para coordinar la respuesta judicial y policial a la avalancha de pateras. Según estas fuentes, Interior remitió al magistrado un informe que detallaba las características de la prisión de Archidona, con fotografías de sus instalaciones para conseguir su visto bueno a la decisión de recluirlos en ella. Tras ello, aseguran que los siete jueces que se encargaron de los trámites judiciales para la expulsión de los sin papeles, aceptaron la propuesta de la cárcel.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia admiten las conversaciones con el número dos de Interior, pero matizan que Pascual del Riquelme se limitó a coordinar la labor judicial, ya que el órgano que preside "no tiene competencia alguna para autorizar ni los internamientos ni el lugar o condiciones de los mismos".



Fuente: El País
URL relacionado:
https://politica.elpais.com/politica/2017/11/22/actualidad/1511377685_808686.html

Material Multimedia Relacionado