Histórico de artículos

23 de Febrero 2018
Nuestra Señora de la Soledad: una parroquia multicultural



Año nuevo chino, toca Usera. Para llegar a la parroquia Nuestra Señora de la Soledad, calle Visitación, 1, hay que atravesar un «monopoly» cristiano, nombres de calles, Evangelios, Visitación, Pilarica, Amor Hermoso, Ángelus, Porta Coeli, Lamadre Cándida de Jesús, Cristo de la Victoria, Cristo de Limpias, Cristo de la Vega… Herencia de los años de trabajo de la Congregación de las Hijas de Jesús, jesuitinas, que estuvieron en este barrio desde los cimientos de su expansión humana en una posguerra de reconciliación y presencia. Junto con las religiosas de los Ángeles Custodios desplegaron una intensa labor social con un dispensario médico, colegios, talleres ocupacionales. Y esa huella aún permanece. No en vano, cerca de la parroquia hay dos colegios de religiosos, el de las Hijas de Jesús y el de los Clérigos de San Viator.

Hoy, la parroquia cuenta con 15.000 fieles estables, sin añadir los que viven en las denominadas «camas calientes», incluso «sillas calientes», que también las hay. Un barrio en el que el 92% de la población activa procede de la inmigración y cuya idiosincrasia se conforma con los siguientes números: el 32% es de procedencia china; el 29% boliviana; el 21% ecuatoriana y con un significativo aumento de la población marroquí. La calle Dolores Barranco no tiene nada que envidiar a cualesquiera del barrio chino de una gran metrópoli. De ahí que la pastoral de la parroquia tenga un lema: la integración, comunidad de comunidades.

Daniel Rodríguez es el joven párroco de esta comunidad multicultural. Le acompañan en su trabajo el sacerdote Pablo Dongji Lu, chino, responsable más directo de la comunidad china, y el sacerdote Rafael Herruzo. Los fieles chinos, bueno, de origen, porque muchos de ellos ya son españoles nacionalizados, se reúnen los domingos en misa de nueve y media de la mañana. Tiene esta comunidad un especial sentido del culto, de la liturgia, de la expresión estética de la belleza de la fe. Cuentan con su coro, que es una delicia. Ahora también han formado un grupo de jóvenes para la formación cristiana. Y como dato añadido, Daniel Rodríguez apunta que en el barrio existen, al menos, 12 comunidades evangélicas chinas. Y que últimamente es territorio de presencia de las sectas más inusitadas. Un aliciente para la siembra. La comunidades bolivariana y ecutoriana se reúnen también en torno a las advocaciones marianas por ellos tan queridas. La Virgen de Urkupiña congrega, cada año, a más de 17.000 personas en una fiesta cargada de sentido y sensibilidad. Y no es menor la fiesta en torno a Nuestra Señora Inmaculada de Guano, de la comunidad ecuatoriana.

Los tres sacerdotes han desarrollado un proyecto que parte de la apertura del templo dieciséis horas al día. Los jueves es una jornada especial, dedicada a la Adoración Permanente del Santísimo, con sus horas santas. La presencia semanal de 28 grupos da buena cuenta de la vitalidad. Tres equipos de catequistas, que incluyen los que se unen en la formación inicial en los colegios religiosos, y que atienden a 350 niños, con un peculiar método. Cuatro pilares: la Lectio Divina adaptada a las edades de los niños, el sistema del oratorio, la presentación doctrinal a través de imágenes, que son testimonio y vida, y la liturgia eucarística de los domingos. También hay en la parroquia dos grupos de mayores de la Lectio Divina, uno de Ejercicios Espirituales en la vida diaria, que lleva una religiosa de las Hijas de Jesús, uno de catecumenado de adultos, cuatro grupos de jóvenes y uno numeroso de pastoral de la salud y de los enfermos, que atiende a las personas solas y enfermas de la parroquia, con dos celebraciones especiales, una en la pascua del enfermo y otra en navidad. Pero el párroco pone en el grupo Fe y luz, de discapacitados psíquicos, especial énfasis, como si se le encendiera la mirada, porque dice que ese grupo le enseña que todos tenemos de ser amados por nosotros mismos.

Cáritas, que aquí es especialmente intensa, atiende a 390 familias en lo más básico. Una Cáritas coordinada con las del arciprestazgo, una forma más de extender esa mano de esperanza a un barrio de muchos colores, de muchas culturas y de muchas vidas, algunas de ellas ya, por desgracia, truncadas.



Fuente: ABC
URL relacionado: http://www.abc.es/espana/madrid/abci-nuestra-senora-soledad-parroquia-multicultural-201802240131_noticia.html

Material Multimedia Relacionado