Histórico de artículos

11 de Mayo 2018
Desarticulada una red que traía inmigrantes y los obligaba a trabajar en invernaderos



Una red de delincuentes formada por 15 personas, que transportaba personas desde las costas de Marruecos hasta las costas españolas y a las que luego extorsionaba en España, ha sido desarticulada por la Guardia Civil. Los detenidos transportaban a los inmigrantes en patera en pésimas condiciones por un precio de entre 1.500 y 2.000 euros. Además, en ocasiones, aprovechaban los traslados de personas para transportar hachís. Una vez en España, los delincuentes recogían a los inmigrantes desde las costas de Barbate o Bolonia, en Cádiz, para llevarlos a viviendas en zonas de la costa granadina como Motril, La Rábita y alrededores. Al llegar allí, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, la organización criminal les pedía un segundo pago para poder abandonar los pisos y continuar con su vida. Si no tenían dinero les ofrecían dos opciones: la deuda las traspasaban a los familiares en Marruecos o los recién llegados debían que trabajar en los invernaderos locales para pagar la extorsión.

Pero la lista de maldades no acababa ahí. Los delincuentes gestionaban, además, certificados de empadronamiento a los inmigrantes. Por ello les cobraban hasta 300 euros aunque, con frecuencia, el trámite era fraudulento. Los agentes han llegado a descubrir a 16 personas empadronadas en un mismo domicilio.

La red estaba formada, como se ve, por una cadena que cubría todas las fases del engaño: en la parte marroquí, los que organizaba la captación de personas, que también se encargaban de cobrar el primer pago y de preparar las pateras en las que, tras un viaje de aproximadamente 14 horas, debían llegar a las costas gaditanas. En España, estaban los encargados del traslado desde Cádiz hasta la costa granadina y aquellos que, si no podían hacer frente a ese segundo pago sorpresa, les daban trabajo de un modo totalmente irregular. Ahora, el listado de detenido incluye no solo a los miembros de la organización de transporte, sino a algunos dueños de los invernaderos que empleaban a estos inmigrantes como mano de obra barata e irregular.

La Guardia Civil estima que los ahora detenidos podrían haber trasladado desde Marruecos a España a 150 personas en lo que va de año, en grupos de entre 20 y 40 personas, lo que supondría una recaudación de 350.000 euros. El tráfico de drogas también ocupaba a la organización. Los agentes encontraron en una de las pateras 140 kilos de hachís junto a los inmigrantes.

El inicio de la investigación tuvo lugar en las primeras semanas de este año y la operación que ha desencadenado las detenciones –denominada Crucero– se ha desarrollado bajo la supervisión y dirección del Juzgado mixto número 3 de Motril. La Guardia Civil no da las detenciones por finalizadas y no descarta que se pueda proceder a detener a más personas en un futuro cercano.



Fuente: El País
URL relacionado:
https://politica.elpais.com/politica/2018/05/11/actualidad/1526060701_645468.html

Material Multimedia Relacionado