La Audiencia Nacional juzga este martes a una mujer de Mali por la ablación genital a la que fue sometida su hija dos años antes de establecerse en 2012 en España, hechos por los que la Fiscalía pide para ella 6 años de cárcel.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, la acusada, A.C., llegó a España en 2012 con sus tres hijos para reencontrase con su marido, residente en nuestro país desde 2004, tras haber conseguido el permiso para reagrupar a su familia. 

En 2018 todos ellos vivían en la localidad de Baralla (Lugo) y el 21 de noviembre de ese año su hija, D.D., nacida el 17 de noviembre de 2010, fue reconocida en un centro sanitario, donde se detectó que había sufrido una mutilación genital.

Ese mismo día fue reconocida también por el médico forense que diagnosticó que tenía signos de mutilación genital femenina no reciente consistentes en clitoridectomía (resección total del clítoris) y resección de los labios menores vulvares, tratándose de lesiones completamente cicatrizadas sin poder establecer el tiempo de evolución de las mismas.

Juzgada por no adoptar las medidas de precaución adecuadas

La citada lesión fue causada directamente a la niña en sus primeras semanas de vida en Mali, antes de venir a España, a manos de un doctor como consecuencia de las creencias religiosas y culturales de aquel país. 

A pesar de conocer esta costumbre y la realidad de que tales mutilaciones se ejecutan sobre las niñas recién nacidas, la mujer no adoptó las medidas de precaución adecuadas respecto a su hija y de esta manera, poco después de nacer, le fue practicada en Mali la mutilación genital. 

Además de la pena de prisión por un delito de mutilación genital, la Fiscalía pide para la acusada la inhabilitación del derecho a sufragio pasivo y que se abra pieza separada para las correspondientes "responsabilidades pecuniarias".