Las Migraciones en Aragón

09 de Octubre 2020
La DGA alerta a la Policía de la venta fraudulenta de citas para el Registro Civil por 50 euros



La Policía Nacional ha abierto una investigación para intentar poner freno a la venta fraudulenta de citas para dos de los trámites más solicitados del Registro Civil de Zaragoza: los matrimonios civiles y la jura de nacionalidad, último requisito que se exige a un extranjero que aspira a obtener el DNI español. Y lo ha hecho a instancia de la Dirección General de Justicia del Gobierno aragonés, que ha detectado varios casos de ciudadanos que han pagado 50 euros para obtener dicha cita. Las primeras pesquisas han revelado que estas se ofrecen a través de páginas de internet e incluso en algún locutorio público. Por supuesto, nunca se explica al interesado que se trata de un procedimiento ilícito, sino que se camufla como un supuesto servicio de gestión judicial.

"Estamos hablando de trámites de carácter personal e intransferible, por lo que ya hemos empezado a anular reservas que se habían obtenido de forma irregular", explica la responsable del departamento de Justicia, María Ángeles Júlvez. "Con esta medida –añade–, la administración persigue un doble objetivo: desenmascarar a quienes se están lucrando a costa de un servicio público y disuadir a aquellos ciudadanos que, desesperados, podrían plantearse comprar una de estas citas".

Las medidas de seguridad adoptadas por la pandemia mantienen cerradas al público las sedes judiciales desde el pasado 14 de marzo. Por ello, cualquiera que necesite acudir a la Ciudad de la Justicia de Zaragoza para inscribir un nacimiento, solicitar una fe de vida o efectuar cualquier otro trámite del Registro Civil está obligado a solicitar una cita previa en internet. Las citas se 'cuelgan' en el portal de la DGA (https://sedejudicial.aragon.es/) todos los jueves, pero el número es tan reducido que se agotan en cuestión de minutos.

Con el ánimo de aliviar la sobrecarga de trabajo que soportaba el Registro Civil de Zaragoza como consecuencia de la crisis sanitaria, la DGA decidió reforzar su plantilla habilitando un juzgado bis completo, con otra magistrada, otro letrado de la administración de Justicia (antes secretario judicial) y seis funcionarios. Este segundo juzgado de refuerzo empezó a trabajar y dar también citas a comienzos de septiembre, lo que ha permitido atender a muchos más ciudadanos y reducir las listas de espera. Pese a ello, la DGA comenzó a recibir decenas de quejas de personas que advertían de la enorme dificultad que suponía conseguir una cita para solicitar una matrimonio civil o una jura de nacionalidad.

"Aquello nos hizo sospechar, por lo que encargamos un informe y detectamos que una misma persona tenía reservadas hasta 14 citas. Por supuesto, la llamamos y le comunicamos que no solo borrábamos las reservas que había hecho, sino que también informábamos a la Policía", recuerda Júlvez. Una criba posterior sacó a la luz casos similares, en los que un despacho de abogados tenía también solicitadas diez citas.

Ni una plaza en casi seis meses

Durante la vigencia del estado de alarma, el Registro Civil de Zaragoza se ocupó de servicios esenciales tales como la expedición de licencias de enterramiento y certificados de fe de vida, las inscripciones de nacimiento y la celebración de matrimonios in articulo mortis . Los certificados de defunción estaban paralizados, por lo que empezaron a tramitarse 'online' a partir de abril, aunque no con demasiado éxito. Ya en mayo, las solicitudes de partidas de nacimiento, matrimonio y defunción se canalizaron a través de la dirección: certificadosregistrocivilzaragoza@justicia.aragon.es.

Sin embargo, entre el 15 de marzo, cuando comenzó el confinamiento, y el 2 de septiembre, cuando se puso en marcha el refuerzo en el Registro Civil, no se dio ni una sola nueva cita tramitar una boda civil o una jura de nacionalidad. Es decir, no se abrieron nuevos expedientes en casi seis meses, de ahí el colapso actual.

Según el Gobierno aragonés, la detección del negocio ilícito de la venta de citas y el borrado de muchas reservas mejorará la situación. Además, el juzgado del Registro Civil (el titular), que hasta ahora solo había tramitado los expedientes de juras y matrimonios que tenía abiertos antes del confinamiento, tiene previsto abrir su agenda y empezar a dar también nuevas citas a mediados de este mes.

"Hay gente a la que se le está pasando el plazo de 180 días"

Los problemas para conseguir cita en el Registro Civil de Zaragoza para las juras de nacionalidad se están traduciendo en que están caducando los plazos de 180 días que el solicitante tiene para culminar un proceso de por sí complicado. "Si en ese periodo no hace la jura, pierde la nacionalidad porque la administración entiende que ha desistido", explica la abogada Celia Gil Lagunas, experta en estos temas. La letrada está constatando a diario la imposibilidad de lograr una cita: "Llevamos intentándolo desde hace mucho tiempo y no hay manera. Abren la página un día a la semana, nunca sabes la hora, y cuando entras está todo ocupado".

Para Celia Gil hay un grave problema añadido y es que la web no permite de ninguna manera obtener un justificante de que se está pidiendo una cita y acreditar que no hay forma de conseguirla, lo que permitiría detener el plazo. La abogada ha optado por guardar un pantallazo del calendario ocupado un día tras otro para poder justificar que el problema para culminar la nacionalidad no es del interesado, sino de la administración.

El mismo problema se investiga con los trámites de Extranjería

La imposibilidad de hacer determinados trámites de manera presencial con la administración está condenando a los usuarios a claudicar con internet, tengan o no ordenador o capacidad y tiempo para manejarlo. La obligatoriedad de obtener cita previa por vía digital ha abierto un mercado negro de venta ilegal de citas en el que, como ocurre siempre en estos casos, los perjudicados son los que más las necesitan y más indefensos están. 

En Zaragoza se está investigando la existencia de personas o incluso grupos organizados que se dedican a acaparar también las citas que la Policía Nacional saca para que los inmigrantes puedan hacer sus trámites de Extranjería y las revenden en locutorios o incluso en páginas de internet por un precio mínimo de 50 euros. 

Entre los abogados es conocido que hay locutorios que tienen a un montón de gente 'trabajando' exclusivamente en eso y que las últimas 1.400 citas que salieron en Zaragoza, a comienzos de agosto, se agotaron en diez minutos. "Para nosotros es imposible competir con esa actividad y conseguir una cita para nuestros clientes", reconocen los letrados.



Fuente: Heraldo de Aragçon
URL relacionado: https://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza/2020/10/08/gobierno-aragon-alerta-policia-venta-fraudulenta-citas-registro-civil-zaragoza-50euros-1399027.html#

Material Multimedia Relacionado