Las Migraciones en Aragón

15 de Abril 2020
Clara Pertusa: "Nos preocupan los migrantes y las personas en situación de prostitución"



– ¿Ha trastocado mucho la epidemia de covid-19 el trabajo habitual de Médicos del Mundo Aragón (MdMA)?

–Hemos adaptado todos nuestros programas a la situación actual. Para ello hemos suspendido algunas de las actividades programadas para dar una respuesta inmediata a las nuevas necesidades surgidas durante el estado de alarma.

Hemos dado prioridad a la atención social, médica, y al apoyo emocional, manteniendo la atención sanitaria y social presencial cuando ha sido necesaria. Estamos en contacto constante con las personas usuarias, canalizando sus demandas hacia otros recursos, dando respuesta urgente a situaciones sociales que se han complicado en estos días y haciendo un seguimiento especial del acceso al sistema sanitario para garantizar que todo el mundo está atendido.

– MdMA trabaja con personal sanitario voluntario. ¿Están teniendo muchos problemas estos días para poder cubrir la demanda de atención?

–La respuesta que nos han dado es espectacular. Son personas muy comprometidas que hacen un esfuerzo grande para compaginar lo que están viviendo en estos días con no dejar desatendidas a personas que necesitan nuestro recurso porque tienen problemas de acceso al sistema público. Valoran cada caso que nos llega, hacen llamadas telefónicas desde sus casas, ven a los pacientes que necesitan atención presencial y estamos organizando apoyo emocional vía telefónica u online. No podemos pedir más. Son un ejemplo de solidaridad máxima, y también el resto del voluntariado que desde sus casas están colaborando en la adaptación de materiales.

– ¿Ha cambiado el tipo de demandas que reciben?

– Sí, en este momento estamos atendiendo demandas de necesidades básicas. Trabajamos con personas en situaciones sociales de alta vulnerabilidad y hemos reforzado el equipo de atención social con el apoyo emocional, porque estamos detectando situaciones derivadas del confinamiento que requieren apoyo psicológico.

– ¿Con qué colectivos trabajan?

– Seguimos atendiendo a los mismos colectivos con lo que siempre trabajamos: personas migrantes con problemas de acceso al sistema sanitario, personas que ejercen la prostitución y familias subsaharianas. Aunque, en este momento, si nos llegan otras demandas de otros colectivos, como personas sin hogar, las atendemos de inmediato.

–¿Está resultando más complicado para algunos de esos colectivos?

–Nos preocupan especialmente las personas migrantes que tienen dificultades de acceso al sistema sanitario y las personas que ejercen la prostitución, por su situación de aislamiento y falta de ingresos. Ya sabemos que los determinantes sociales influyen en la salud, y en este momento se ve muy claramente. El hacinamiento en viviendas pequeñas o que no reúnen condiciones mínimas de habitabilidad no facilita poder cumplir con las medidas preventivas marcadas, ni garantizar el aislamiento de personas con síntomas de covid-19. También hay que garantizar el acceso a una información adaptada a estos colectivos y, sobre todo, su atención médica.

– ¿Cómo están afectando a esta población las consecuencias socioeconómicas de esta epidemia?

–La situación actual afecta especialmente a los colectivos más vulnerables. La dificultad para mantener ingresos en trabajos inestables genera problemas inmediatos de satisfacción de necesidades básicas: no hay dinero para comprar alimentos, pagar el alquiler...

Y el colapso actual en el acceso a los servicios sociales o la brecha digital que tienen muchas familias sin acceso a internet, dificultando que sus hijos e hijas sigan el curso escolar, genera una exclusión todavía más marcada. Es necesario hacer un gran esfuerzo para que nadie se quede atrás. En este momento, las organizaciones sociales y las iniciativas de redes vecinales están jugando un papel importante.

– ¿Hay algunas situaciones especialmente preocupantes?

– El confinamiento ha invisibilizado, todavía más, a las mujeres prostituidas y/o víctimas de la explotación sexual, que se enfrentan a dos pandemias: la propia del covid-19 y la invisiblidad por parte de la sociedad y organismos públicos. Debido al estado de alarma, MdMA ha suspendido las intervenciones directas en zonas de prostitución (clubes, pisos y calle), si bien estamos en contacto con ellas a través del teléfono y WhatsApp. Necesitan cubrir sus necesidades básicas de alimentación e higiene y el pago del alquiler, pues los pisos o clubes donde se han quedado se lo pretenden seguir cobrando. Las mujeres víctimas de explotación sexual confinadas en locales a los que no tenemos acceso pueden verse aún más violentadas y vulneradas. Y puede haber casos de violencia o situaciones de riesgo en pisos y/o clubes que dicen estar cerrados, pero que siguen prestando servicios sexuales para sobrevivir.

– ¿Qué medidas reclaman?

– Solicitamos al Gobierno de Aragón que garantizase el acceso al sistema sanitario de todas las personas y que respondiera a necesidades de alojamiento y manutención del colectivo de personas prostituidas, y ambas demandas han sido respondidas. Además, seguimos cada día en contacto para hacerles llegar las necesidades que identificamos. Ninguna persona debe quedar atrás, durante y después de esta crisis.

Por tanto, consideramos imprescindible que las mujeres en situación de prostitución puedan adherirse a medidas de apoyo e inserción social, que las mujeres víctimas de la trata con fines de explotación sexual puedan cobrar la renta activa de inserción, tal y como recoge la ley de violencia de género aragonesa, y que se creen recursos de alojamiento y asistencia para la postcrisis.



Fuente: El Periódico de Aragón
URL relacionado: https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/espacio3/nos-preocupan-migrantes-personas-situacion-prostitucion_1417876.html

Material Multimedia Relacionado