Las Migraciones en Aragón

02 de Abril 2019
Miguel Ángel Domec: "Las migraciones son toleradas, pero no acogidas ni aceptadas"



"Las migraciones han existido siempre aunque diferentes en cada época, así como las causas que las motivan, y es en el siglo XX y comienzos del XXI cuando se intensifican. Desgraciadamente, las migraciones son toleradas, pero no acogidas ni aceptadas en general", aseguró el sacerdote Miguel Ángel Domec Urieta, delegado episcopal de migraciones de la Diócesis de Jaca, y con una gran experiencia en labores humanitarias en países de América Latina como Bolivia y Perú. Con el tema Migraciones, participó en la VI edición del Estudio Ecuménico que organiza el Equipo Ecuménico Sabiñánigo para este curso.

Miguel Domec habló de tres tipos de migraciones: "La de recursos humanos, las medioambientales y las migraciones con motivo de guerra y violencia que sufren los cristianos de diferentes iglesias o confesiones". Sobre esta tercera aseguró que hay "iglesias cuyos miembros se ven obligados a escapar de la guerra y de la persecución que sufren; estas son unas migraciones forzadas".

En su exposición, insistió en la vulnerabilidad de los inmigrantes menores no acompañados y en la situación de quienes se ven obligados a pasar tiempo en campos de refugiados. Asimismo, hizo una reflexión sobre "los hijos que se quedan en los países de origen, niños y niñas que tienen sentimientos de abandono y son muy vulnerables a embarazos de adolescentes, adicciones, abusos y explotaciones".

Miguel Ángel Domec también incidió en los pactos acordados en la Cumbre de Marrakech de diciembre pasado, "que no son vinculantes pero si positivos. Logro aunar a 150 países, aunque pesan mucho las ausencias de EEUU, Brasil, Australia, Israel, así como de algunos países europeos. Pero a pesar de las ausencias, esta cumbre sirve como un primer paso, como una ruta para saber por dónde caminar para hacer frente a estas migraciones. En esta cumbre se firmó el primer pacto global para una migración segura con el fin de impulsar una política coordinada e integral y vías seguras para los millones de refugiados o desplazados".

Domec invitó a leer el libro la Historia de Ruth desde una perspectiva migratoria "encontrando temas relacionados con la justicia, la solidaridad, la hospitalidad y el respeto, así como los verbos que el papa nos pide conjugar respecto a migrantes: acoger, proteger, promover e integrar. Además, esta publicación revela el rostro del Dios solidario, rescatador de los débiles y del Dios de la esperanza, que se manifiesta a través del amor, de la amistad y de la solidaridad entre Ruth y Noemí".

Por otro lado, apuntó que aparte "de las concertinas y de los muros, hay otras fronteras en las que no reparamos, como la del egoísmo, de la indiferencia y del rechazo. El artículo 25 de la Declaración de Derechos Humanos dice: "Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado, salud, bienestar, alimentación, vestido, vivienda, etcétera. Tenemos que abrir nuestros corazones y ver en el rostro de cada persona el rostro de Cristo".



Fuente: Diario del Altoaragón
URL relacionado: http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=1159922

Material Multimedia Relacionado