Histórico de artículos

08 de Noviembre 2020
Rocío de Meer: "España está siendo extorsionada por países del tercer mundo"



La diputada de Vox por Almería, Rocío de Meer, siempre se ha caracterizado por hablar sin pelos en la lengua sobre un tema tan controvertido como es la inmigración, una parcela sobre la que ejerce de portavoz del partido que dirige Santiago Abascal. Después de que Canarias haya batido el récord de llegada de sin papeles en un mes de octubre, De Meer atiende a Libertad Digital para hablar de los cerca de 14.000 inmigrantes que han entrado en las islas en lo que va de año y de las políticas del Gobierno para combatir este fenómeno.

¿Cree que estamos a las puertas de una crisis migratoria similar a la llamada crisis de los cayucos del año 2006?

Seguramente. Nosotros denominamos el fenómeno invasión migratoria, porque al fin y al cabo es una inmigración masiva y es imposible una integración de este número de personas que están llegando. Están llegando por goteo, muy poco a poco, todos los años, y a un ritmo al que nos hemos acostumbrado. Ya solo hacemos un balance de si sube o baja cada año, pero nos estamos acostumbrando a un número de gente de países del norte de África que nuestra economía no puede absorber. En lo que va de año, ya hemos superado las cifras de 2019. Creo que ya son 27.000 las entradas contando mar y tierra… Que sepamos, porque hay que tener en cuenta que las asociaciones de la Guardia Civil ya dijeron en su día que hay algunas embarcaciones que nosotros no detectamos. Por tanto, estas cifras seguramente sean mayores. Y lo curioso de este fenómeno es que hay un apagón informativo en torno al mismo.

¿Le parecen suficientes las medidas anunciadas el viernes por el Gobierno?

No, porque pensamos que van en la dirección equivocada. El señor Escrivá ha dicho en numerosas ocasiones, y el viernes también lo dijo la secretaria de Estado, que sus esfuerzos van dirigidos a ampliar la red de acogida. No a evitar la entrada masiva, sino a ampliar la red de acogida. Por tanto, van en dirección opuesta a los intereses de España y de nuestra soberanía, y son una burla a los españoles que lo están pasando mal. Tenemos 27.000 entradas de ilegales este año, a los que les estamos integrando en un sistema de acogida, incluso en complejos hoteleros, y tenemos 40.000 personas sin hogar en España, un paro juvenil del 40%, un 20% de la población en riesgo de pobreza y exclusión, 600.000 empleos sin cobrar y casi 4 millones de parados. Ahora mismo, en la hecatombe en la que estamos, es imposible que nuestra economía absorba este flujo. Pensamos que España en lo que tendría que estar trabajando es en cerrar fronteras y, sobre todo, en tejer una red de diplomacia que funcione con los estados de origen. Tenemos un país supuestamente del primer mundo, que es España, que está siendo extorsionado por países del tercer mundo. España está siendo extorsionada por Marruecos, está siendo extorsionada por Argelia y está siendo extorsionada por Mauritania. Como España realizó unos pagos millonarios al reino de Marruecos para que controlara sus fronteras, todas las mafias estaban yéndose a Mauritania, y todo ese flujo es el que acababa en Canarias. Pero desde hace dos meses nos estamos dando cuenta de que, aunque hayamos pagado sumas millonarias a Marruecos, Marruecos también tiene de nuevo abierto el flujo hacia Canarias desde puertos como El Aaiún.

¿Y qué les parece que se esté alojando en hoteles a los inmigrantes que llegan a las islas?

El ministro decía que le daba igual y la secretaria de Estado decía el viernes lo mismo, que ha sido una cosa temporal y que si los hoteles estaban vacíos, por qué no llenarlos de inmigrantes. Nosotros pensamos distinto. Nosotros creemos que eso alimenta muchísimo el efecto llamada, una cuestión muy debatida, pero que se ha demostrado que existe. Y existe fundamentalmente porque, salvo los subsaharianos, todas estas personas vienen con móviles, están conectadas con sus familiares y constantemente les envían cosas y suben cosas a las redes sociales. Y que ellos lleguen y estén de pronto en un hotel en Canarias pues lógicamente ha tenido el correspondiente efecto llamada. El efecto llamada de que es gratis. Y no sólo es gratis entrar en España, sino que es a pensión completa y en un hotel de 4 estrellas. Eso es una irresponsabilidad. Para empezar, porque el efecto llamada es la compañía aseguradora del drama humanitario y de las ONG. Las ONG y las mafias no podrían funcionar si no hubiera alguien dispuesto a pagar todo ese dinero por venir. Y el que está dispuesto a pagar todo ese dinero por venir es el que está viendo todas esas circunstancias que le hacen querer venir. Por lo tanto, el efecto llamada es de lo que viven las mafias, y alimentarlo es una tremenda irresponsabilidad, porque el drama humanitario y las 445 personas que han muerto ya en el mar son culpa de esas políticas.

El ministro del Interior no ha viajado a Canarias hasta este viernes, pero usted hace unas semanas ya se trasladó a las islas y visitó las zonas más afectadas… ¿Qué se encontró allí?

Lo primero que me encontré fueron las puertas cerradas de todas las instituciones que dependían del Gobierno, porque yo solicité los permisos para entrar tanto en los centros de internamiento de extranjeros como en el muelle de Arguineguín y se me denegó. El viernes, la secretaria de Estado de Migraciones dijo que tenía sus puertas abiertas a cualquier grupo político. Yo entiendo que se refería a cualquier grupo político excepto a Vox. En cualquier caso, lo que sí pude es hablar con vecinos de muchísimos sitios y palpar en la calle cómo estaba la situación. En Tenerife tuve ocasión de visitar uno de los barrios más degradados por el multiculturalismo, porque no olvidemos que el multiculturalismo este tan maravilloso que nos han vendido de multimillonarios va fenomenal, pero en los barrios más humildes es polémico y es terror multicultural, realmente no funciona. Tras hablar con los vecinos, incluso hay gente que me ha escrito por las redes sociales. Recuerdo a una chica en concreto que se llamaba Claudia, que decía: "Gracias por denunciar un barrio humilde, un barrio de pescadores, en el que ahora mismo no se puede vivir. Yo paso miedo porque a mí me dieron una paliza a plena luz del día unos menas y mi hermana todavía está en ese barrio". En el caso de Gran Canaria, por ejemplo, fuimos a Tunte, donde tienen acogidos a casi 300 inmigrantes de forma impuesta y es un pueblo con 328 viviendas. Díganme si eso no va a afectar a la actividad socioeconómica del pueblo. Hablamos con señoras mayores de ese pueblo que decían que tenían miedo de salir a la calle. Es un fenómeno que los canarios están empezando a darse cuenta de que está afectando realmente a sus vidas y a la calidad de las islas, en un momento en el que hay una crisis tan brutal en la que, además, el turismo está totalmente desplomado.

En este sentido, policías y vecinos han denunciado en Libertad Digital que el perfil del inmigrante ha cambiado. Ahora, los que llegan lo hacen con dinero y alguno hasta con un móvil de los que, según los sindicatos policiales, se utilizan en las guerras, porque impiden ser geolocalizados…

Yo tampoco generalizo. Soy consciente perfectamente de los flujos que hay. Los flujos son diversos y, por supuesto, son muy distintos los flujos de Andalucía y los de Canarias. En Andalucía, son perfiles de ciudadanos argelinos, todos varones de entre 20 y 30 años, con la excepción de alguna mujer. Este perfil hasta ahora no se daba de manera tan masiva. ¿Qué es lo que ha sucedido este año? La negociación de determinados contratos de gas con Argelia. Por lo tanto, creemos que Argelia ha ejercido esa presión migratoria que luego ha provocado los viajes tanto de Marlaska como de Pedro Sánchez al país. Su último viaje se zanjó, además, con varios contratos de gas con el Gobierno argelino. Por tanto, estamos viviendo lo que decía al principio: una nación del primer mundo que se está dejando extorsionar por naciones del tercer mundo y eso es una falta de protección de lo nuestro y de hacer valer nuestra soberanía en el mundo que no se vía dese hace muchísimos años. Por otro lado, el perfil argelino es variado, pero generalmente es gente que no viene de la pobreza, porque pagan un billete muy caro a las mafias. Yo misma he visto que algunos llegan con billetes, con ropa cara y con relojes caros. Uno en concreto me enseñó un Rolex al salir del Centro de Atención Temporal de Extranjeros. No es que vengan ricos tampoco, los perfiles son variados, pero no es gente que huya de la guerra y la miseria. En el caso de los que llegan a Canarias, tenemos por un lado al subsahariano, que sí huye más de la pobreza, y a los ciudadanos de Mali, que son los únicos que sí pueden considerarse refugiados, porque es el único país en el que hay un conflicto, aunque sea un conflicto asimétrico. Los demás no son refugiados. No hay más guerras en África. No hay guerra en Mauritania, no hay guerra en Marruecos y no hay guerra en Argelia. Los que vienen de Marruecos tampoco son los pobres, son aquellos que han pagado muy caro por venir. Y en el caso de Mauritania, muchos policías y muchos pescadores tienen serias dudas de que vengan en patera desde Nouadhibou, porque es imposible realizar esa travesía y llegar a buen puerto con tantas personas y con el combustible que se prevé que puedan tener.

Aquí es donde entrarían en juego los llamados barcos nodriza, que, según denuncia la Policía, llevarían las pateras hasta aguas jurisdiccionales de Canarias, ¿no?

Exactamente. Probablemente haya barcos nodriza. Entonces, hay un conjunto de factores que al final nos hacen llegar a la conclusión de que tenemos un Gobierno que no está protegiendo no sólo nuestras fronteras físicas, sino que no está protegiendo a los españoles y que está poniendo otras cosas por encima. La justificación que más escuchamos por parte de los políticos cuando nosotros denunciamos esta invasión migratoria es la excusa demográfica: que Europa envejece y necesitamos a los africanos. Nosotros estamos en una línea distinta y estamos viendo cómo los españoles van reaccionando también de manera distinta. Los españoles no se están plegando ya a la imposición del multiculturalismo. En Canarias, por ejemplo, en uno de los pueblos que visité, un matrimonio joven que acababa de comprar una casa en un barrio muy tranquilo decía que hacía un mes que les habían puesto un centro de menas al lado y que los niños ya no iban al parque porque solo estaban los menas. La izquierda se va a llevar un bofetón, porque la izquierda está huyendo de esa realidad. No está en el termómetro de la calle. La gente que está empezando a ver eso cerca de sus casas está conectando con nosotros, porque nosotros somos los únicos que lo estamos denunciando a pesar de lo que nos llaman todos los días: racistas, xenófobos…

A Emmanuel Macron no sé si se lo han llamado estos días, pero acaba de anunciar que Francia va a reforzar las fronteras con España para frenar la inmigración ilegal y el terrorismo…

El problema es que éste es un problema con muchas aristas, pero al final lo que tenemos es una entrada irregular que es absolutamente gratuita y que es factible, y los malos no entran con un visado en España. Los malos entran de manera irregular. Eso no es nuevo, ni es difícil de entender, y ahí tenemos al terrorista que degolló a un profesor en París, que había entrado por Lampedusa. Pero es que ahora mismo tenemos en Canarias a ciudadanos de Mali que están llegando a Canarias, con todo mi respeto a los ciudadanos de Mali que en muchas ocasiones huyen en circunstancias difíciles, y el Gobierno de Mali acaba de soltar a 200 yihadistas… ¿Cuántos de esos yihadistas van a acabar en las costas canarias? El hecho de que haya una entrada irregular, fácil y gratuita tiene consecuencias en la seguridad nacional de los países y en el caso de España también las tendrá, porque en el caso de Europa las está teniendo. España ha ido más tarde que Europa, pero países como Francia o Alemania le están viendo las orejas al lobo a sus políticas de apertura de fronteras durante tantos y tantos años. Lógicamente, si tú tienes un aluvión de gente de una cultura radicalmente contraria a la tuya, la integración es imposible. Y la radicalización dentro del islam es muy frecuente. Por lo tanto, lógicamente, se convierte en un problema de seguridad nacional. No hace falta ser muy espabilado para saber eso. El problema es que lo quieren ocultar de manera deliberada.



Fuente: Libertad Digital
URL relacionado: https://www.libertaddigital.com/espana/2020-11-08/rocio-de-meer-espana-esta-siendo-extorsionada-por-paises-del-tercer-mundo-6678854/

Material Multimedia Relacionado