Las Migraciones en Aragón

04 de Mayo 2018
España, de los países de la UE que menos refugiados acoge



España, con 30.000 solicitudes, está entre los países con menos porcentaje de acogida de refugiados en la Unión Europea en el año 2017. Sin embargo, mientras en Europa decrecen de 1.200.000 a 600.000, en el plazo de un año, en nuestro país aumentaron de 16.000 a 30.000 personas, en 2017, en su mayoría (10.000) procedentes de Venezuela por la situación de inestabilidad política del país. En el cómputo general, España figura entre los países importantes con preferencia para los refugiados sirios con el 99 % de las solicitudes y quienes más "amparo" encuentran por la procedencia de un país en conflicto bélico.

En estos términos informó ayer en Barbastro Juan Antonio Segura, director estatal de la Fundación Cepaim, miembro de la Comisión Permanente de la Red Europea de Lucha contra la pobreza y la exclusión social en el Estado Español, y miembro de la junta directiva de la Plataforma estatal de oenegés de Acción Social. La situación de acogida e integración de personas refugiadas en España fue su tema en la apertura de las I Jornadas sobre Migraciones y Refugiados que se celebran ayer y hoy, organizadas por la Fundación "Ramón J. Sender", el Centro de la Uned y el Centro de Estudios y Recursos de Memorias de las Migraciones.

Martín José Guerola, licenciado y doctor en Antropología en el Centro de la Uned, dirige las jornadas coordinadas por Juan Carlos Ferré, director del Centro de Estudios que impulsó hace once años. A la apertura asistieron Teresa Sevillano, directora general de Igualdad y Familias del Gobierno de Aragón, Carlos Gómez, director del Centro de la Uned, y María José Grande, concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento.

En la primera jornada matinal intervino, también, Estefanny Molina, abogada de Women"s Link Worlwide, máster en protección internacional de los derechos humanos, que centró su ponencia en Trata de personas desde el enfoque de derechos humanos y la perspectiva de género. Por la tarde, hubo mesa redonda con tres fotoperiodistas que aportaron experiencias de migrantes, refugiados y desplazados: Judit Prat con casos de Nigeria y El Congo; Olmo Calvo, con casos de Bangladesh, Mediterráneo y redadas en España, y José Colón con situaciones de menores en espacios fronterizos de Ceuta, Melila y Tánger.

Juan Antonio Segura explicó que el sistema nacional de acogida e integración de solicitantes y beneficiarios de protección internacional es de titularidad pública y la competencia es del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en concreto de la secretaría general de Emigración e Inmigración, aunque "el otorgamiento del estatuto de asilado" compete al Ministerio de Interior. En este ámbito están los Centros de Acogida a Refugiados en Madrid, Valencia y Sevilla, y de manera complementaria están las organizaciones no gubernamentales. En total, más de 5.000 plazas de acogida e integración.

Las nacionalidades son muy diversas. "Los datos de solicitantes en el año 2016 fueron de 16.000 personas, y en el año 2017 han aumentado a más de 30.000, por lo que se ha crecido más del 100 % en un año. El perfil de la demanda ha cambiado mucho, la primera nacionalidad de solicitantes de asilo en España viene de Venezuela, con más de 10.000 peticiones por la inestabilidad política y porque el nexo común de la lengua justifica el aumento importante de la demanda".

En este sentido, ha superado a los sirios. "En la última anualidad hubo 4.000 solicitudes de las 30.000 registradas, pero las nacionalidades son muy diversas con especial incidencia de Colombia, Irak y Afganistán entre las principales que solicitan asilo en España. Otra cosa diferente son las concesiones, porque se conceden muy pocos estatutos de asilo a los venezolanos, a diferencia de los sirios que superan el 99 % de las solicitudes aceptadas".

La razón de estas diferencias es "la situación de conflicto bélico en Siria. De cada mil habitantes, más de 600 están desplazados internos y externos que han solicitado refugio en distintos contextos. El retorno a Siria es un riesgo evidente para la vida de las personas que piden auxilio en Europa y en España se le concede la protección subsidiaria, más que el Estatuto de Refugiados. La situación de Venezuela es muy diferente".

"ESPAÑA ES UN PAÍS ACOGEDOR TRADICIONAL"

Respecto a la condición de España como país de acogida, "si la comparamos con la situación del continente europeo, en el cómputo general, tenemos 30.000 solicitudes sobre más de 600.000 en el conjunto. El porcentaje comparativo es pequeño y destaca que, mientras en la Unión Europea ha bajado de 1.200.000 al 50 %, en España aumenta la tendencia al incremento de solicitudes".

En su opinión, "España es un país tradicional de refugiados porque ha vivido la emigración y también el refugio, porque después de la Guerra Civil miles de personas buscaron refugio en terceros países, entre ellos Argelia. Somos un país acogedor". En cuanto al perfil de los refugiados, "en la solicitud del estatuto de protección subsidiaria se requiere acreditar que hay riesgos de persecución política por motivos de nacionalidad, raza, religiosos o porque se huye de un conflicto civil, en el caso de Siria. Es necesario acreditar la persecución objetiva y el riesgo de vida".

En este contexto, "hay que diferenciar refugio e inmigración, dos consideraciones muy distintas con marco de protección y derechos diferentes. La población refugiada está al amparo de la Convención de Ginebra y la Declaración Universal de Derechos Humanos a nivel internacional que obliga al Estado español. La inmigración económica es completamente distinta y se hace con carácter humanitario".

Juan Antonio Segura calificó de "acierto absoluto" la celebración de las jornadas de Barbastro porque "se necesitan más espacios para informar de la respuesta de la Unión Europea a esta crisis humanitaria que es la más importante después de la Segunda Guerra Mundial, y la mayor que se ha vivido con más de 65 millones de personas desplazadas por el mundo, de los cuales 22 millones son refugiadas. Es una crisis mundial de primera magnitud y la respuesta de la UE y de España, en concreto, son importantes".

"NECESIDADES APREMIANTES"

Juan Carlos Ferré, director de las jornadas, señaló que los motivos para organizar el evento "están muy claros porque se constata el endurecimiento de posiciones en Europa, donde se niegan a aceptar una necesidad evidente, la población refugiada y la inmigrante con diferenciaciones económicas. En los próximos años será necesario tener muy claras algunas necesidades apremiantes. Aquí se habla de esta situación de debate público y de la que Barbastro se quiere convertir en referente".

Por encima de la asistencia valora "el potencial cualitativo que convierta el Centro de Migraciones en un Observatorio, con lo que se dará un paso importante en la trayectoria iniciada hace once años en Barbastro. En este tiempo se ha conseguido un fondo de documentación, de investigación y de fotos. El reto fundamental es cómo llegar a la población, pero la iniciativa fue pionera".

ROSA MARÍA CALAF, 25 AÑOS DE EXPERIENCIAS

El programa de hoy recogerá las intervenciones de la periodista Rosa María Calaf, que aportará la experiencia propia de 25 años de corresponsal en RTVE con 178 países visitados. Rosa Aparicio, presidenta del Foro para la Integración Social de los Inmigrantes, Esteban Ibarra, presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Juan Carlos Ferré, historiador, y Martín José Guerola, doctor en Antropología y experto en migraciones.



Fuente: Diario del Altoaragón
URL relacionado: http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=1120649

Material Multimedia Relacionado