Histórico de artículos

25 de Enero 2018
Faltan 1,75 millones de empleos: España no recuperará la ocupación hasta 2021



La economía española continúa recuperando el tiempo perdido durante cinco años en recesión. Pero todavía tiene por delante un largo trecho por recorrer. Hasta el punto de que aún faltan por crear 1,75 millones de puestos de trabajo para alcanzar los niveles de empleo previos a la crisis. O expresado de otra forma, aún hoy la tasa de paro (16,5%) es más del doble de la que había en el segundo trimestre de 2007 (7,9%).

En el tercer trimestre de 2007, la economía llegó a alcanzar los 20,75 millones de ocupados, pero hoy apenas roza los 19 millones. En el punto más más bajo (primer trimestre de 2013), llegó a caer hasta los 17,03 millones, lo que significa que España -que lleva tres años creciendo por encima del 3%- ha recuperado ya dos tercios de la destrucción de empleo. Aún le falta por recuperar el tercio restante.

Un dato refleja la intensidad del ajuste. La tasa de actividad -que muestra qué parte de la población participa del mercado laboral, ya sea como ocupada o como desempleada- se situó al acabar el año pasado en el 58,8%, lo que significa el segundo peor registro desde el tercer trimestre de 2006. Y eso que en esa cifra se incluye la población inmigrante, cuya tasa de actividad es sensiblemente superior: un 73%, aunque también el nivel de paro es mayor, siete puntos más que en los nacionales.

En todo caso, la recuperación de empleo sigue siendo robusta. Hasta el punto de que el año pasado se crearon 490.000 puestos de trabajo, según la Encuesta de Población Activa. (EPA). Esto significa que a este ritmo (alrededor de medio millón de nuevos empleos cada año), España recuperará los niveles de ocupación a lo largo de 2021. Es decir, la economía habrá necesitado catorce años para recuperar los niveles de empleo previos a la crisis. Y eso sin contar variables como la calidad de los contratos de trabajo o los salarios, que han sufrido profundas mutaciones (a peor) desde 2007.

El hecho de que España esté todavía lejos de alcanzar los niveles de empleo anteriores a la crisis tiene que ver, sobre todo, con la intensidad del ajuste, pero también con el paro de larga duración, que afecta sobre todo a los mayores de 50-55 años que se han desenganchado, en muchos casos de forma definitiva, del mercado de trabajo.

La tasa de actividad en Asturias, por ejemplo, se sitúa en el 50%, mientras que en Galicia es de apenas el 52%. En Madrid, por el contrario, supera el 63%, lo que indica una dualidad que tiende a ensancharse, entre otras cosas por el envejecimiento de la población, particularmente importante en las regiones del noroeste de España.

Esto explica que la tasa de empleo -la relación entre los ocupados y la población en edad de trabajar- se sitúe todavía en el 62,57%, cerca de ocho puntos menos que el comienzo de la crisis. Pero es que en el caso de las mujeres apenas llega al 57%, lo que significa que poco más de la mitad de las mujeres en edad de trabajar (entre 16 y 64 años) tiene un empleo remunerado.

Efecto desánimo

Un dato ilustra mejor que ningún otro este 'efecto desánimo'. La población activa española es hoy inferior en 726.900 personas a las que había en el tercer trimestre de 2012, cuando había 23,49 millones de personas insertas en el mercado laboral. Es decir, que, con la misma población activa, hoy habría casi 800.000 parados más, lo que refleja la dureza de la crisis para muchos colectivos que se han visto obligados a abandonar el mercado de trabajo. O lo que es lo mismo, el 42% del retroceso del paro se explica por el descenso de la población activa.

La dualidad en el mercado de trabajo entre una España que avanza y otra que se queda rezagada se manifiesta con toda crudeza en un dato: Navarra, que es la región con menos paro (9,6%) tiene una tasa de desempleo que es casi la tercera parte de Andalucía (24%) y Extremadura (25%), lo que indica que con la misma legislación laboral el nivel de empleo es radicalmente distinto. Navarra es, de hecho, la primera CCAA que baja del 10% de paro desde la crisis.

La evolución de empleo a lo largo de 2017, en todo caso, está muy influida por el comportamiento del sector público, que no sólo ha dejado atrás los recortes de plantilla, sino que, por el contrario, se ha vuelto cada vez más expansivo. De hecho, el sector público ya contrata, según la EPA, a 3,07 millones de trabajadores, lo que significa el mayor nivel de la serie histórica. El empleo público, de hecho, está creciendo a un ritmo ligeramente superior al del privado en términos anuales (un 3% frente a un 2,6%), lo que elimina factores coyunturales.



Fuente: El Confidencial
URL relacionado: https://www.elconfidencial.com/economia/2018-01-25/epa-empleo-paro-pib-tasa-de-actividad-tasa-de-empleo-inmigracion-sector-publico-asturias-madrid-navarra_1511240/

Material Multimedia Relacionado