Histórico de artículos

19 de Junio 2018
España achaca al fin del Ramadán la llegada de 986 inmigrantes en 48 horas



Desde el pasado jueves hasta el mediodía del sábado llegaron a las costas españolas del estrecho de Gibraltar y del mar de Alborán 986 inmigrantes rescatados en 69 pateras procedentes de Marruecos. Ese es el dato irrevocable. A partir de ahí, las causas que han provocado esa afluencia masiva, superior a los 630 inmigrantes del Aquarius, ya entran en el terreno de las conjeturas. Todo depende de cómo se quiera evaluar el celo y la eficacia con que Marruecos vigila sus fronteras. Y, hasta el momento, las autoridades españolas no han expresado ninguna duda sobre la buena voluntad de Rabat.

Una fuente de Exteriores consultada por este diario indicó que la razón se debe a la conjunción de dos factores: el buen tiempo en altamar y la relajación de la vigilancia en las costas marroquíes a causa de la fiesta del Aïd el-Fitr, que marca el fin del Ramadán. Varios medios españoles, sin embargo, han publicado estos días varios artículos donde se acusa a Marruecos abiertamente. Así, El Confidencial titulaba este domingo: "Marruecos pone a prueba a Sánchez recordándole que controla la inmigración". Un día antes, El Mundo afirmaba: "Marruecos permite una oleada de pateras en plena crisis migratoria".

La citada fuente, que habla con la condición del anonimato, subraya que nada hace pensar que Marruecos haya actuado de mala fe: "El fin de Ramadán es una fiesta con mucho más seguimiento en Marruecos del que tiene en España la Navidad. Los marroquíes que cruzan también estaban celebrando el fin del Ramadán. La inmensa mayoría de los que han llegado este fin de semana eran subsaharianos. Cualquiera que haya visitado el norte de Marruecos este fin de semana se habrá dado cuenta de que era casi imposible encontrar un gendarme".

El año pasado, el fin de Ramadán se produjo el domingo 25 de junio. Justo un día antes llegaron a las costas españolas del estrecho de Gibraltar 224 inmigrantes entre las 5.20 y las seis de la madrugada, en menos de una hora. La pregunta que nadie acierta a responder es cómo las autoridades marroquíes no habían previsto semejante movimiento.

Las relaciones entre Marruecos y España han sido excelentes tanto durante la administración del presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2012) como con Mariano Rajoy. España se ha convertido en los últimos cuatro años en el principal socio comercial de Marruecos. Respecto a la colaboración en el terreno policial, sobre todo en la lucha contra el terrorismo, nunca hubo tanto entendimiento como ahora. A pesar de todo, Marruecos supedita buena parte de su política exterior a la situación del Sáhara Occidental. Y en febrero Rabat recibió un varapalo del Tribunal de Estrasburgo, que dictaminó en una sentencia que el acuerdo de pesca con la Unión Europea no es aplicable al Sáhara Occidental, ya que ese territorio "no forma parte del Reino de Marruecos".

Rabat y Bruselas negocian en la actualidad otro acuerdo de pesca. Y Marruecos tiene en España a su principal aliado junto a Francia. Ahora bien: a la hora de defender la "marroquinidad" del Sáhara Marruecos puede hacer valer sus "esfuerzos" en el control migratorio. Lo expresó de forma muy contundente en febrero el ministro de Agricultura y Pesca, el empresario petrolero Aziz Ajanuch, segunda fortuna del país después de la del monarca: "¿Cómo queréis (los europeos) que hagamos el trabajo de bloquear la emigración africana y hasta la marroquí si hoy Europa no quiere trabajar con nosotros? ¿Por qué vamos a seguir haciendo de gendarmes y darles empleo (a los africanos establecidos en Marruecos)? ¿Para exportar adónde? El problema de la emigración es muy costoso para Marruecos, y Europa debe apreciarlo en su justo valor".

Pedro Sánchez romperá con la tradición no escrita de que el primer viaje del presidente al extranjero sea Rabat. Sánchez tiene previsto volar antes a París y aún no se ha delimitado una fecha para su llegada a Marruecos. Desde hace varios meses, los reyes de España también tenían programado efectuar una visita de Estado a Marruecos y el viaje tuvo que posponerse en varias ocasiones, sin que Marruecos ofreciera nunca una explicación sobre el motivo del aplazamiento. No obstante, la colaboración en el plano económico y de seguridad se mantiene, en principio, inalterable.



Fuente: El País
URL relacionado: https://politica.elpais.com/politica/2018/06/18/actualidad/1529333995_623840.html

Material Multimedia Relacionado