Histórico de artículos

21 de Diciembre 2017
Así caza ERC voto inmigrante: "España solo quiere que seáis mano de obra barata"



La cita es en el restaurante Himalaya, en el corazón del Raval de Barcelona. Alrededor de la mesa van tomando asiento miembros destacados de la numerosa comunidad de origen sudasiático de Cataluña (Pakistán, India, Bangladesh y Nepal). Ha convocado ERC con el objetivo de seducir al votante de origen extranjero. Poniendo al frente a algunos de sus principales activos en la materia: la diputada en el Congreso Ana Surra (de origen uruguayo), el senador Robert Masih (indio) y la presidenta de la sectorial de inmigración, Nuria Camps.

Con cartelería y trípticos electorales en diferentes idiomas, con trabajo de barrio y posicionando a inmigrantes en las listas (el 21-D hay al menos dos con opciones reales de salir: Najat Driouech y Chakir El Homrani), ERC se ha lanzado nuevamente a por una parte del electorado a la que casi nadie interpela y que, sin embargo, continúa ganando peso en el tablero político catalán. Según los últimos datos del Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat), en 2014 el 14,49 por ciento de la población catalana (más de un millón de personas) tiene origen extranjero. Otras estimaciones elevan la cifra hasta el 20 por ciento.

Toma la palabra Ignasi Costa, abogado de extranjería y asesor de ERC. Dedica su intervención a explicar que el programa de Ciudadanos "puede afectar a los inmigrantes" porque consideran "la inmigración como un problema social". Sugiere que podrían quedarse sin derecho a la sanidad pública si Inés Arrimadas llega a la presidencia. "Solo quieren inmigración en épocas de bonanza, pero cuando hay un problema económico y no hay trabajo, os quieren expulsar. Desde el punto de vista de ERC, esto no puede ser así".

Es importante que aprendáis el catalán y que vuestros hijos lo aprendan porque es una lengua de integración. Tiene que ser la lengua vehicular aquí

Se habla en español porque la mayoría de los comensales no entiende catalán, algo que se les pide que corrijan en un par de ocasiones. "Es importante que aprendáis el catalán y que vuestros hijos lo aprendan porque es una lengua de integración. Tiene que ser la lengua vehicular aquí", dice Nuria Camps. "Que entendáis el castellano está bien pero en el futuro hay que aprender catalán para ser ciudadanos de pleno derecho porque la lengua es una de las cosas importantes", comenta Marc Borràs, consejero de distrito de Ciutat Vella. En materia lingüística, explican, las promesas de ERC pasan por poner en marcha "programas de doble alfabetización para que en las escuelas sus hijos también puedan aprender urdu, hindi, tagalo…".

Propaganda electoral de ERC en varios idiomas. (D.B)
Propaganda electoral de ERC en varios idiomas. (D.B)

Entre discurso y discurso se entablan conversaciones. A la diputada Surra le llega un mensaje al teléfono y comenta: "Ha encontrado muerto a otro magistrado de la Gürtel. Es increíble todo esto. Si pasase en nuestros países nos llamarían república bananera". Camps asegura que ERC trabaja con los inmigrantes todo el año, "no sólo cuando hay campaña". "Además es que el nacionalismo catalán, al haber sufrido tanta discriminación, es muy respetuoso con la lengua y las costumbres de los que vienen de fuera. Esto hace que perciban nuestro nacionalismo como algo no agresivo, a diferencia del nacionalismo identitario español, que es racista", dice.

Independentismo y multiculturalismo

El discurso que van trazado los ponentes trata de integrar independentismo y multiculturalismo, un esfuerzo dialéctico que deriva en auténticos galimatías. "Somos un país de pueblos que quiere ser un solo pueblo pero en el que se valore la diversidad de los pueblos", dice Camps. Según las leyes de transitoriedad anuladas por el Tribunal Constitucional, aseguran, se habría otorgado la ciudadanía en los primeros seis meses a todos los inmigrantes que lleven más de cinco años en Cataluña, sin importar su origen. "Queremos acabar con la desigualdad que supone que a unos por venir de un sitio (Latinoamérica) se lo den el dos y a otros tarden hasta quince años. Eso es una lógica colonial y una injusticia". Aplausos.

Nuestro nacionalismo no es agresivo, a diferencia del nacionalismo identitario español que es racista

Los discursos derivan pronto hacia uno de los argumentos estrella de esta campaña electoral en particular: la maldad del estado español. Se anima Borràs: "El Estado (español) quiere ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Porque en el fondo todo se reduce a esto, a que vosotros seáis mano de obra barata, sin derechos, que es lo que quiere el estado español". Y le sigue el senador Masih: "El PP tiene una cosa buena, que dicen la verdad de que son radicales, dicen la verdad de que son extremistas y corruptos".

Comenta después Camps: "En nuestras manifestaciones, y hemos hecho muchas, todos los orígenes y formas son aplaudidos. En las manifestaciones de Sociedad Civil Catalana ha habido brotes de racismo". Surra afirma que "en España, con la Ley de Extranjería, nos tratan como a animales (mientras que) en Cataluña hay un modelo de convivencia que es muy bueno. Es el lugar de Europa donde hay más matrimonios mixtos, por ejemplo". Toma la palabra José González, militante de origen ecuatoriano, para opinar que "lo que está pasando aquí no ocurre ni en el tercer mundo porque esto es una dictadura disfrazada de democracia".

Uno de los participantes eleva educadamente varias dudas en el turno de preguntas. Cuestiona la viabilidad económica de la república catalana, pregunta si no es preocupante la fuga de empresas, si no se sufrirá lo mismo que en las guerras de disgregación del subcontinente indio y si sus compaisanos no perdería los derechos adquiridos en estos años. "Yo estoy agradecido a los españoles que me han dejado vivir en un magnífico país", remata.

Le responden entre todos, negando que las empresas se hayan ido. "En cualquier caso", pregunta Borràs, "¿vosotros querríais ser parte del Imperio Británico otra vez? ¿O queréis seguir siendo indios o pakistaníes a pesar de las dificultades económicas y la crisis que hayáis atravesado para ello?". El peligro real, continúa, es quedarse en España. "Ninguno podrá cobrar pensión ni nos podremos jubilar. Con vuestro dinero están pagando el AVE a ciudades que no tienen población. Si queréis un futuro para vuestros hijos, votad a ERC". Y Surra concluye pintando "una República Catalana donde podamos plantear papeles para los que no los tienen, nacionalidad y que los hijos que nazcan aquí sean ya catalanes".



Fuente: El Confidencial
URL relacionado: https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/elecciones-catalanas/2017-12-20/erc-inmigrantes-pakistan-surra-masih_1495555/

Material Multimedia Relacionado