Histórico de artículos

24 de Julio 2018
El presupuesto para la atención a pie de playa de los inmigrantes se agota ante el alto número de llegadas



Tantos inmigrantes han llegado durante 2018 a las costas españolas que la partida presupuestaria para la primera atención, la que se realiza a pie de playa, se ha agotado a estas alturas del año. Lo ha contado este martes la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, durante un desayuno informativo con la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, quien ha anunciado la inminente aprobación de un «plan de choque» para reponer esos fondos con el fin de reforzar «los dispositivos de acogida que se están prestando a través de las ONG para que estas personas que llegan en patera tengan una atención adecuada».

Valerio reconoció que se está produciendo una «presión» migratoria «muy importante». Rumí aseguró que, «ya desde el año pasado», el Gobierno del PP «sabía» que se había abierto «una nueva vía» de entrada en España a través de los refugiados y no puso medios para frenarla. Los datos señalan que, durante la última década, el número de solicitantes de asilo se había mantenido más o menos estable, pero en 2015 se disparó, pasando de 5.960 a 14.887 personas. Desde entonces no ha parado: 16.544 en 2016; 31.731 en 2017 y 20.781 en lo que llevamos de 2018. Si las entradas siguen a este ritmo, se registrará la llegada de refugiados más elevada de las últimas décadas. La estadística evidencia un cambio claro en las rutas: quienes antes intentaban entrar en la UE a través de Italia lo hacen ahora por España.

«Todos los datos los tenía el Gobierno anterior, pero nos encontramos con que no tenía previsto la acogida, la atención y el presupuesto. Hemos tenido que poner en marcha medidas con los medios que ha habido y con otros que estamos demandando a través del Ministerio», reveló Rumí.

El Gobierno acaba de sacar una subvención para ONG, pero es para el año que viene. Va a tener que habilitar también una partida extraordinaria para el plan de choque, dado que el dinero del Ministerio sólo cubría la mitad de las llegadas previstas. Se ha agotado durante la primera mitad del año, pero todavía se espera una presión migratoria considerable en lo que queda de 2018, sobre todo durante este verano.

Por otro lado, el Gobierno quiere recuperar también el Fondo para la Integración, Acogida y Refuerzo Educativo de los Inmigrantes, que se creó en 2004 y se quitó en 2012, en plena crisis, aunque en los presupuestos de este año hay una partida de 318 millones de euros para estos fines, de los cuales 11 millones corresponden al programa de atención humanitaria para los sin papeles que llegan a las costas delMediterráneo.

En los últimos días, partidos como el PP o el PDeCAT han registrado preguntas parlamentarias en el Congreso para que el Gobierno explique las medidas que va a tomar y los acuerdos que está impulsando con los países de origen para frenar esta «nueva crisis migratoria».



Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/espana/2018/07/24/5b5723c8268e3e47278b45e7.html

Material Multimedia Relacionado