Histórico de artículos

08 de Febrero 2019
Néstor, el argentino de 70 años que es el mejor falsificador de documentos de España



Lo de Néstor o, mejor dicho, lo de el argentino, era un runrún que traía de cabeza a la Policía. Los agentes especializados en falsificaciones de documentos de la Comisaría General de Extranjería llevaban años oyendo hablar de él. Cuando culminaban alguna operación se escuchaba algún comentario como: «Pues hay un argentino que hace unos DNI perfectos...».

Pero no había más pistas. Hasta que hace año y medio las autoridades de Mauritania pidieron colaboración para una investigación, y los agentes de Extranjería montaron un grupo de trabajo con diferentes cuerpos internacionales y de algunas zonas de España.

El resultado de sus investigaciones se presentó ayer, con el desmantelamiento del mayor taller de falsificaciones que se ha encontrado hasta la fecha en España, situado en un edificio de oficinas de Rivas. Y con la detención de su estrella: Néstor Aníbal, argentino de 70 años, que convivía en su día a día, como no podía ser de otra manera, con otras tres identidades: Juan Carlos, Mateo y Alfredo, aunque en Rivas era un trabajador más que compartía cafés en el bar con los de la empresa de al lado.

Hasta tal punto había llevado su vida en documentos falsos que su mujer le conocía como Juan Carlos. Abrió cuentas y empresas, firmó papeles ante notario y ante la administración, usando variablemente sus identidades falsas.

Mientras, y al menos desde hace 10 años, si no 30 (los que lleva en España), distribuía varios documentos falsos al día, elaborados artesanalmente, con el detalle que sólo un artista puede obtener.

«Su nivel de detalle y la calidad eran tan buenas que sólo los que estamos especializados en estos documentos, y con los aparatos que tenemos en las dependencias, podemos descubrir que son falsos. Su calidad está sólo un paso por detrás de la que ofrece la Casa de la Moneda», recordaban ayer los agentes, aún sorprendidos.

Productos de todo tipo

El menú de Néstor era de lo más amplio: DNI, carnés de conducir, pasaportes, tarjetas de residencia... Nada se le resistía, y los precios lo valían: entre 5.000 y 6.000 euros por un pasaporte (el producto estrella) y al menos 1.000 o 1.500 para los otros.

Para lograr tanta calidad no sólo servía su arte, o sus conocimientos de imprenta, donde trabajó años atrás. El laboratorio estaba equipado con máquinas de sublimación de tinta para hacer los fondos de los documentos, grabadoras láser para introducir los datos, dispositivos holográficos, tintas de color variable con la luz, remedios caseros para serigrafiar o crear troquelados, un secadero artesanal para fijar las tintas...

Máquinas de miles de euros, muy especializadas, pero legales, porque tienen usos aparte del oficial de fabricar documentos, por lo que se pueden adquirir fácilmente. Lo que no es fácil es saber usarlas, y el perfeccionismo de Néstor le llevaba por eso a hacer distintas pruebas, como las muchas que se han hallado en el registro de su laboratorio. «Hasta que no estaba perfecto un documento, no lo ponía en circulación», explicaban los agentes.

Ahora, terminada la operación, quedan dos fases que aún darán trabajo a los especialistas de la Policía de los grupos de Falsedades Documentales: investigar los ordenadores y documentación intervenida, y recuperar todos los documentos que estén en circulación. Porque con esa calidad, ellos tienen claro que para cualquier persona, policía, funcionario o lo que sea, los documentos de Néstor pasan por buenos.

Por eso se han podido usar para todo tipo de cosas: fugitivos que quieren huir; mafias de tráfico de personas que proveen de documentos a sus víctimas; gente que no quiere sacarse el carné de conducir, inmigrantes sin papeles que quieren estar seguros hasta poder legalizarse, gente que pide préstamos que no piensa devolver... No se sabe, porque siempre había unos intermediarios en el ajo. Una identidad falsa sirve para todo tipo de cosas, porque te proporciona una nueva vida.

Otra vida que Néstor, a punto de jubilarse para dejar el negocio a su hijo (también detenido), tendrá a partir de ahora, pero seguramente no de la manera que había planeado.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/madrid/2019/02/08/5c5c8385fc6c8393548b46b8.html

Material Multimedia Relacionado