Las Migraciones en Aragón

23 de Septiembre 2018
La Caixa financia dos proyectos de inserción laboral en Huesca



Un centenar de jóvenes en riesgo de exclusión, inmigrantes, personas con discapacidad, parados de larga duración y mujeres con problemáticas sociales serán los beneficiarios de dos proyectos de inserción sociolaboral de la Obra Social La Caixa en la provincia de Huesca. Representantes de la entidad bancaria, Asamblea Provincial de Cruz Roja en Huesca y Fundación para el Desarrollo Socioeconómico del Alto Aragón (Fundesa), han firmado este lunes dos convenios por un importe total de 44.900 euros, enmarcados en una campaña nacional de Inserción Sociolaboral que alcanza los 3,6 millones de euros y 152 proyectos en toda España.

En Huesca se han seleccionado el proyecto Agro-Inserta, destinado a la formación de personal para la industria agroalimentaria y al que La Caixa destina 24.000 euros, y el denominado "Puentes para el empleo", dentro de un plan que Cruz Roja lleva a cabo desde el año 2009 y que recibirá 20.900 euros.

Manuel Rodríguez Chesa, presidente de la Cámara de Comercio de Huesca, ha recordado que, desde hace unos años, Fundesa y La Caixa vienen firmando un convenio con el objetivo de incorporar al mercado a personas de especial vulnerabilidad. En esta ocasión se dirige al campo de agroalimentación y constará de jornadas teóricas y prácticas en las que participarán cincuenta personas. Aunque abarca a toda la provincia, tiene como centros principales Huesca, Barbastro y Binéfar, con gran desarrollo del sector agroalimentario.

Jorge Gómez, director de Fundesa, ha evidenciado que comienza a haber un desajuste entre los perfiles requeridos por estas empresas, no tanto porque se requiera una alta cualificación como por la falta de personal con una formación técnica específica. En un momento en el que en localidades como Binéfar y Fraga se anuncian grandes inversiones en este campo, se produce "una necesidad de recualificación para aproximarse a la demanda real del sector". Facilitando el empleo de este tipo a personas con baja formación se lograría por un lado dotar a las empresas de unos recursos humanos necesarios, y al tiempo reducir la tasa de paro estructural, encauzándolo hacia estos sectores. Los grandes proyectos, y también otros de mediana envergadura, precisarán mano de obra "no solo de aquí" sino también de fuera. Gómez valoró también que se trata de empresas "de difícil deslocalización".

Por lo que respecta a Cruz Roja, Antonio Vallés, presidente de la Asamblea Provincial de la entidad, ha destacado que el programa se dedica a facilitar el empleo de mujeres en riesgo de exclusión, en algunos casos responsables de familias monoparentales, víctimas de violencia de género, inmigrantes, mayores de 45 años o con baja o nula cualificación. El proyecto, que cuenta con 55 beneficiarias directas, contaba hasta ahora con financiación de fondos propios y del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a los que se suman este año los de La Caixa, "que vienen estupendamente porque los medios son limitados y la demanda aumenta día tras día".

Por parte de la entidad acudieron a la firma Isabel Baquedano, responsable provincial de La Caixa, y Javier Muñoz, director de la Obra Social. Este último ha recordado el objetivo de "participar en todo el tejido social de la comunidad, de forma centralizada con Fundación, y también de forma descentralizada desde las oficinas". Con este programa se trata de "fomentar el trabajo como herramienta de inclusión" y dignificación de colectivos vulnerables.



Fuente: Diario del Alto Aragón
URL relacionado: http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=1138239

Material Multimedia Relacionado