Las Migraciones en Aragón

10 de Enero 2019
La iniciativa para llevar nuevos vecinos a los pueblos de Aragón se abre a cualquier tipo de familia en la ciudad



Con uno de cada cinco pueblos en riesgo de extinción y casi 200.000 personas en riesgo de pobreza o exclusión social, en  Aragón hay muchos pueblos que no ven claro su futuro y muchas familias que sobrellevan a duras penas su presente.

Todos ellos buscan. Los primeros, vías para generar empleo. Los segundos, una oportunidad para vivir con dignidad. Y entre ellos, un proyecto que nace ahora para propiciar que sus caminos se encuentren y que ambos encuentren su hueco y ejerzan un papel relevante en esta sociedad. Eso es Senderos, una iniciativa que arranca este mes de enero y que pretende facilitar que aquellas familias que viven en una ciudad en situación de vulnerabilidad puedan emprender una nueva vida, con una vivienda digna y un empleo acorde a sus capacidades, en el medio rural aragonés.

Ese el nuevo propósito de la fundación para la convivencia y la cohesión social Cepaim y en esta ocasión está abierto a todas las familias que tengan inquietud por irse a vivir a un pueblo de las provincias de Huesca, Teruel o Zaragoza.

Experiencia integrando familias

Con más de 15 años de experiencia gestionando un proyecto a nivel nacional para facilitar el asentamiento de familias migrantes en pueblos afectados por el fenómeno de la despoblación, Cepaim ha decidido lanzar una iniciativa paralela de carácter más local – porque se centra solo en pueblos de Aragón - y al mismo tiempo más global -porque está abierto a todo tipo de familias, tanto nacionales como inmigrantes, siempre y cuando tengan regularizada su situación en España.

"Durante estos años ha habido muchas familias españolas que se han puesto en contacto con nosotros desde distintos puntos de España porque oían hablar mucho de la despoblación en Aragón y de la labor de integración de familias que hacíamos en los pueblos", reconoce Rocío Gregorio, técnica de varios proyectos de Cepaim en la ciudad de Zaragoza. "Eso nos ha llevado a abrir esta oportunidad a colectivos que no estaban incluidos en el proyecto específico para migrantes ni en la experiencia piloto para refugiados que impulsó el año pasado el Gobierno de Aragón".

De momento, el proyecto cuenta con un presupuesto modesto fruto de la recaudación en Aragón del 0,7% del IRPF. En concreto, Senderos contará en este primer ejercicio con un presupuesto de 35.000 euros que permitirán la contratación de dos técnicos a media jornada en Zaragoza y en Teruel. La pretensión es que esos medios resulten suficientes para trabajar con al menos 18 unidades familiares a lo largo del 2019.

No es fácil que se den las condiciones para que se culmine la inserción de una familia en un pueblo. Debe haber un trabajo acorde y una vivienda adecuada para el tipo de familia.  Por ello, desde Cepaim analizan las posibilidades de empleo y las necesidades de cada núcleo de población, además del perfil de cada familia.

Gracias a esa misma metodología de trabajo pero dentro de un programa que era específico para refugiados, Cepaim acaba de conseguir que una familia se instale en Almudévar y que dos personas encontraran trabajo en una fábrica textil de Manzanera.

Inquietud de trasladarse a un pueblo

"Pueden ponerse en contacto con nosotros tanto los pueblos como las personas interesadas en empezar una nueva vida en un pueblo. Se priorizara a familias en situación de vulnerabilidad pero eso no quiere decir que no puedan optar otro tipo de personas porque siempre dependerá de la demanda tanto del medio rural como de cada familia. Por tanto, aunque tengan empleo, si simplemente tienen la inquietud de trasladarse al medio rural también pueden ponerse en contacto con nosotros", invita la técnico del proyecto en Zaragoza.

Debido a lo ajustado del presupuesto, Senderos no cuenta con fondos específicos para ofertar formación para el empleo a las familias interesadas. Aunque, según matizan desde Cepaim, si hubiese posibilidad de facilitarla a través de alguno de los otros programas que gestionan, podría intentarse.

Resultados de Nuevos Senderos

A lo largo del año pasado, Cepaim trabajó en Zaragoza con 19 unidades familiares de migrantes a través del programa estatal Nuevos Senderos. Familias a las que ofertó talleres de conocimiento del medio rural y formación en técnicas de búsqueda de empleo, así como formaciones cualificantes en algunos casos. Siete personas encontraron trabajo tras este proceso.

Iniciativas como esta caen como agua de mayo en una región en la que uno de cada cuatro pueblos ya tiene menos de 100 habitantes y uno de cada cinco está en riesgo muy alto de extinción debido al envejecimiento de su población.

Binéfar es el claro ejemplo de que apostar por el empleo es la mejor manera de asegurar una larga vida a un municipio. Este año, la localidad estrenará un colegio y un centro de salud para dar servicio al aumento de población que se prevé con la puesta en marcha de un nuevo matadero. Binéfar es un ejemplo, pero hay muchos otros.



Fuente: Heraldo de Aaragón
URL relacionado: https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2019/01/10/la-iniciativa-para-llevar-nuevos-vecinos-los-pueblos-aragon-abre-cualquier-tipo-familia-ciudad-1286387-300.html

Material Multimedia Relacionado