Las Migraciones en Aragón

07 de Agosto 2020
Aragón decreta el control policial y domiciliario a los casos de Delicias



"No vamos a permitir conductas insolidarias sin que eso tenga consecuencias». Lo dijo alto y claro este viernes el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, que se mostró firme y de acuerdo en la propuesta del Gobierno de Aragón de reforzar (incluso con presencia policial) la vigilancia y el control de las personas contagiadas en el barrio de Delicias de la capital, foco principal de la transmisión del coronavirus y lugar de residencia de mucha población inmigrante.

Con cerca de 100.000 vecinos, esta zona de la ciudad se ha convertido en la principal preocupación de las autoridades sanitarias, ya que la incidencia es muy alta, los centros de salud están desbordados y, más allá de eso, se tiene «la impresión subjetiva» de que muchos de los positivos, sean asintomáticos o leves, y sus contactos estrechos no están guardando la cuarentena precisa.

Eso requiere, dado que la responsabilidad individual parece no surtir efecto, tomar medidas e ir «personalmente» al problema. De hecho, a partir del próximo lunes se procederá al seguimiento in situ de los pacientes en sus domicilios, a quienes visitaran dos profesionales (principalmente un trabajador social y un mediador intercultural) para comprobar sus condiciones de vida. Si estas les imposibilitan cumplir la cuarentena, se les ofrecerá «inmediatamente» un alojamiento al que poder trasladarse de forma voluntaria para garantizar el aislamiento.

Situación «preocupante» /  El paso más allá al que se ha ido en esta ocasión es que habrá multas para aquellos contagiados y contactos estrechos de los mismos que no cumplan la cuarentena. «El aislamiento debe cumplirse y si no es así aplicaremos la ley y las sanciones indicadas porque la situación es francamente preocupante», añadió el presidente de Aragón, Javier Lambán, tras reunirse con Azcón y con Fernando Beltrán, delegado del Gobierno en Aragón.

Esas multas, que se procederían a imponer en última instancia, vendrán decretadas por la Policía Local y la Nacional, que vigilarán de manera cercana el cumplimiento de estas medidas e intervendrán si es necesario. Este sábado está prevista una reunión técnica para organizar el funcionamiento del dispositivo.

Delicias ha sido el bario elegido para vigilar las cuarentenas, pero Lambán reconoció que «si en las próximas fechas el número de casos se extiende en otros barrios será probablemente una medida extensible a otros puntos de la ciudad», dijo el presidente.

«Intervención proactiva» / Esta «intervención proactiva» en Delicias, tal y como la definió la consejera de Sanidad, Sira Repollés, cuenta con el aval del Ministerio de Sanidad y empezará con los contagios nuevos detectados a partir de ahora en los centros de salud del barrio, que son, según precisó Repollés, entre 40 y 50 cada día. «Creemos que es una buena medida. El rastreo por teléfono continúa, pero mediante una llamada nos tenemos que fiar de lo que el paciente dice, pero ahora veremos el lugar donde vive y si es cierto que puede aislarse. La Policía, en cualquier caso, será una figura de apoyo», insistió Repollés.

En este sentido, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, apuntó que «cada vez más» perciben que los compañeros de rastreo les trasladan la idea de que los afectados «tienen reparo» a decir «cuántos contactos tienen o con quién han estado». Eso, añadió, «es una dificultad creciente a la hora de localizar a los casos porque estamos un poco vendidos», dijo. «Hay temor a perder un empleo o a tener consecuencias sociales o, simplemente, a no poder irse de vacaciones. Por eso será importante acudir a las casas», puntualizó.

El recurso que «va a ser de mucha utilidad» para abordar la situación en Delicias es el call center de rastreadores que se pondrá en marcha la próxima semana. «No va ligado a este plan en concreto, porque ya se anunció antes, pero sí que aliviará a los centros de salud de Delicias y nos ayudará a quitarles presión al intensificar el rastreo de los casos y, por tanto, facilitar más información a los profesionales que vayan a las casas», dijo Repollés.

Por otro lado, la Policía Local ha interpuesto esta semana 485 denuncias por no llevar mascarilla en espacios públicos y 75 botellón. Además, según informó el Ayuntamiento de Zaragoza, desde mediados de julio se han puesto 58 denuncias a locales por carecer de licencia o exceder el aforo permitido y otras 68 en terrazas o veladores



Fuente: El periódico de Aaragón
URL relacionado: https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/temadia/sanidad-inicia-plan-control-apoyo-personas-cuarentena-barrio-delicias_1430952.html

Material Multimedia Relacionado