Histórico de artículos

30 de Octubre 2019
Llegan en patera y se entregan en el cuartel porque no les buscaban



Ya no se sabe si acabar detenidos por las autoridades, tras llegar en patera a la costa balear, es lo mejor lo peor que le puede pasar a los migrantes que estos meses están desembarcando en las islas.

Los tres últimos se presentaron ayer por la mañana voluntariamente en el cuartel de la Guardia Civil de Formentera, y explicaron a los agentes su periplo para llegar desde Argelia, antes de ser detenidos. De hecho acabaron tomando esta decisión precisamente porque nadie les buscaba.

Al igual que en alguna otra ocasión, los migrantes, en lugar de dejar la embarcación en la orilla, decidieron poner el motor al ralentí y apuntar rumbo a Argelia, para ganar tiempo en su huida.

Un pesquero alertó a las autoridades de que se había encontrado a cuatro millas al sur de Formentera con esa embarcación, similar a todas las que están utilizando los migrantes que están llegado estos últimos tres meses a las islas: de unos cinco metros, con un solo motor, e incluso los mismos colores, blanco y azul.

Pero el plan fue tan bueno que nadie les buscaba. Al parecer había pasado la noche a la intemperie junto a otros tres compatriotas más, que la Guardia Civil encontró en el puerto de Formentera, quizá a punto de partir rumbo a Ibiza. Un primer paso de un largo periplo para llegar a Francia o Bélgica, su habitual destino final, donde hablan su lengua e incluso tienen familiares.

A principios de agosto el delegado del Gobierno en funciones, Ramón Morey, declaraba que Baleares era una «vía fracasada» para los migrantes, ya que la mayoría eran detenidos nada más alcanzar las Islas. Pero lo cierto es que esta circunstancia les importa poco.

La falta de plazas en los ocho Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que existen en España se ha convertido en una especie de pasaporte para los migrantes, y principal causante del efecto llamada de los últimos meses.

De los 54 migrantes que llegaron en la última oleada, a principios de mes, 24 quedaron en libertad precisamente por esta falta de plazas durante las 72 horas que pueden prolongar su detención.

El Cuerpo Nacional de Policía, quien tiene las competencias en materia de Extranjería, les identifica y les abre un expediente de devolución, que deberá ser resuelto por la Delegación del Gobierno acordando su repatriación.

La única forma de que los migrantes puestos en libertad sean devueltos a su país es que acaben identificados de casualidad, o tras cometer un delito, en un control por las Fuerzas de Seguridad y estos se encuentren en el ordenador con el expediente ya resuelto.

Fuentes policiales confirmaron la alegría de los inmigrantes que a principios de octubre se encontraban en los calabozos y los juzgados de Ibiza a pesar de su detención.

Delegación del Gobierno cree que estos seis migrantes de Formentera pudieran no ser los únicos que viajaban en la patera abandonada a la deriva.

La situación que está viviendo estos meses la isla es tan grave que la presidenta del Consell de Formentera, Alejandra Ferrer, y el director insular del Estado, Enrique Sánchez, explicaron el viernes a los vecinos de Formentera las actuaciones de las administraciones implicadas en la llegada de migrantes.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/baleares/2019/10/30/5db95e1efc6c83fb4c8b45ec.html

Material Multimedia Relacionado