Las Migraciones en Aragón

26 de Mayo 2020
Pisos en Barbastro para beneficiarios del plan de protección internacional



Cinco familias de Protección Internacional, procedentes de varios países, vivirán durante seis meses en pisos para 16 plazas alquilados por la Fundación Cepaim de Convivencia y Cohesión Social (1994) que ha abierto en Barbastro el Centro "Uga Maluga", primero en la provincia de Huesca, y tercero en Aragón con Teruel (15 años) y Zaragoza (4 años). Las familias llegarán en junio según informa Rocío Gregorio, coordinadora de la Fundación que gestiona el programa del Ministerio.

El sistema nacional de acogida e integración de solicitantes y beneficiarios de protección internacional es de titularidad pública y la competencia es del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en concreto de la Secretaría General de Emigración e Inmigración aunque "el otorgamiento del estatuto de asilado compete al Ministerio de Interior.

Los cinco pisos se distribuyen entre varias calles y aún no se conocen datos concretos sobre las familias que facilita Interior. El programa consta de dos fases, "la primera dura seis meses de adaptación y hasta dieciocho meses la segunda. En la primera, si las familias no son de habla hispana trabajarán el idioma con una profesora aunque no tendrán permiso de trabajo, en concreto aprenderán a situarse y socializarse para conocer a la comunidad donde residirán".

Las familias vivirán en pisos de la Fundación, durante seis meses de la primera fase y cuando finalice buscarán otra vivienda con ayudas que concede el Programa que gestiona Cepaim, "a partir de entonces harán vida independiente". A partir de las primeras familias llegarán otras a Barbastro en el ámbito del mismo Programa.

En cuanto a las experiencias, "en general son familias que han llegado a España en situaciones muy dramáticas y han huido de sus países de origen. Aquí vienen con deseo de encontrar la paz que no tienen en sus países y se les hace muy larga la espera hasta que consiguen permisos de trabajo. En general, las experiencias son muy buenas".

La posibilidad de abrir un Centro territorial surgió en las I Jornadas sobre Migraciones y Refugiados que organizaron Fundación Ramón J. Sender, Centro de la UNED, Centro de Estudios y Recursos de Memorias de las Migraciones, en mayo de 2018. Migraciones y refugiados fueron temas de contenido de aquel evento dirigido por Martín José Guerola, experto en migraciones, coordinado por Juan Carlos Ferré, director del Centro de Estudios que impulsó hace trece años.

A las Jornadas asistió Juan Antonio Segura, director estatal de la Fundación y miembro de la Comisión Permanente de la Red Europea de Lucha contra la pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español. Su presencia facilitó el convenio de colaboración con la Fundación y se abrieron cauces para el Centro Uga Maluga, donde Juan Carlos Ferré "ha tenido mucho que ver" según explicó Rocío Gregorio a Diario del Alto Aragón.

Al mismo tiempo, destacó las facilidades del Ayuntamiento en gestiones para sacar adelante el proyecto, "la posibilidad de trabajar el tema socio-educativo con la comunidad es una experiencia piloto para la Fundación. La dotación de 16 plazas en Barbastro se plantea como una urgencia desde el Ministerio porque hay muchas necesidades. El equipo multidisciplinar del Centro lo formarán siete personas, entre abogado, psicóloga, profesora, técnico de acogida y trabajadora social, necesarios para trabajar con estas familias". Añade que "el perfil general es su buena adaptación al medio rural y encaja en las características del territorio".

Las familias se sumarán a 33.000 personas, de 5.778 familias atendidas durante 2019, en España, procedentes de 120 nacionalidades. Barbastro se incorpora a la red nacional de 36 centros territoriales que gestionaron 170 proyectos con 2.102 inserciones laborales y 1.152 entidades colaboradoras según datos de la memoria. Del equipo Cepaim forman parte 856 personas y más de 500 voluntarios.

BUENA RECEPTIVIDAD

Luis Domínguez, concejal de Bienestar Social, destacó "la buena receptividad por el Ayuntamiento y teníamos ganas de la apertura del nuevo Centro territorial. Las referencias previas sobre el funcionamiento y desarrollo en otras ciudades son positivas porque afectan a un sector como la emigración donde se trabaja para favorecer la integración de las familias en el entorno rural. Hemos colaborado en logística y en gestiones para que ambas partes se beneficien de su llegada a Barbastro".



Fuente: Diario del Alto Aragón
URL relacionado: https://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=1208190

Material Multimedia Relacionado