Histórico de artículos

01 de Diciembre 2017
Inmigrantes en una cárcel: una decisión indecente



Mi padre fue emigrante. Se fue a Alemania huyendo de la miseria que había en nuestro país como tantos otros. ¿Qué hubiéramos pensado de los gobiernos de los países de destino de nuestros emigrantes si los hubieran metido en cárceles? En el siglo XX, la inmigración llegaba en tren o carretera, hoy llega por mar. Solo podemos calificar de indecente que en pleno siglo XXI se meta en la cárcel a otros inmigrantes que sólo buscan una vida y un futuro mejor.

Hace unos diez días llegaron más de 500 inmigrantes a las costas de Murcia y hasta mediados de noviembre a las costas de Andalucía lo habían hecho 14.577 inmigrantes, el triple que en el mismo periodo del año anterior. Esta llegada masiva no es nueva. De hecho, desde 2012 ha crecido un 338%.

Si el problema no es nuevo, ¿por qué el Gobierno de Rajoy no ha hecho nada en seis años para gestionar la llegada masiva de inmigrantes?

Entonces si el problema no es nuevo, ¿por qué el Gobierno de Rajoy no ha hecho nada en seis años para gestionar esta llegada masiva? ¿Por qué no han negociado con los países de origen para buscar una solución? ¿Por qué no han pedido colaboración y ayudas ante la Unión Europea? Este no es un problema sólo de España, es un problema del sur de Europa.

Además, debería haberse establecido un plan de coordinación con las comunidades autónomas y los ayuntamientos para abordar un problema que se veía venir. Por cierto, un problema que irá a más, y donde este Gobierno no ha hecho nada.

Zoido y Rajoy algo sí han hecho algo: han metido a seiscientas personas en una cárcel, a pesar de no haber cometido ningún delito

No es del todo cierto que no hayan hecho nada. Zoido y Rajoy algo sí han hecho algo: han metido a seiscientas personas en una cárcel, a pesar de no haber cometido ningún delito. Con ello han incumplido las leyes de extranjería, el reglamento de los CIE que el Gobierno del PP aprobó en 2014 y las sentencias del Tribunal Constitucional. Y además han vulnerado la normativa europea e internacional en materia de derechos humanos. Incluso el Vaticano ha respaldado la denuncia de Cáritas por el internamiento de los inmigrantes en Archidona, en la provincia de Málaga.

Lo que hay en Archidona es una cárcel, según publica el BOE de 18 de marzo de 2017. Una cárcel que está terminada desde 2013. Que costó 100 millones de euros, cuyo mantenimiento cerrada ha alcanzado los 2 millones de euros. El Gobierno dijo que estaría abierta en 2015, después a finales de 2016, más tarde que en junio o julio de 2017, lo último eran en el cuarto trimestre de 2017 según se señala en una reciente respuesta parlamentaria, plazo que tampoco van a cumplir.

Una cárcel que no tenía agua potable y a falta de cuatro actuaciones por realizar. Donde parece ser que se han recluido a menores, según han denunciado las ONG. Donde falta limpieza y atención médica adecuada.

Este Gobierno no ha sabido llevar a cabo una política de colaboración con los países africanos de los que huyen la mayoría de hombres, mujeres y niños que consiguen llegar a España

También el número de policías es insuficiente. La provincia de Málaga tiene una carencia de 451 policías nacionales y hasta ahora han sido ellos los que han encargado de la nueva labor, por lo que dicha escasez ha ido a más. Tanto es así que el único coche zeta que patrulla por la noche el municipio de Antequera que tiene 800 kilómetros cuadrados las últimas noches ha estado en Archidona.

Este Gobierno no ha sabido llevar a cabo una política de colaboración con los países africanos de los que huyen la mayoría de hombres, mujeres y niños que consiguen llegar a España conducidos por las mafias, si no mueren ahogados en el intento.

Existe una nula política de cooperación con estos países y una nula política de control de fronteras al dejar sin los medios necesarios a los guardias civiles y policías que tienen que atender el problema.

Falla la política de lucha contra las mafias que trafican con seres humanos y el control de fronteras. Falla la atención necesaria a estos seres humanos cuando llegan a España

Falla la política de control en origen de la inmigración. Falla la política de lucha contra las mafias que trafican con seres humanos y el control de fronteras. Falla la atención necesaria a estos seres humanos cuando llegan a España. Y fallan los medios que el Gobierno debería destinar específicamente a la atención social a estos seres humanos.

Y todos estos fallos pueden provocar en la población española un sentimiento de rechazo si cala la sensación que quiere transmitir el Gobierno de que la inmigración es igual a delincuencia. Al meter en una cárcel a los inmigrantes parece que lleva implícito que han cometido algún delito.

El Gobierno de Rajoy es el responsable de una bomba de relojería que puede explotar socialmente

El Gobierno de Rajoy es el responsable de una bomba de relojería que puede explotar socialmente y ante la que no está poniendo los medios adecuados y necesarios para desactivarla.

Los socialistas no queremos ni campamentos ni cárceles con inmigrantes. Exigimos una atención digna y decente para ellos porque no son delincuentes, son personas cuyo único delito es huir de la guerra, del hambre y de la miseria que asola sus países de origen.

Estamos hablando de vidas, de seres humanos, de niños y de personas mayores. Aquí no valen los discursos, aquí hay que tomar decisiones y hay que ser contundente, implacable contra las mafias que trafican con seres humanos e implacable y contundente contra quienes les dan cobertura. Eso es gobernar y ocuparse de las personas". Esto es lo que decía Rajoy en julio de 2008.

Ahora, con un incremento del 338% de la llegada de inmigrantes respecto a la fecha en la que Rajoy mitineaba, ya no pregunto qué tiene que decir Rajoy. Le exijo que, como él mismo pregonaba, cumpla con su obligación y haga algo.



Fuente: The Huffington
URL relacionado: http://www.huffingtonpost.es/miguel-angel-heredia/inmigrantes-en-una-carcel-una-decision-indecente_a_23293284/

Material Multimedia Relacionado