Histórico de artículos

07 de Diciembre 2020
Migrantes en las Islas Canarias De Lesbos a Canarias: la inmigración, asignatura pendiente de Europa en 2021



De Lampedusa (Italia), a Lesbos (Grecia); de Lesbos, a las islas Canarias (España); Europa renueva la foto-símbolo de la inmigración masiva e ilegal al ritmo que marcan las mafias que se llenan los bolsillos con el tráfico de seres humanos, ante la impotencia de 28 países (el Reino Unido no puede librarse, a pesar del Brexit).

El pasado septiembre, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, presentó su plan de inmigración y asilo basado en una "solidaridad obligatoria", pero "voluntaria". Si el asunto no fuera dramático, los tecnócratas de la UE pasarían por ser los humoristas mejor pagados del planeta Tierra. Fracasado el anterior plan, que obligaba a cada país miembro a aceptar el reparto de aspirantes a la acogida, la jefa alemana de la UE lanzó la posibilidad de que, mientras algunos gobiernos puedan aceptar inmigrantes, otros colaboren financiera y logísticamente en el retorno a su país de aquellos que no reúnan las condiciones que se exigen para vivir en el Eldorado europeo.

Y mientras la inanidad política se extiende como la niebla por las instituciones europeas, los países del sur del Continente siguen apañándoselas para hacer frente a una oleada de inmigrantes que, además de despertar sentimientos de compasión, multiplica el rechazo de los ciudadanos europeos a un fenómeno que sus dirigentes son incapaces de solucionar.

La solidaridad tiene sus límites, y a pesar de que organizaciones humanitarias, ONGs y alguna formación política quiera desmentirlo, los sondeos demuestran el creciente rechazo de los ciudadanos europeos a la inmigración masiva y sin control. En este sentido, cabe subrayar el hecho de que esa actitud en Francia, por ejemplo, es compartida por siete de cada10 obreros consultados.

Las propuestas de Macron para Europa

Es precisamente el mandatario francés, Emmanuel Macron, quien parece decidido a sacudir el tablero comunitario, proponiendo una "profunda reforma" del espacio Schengen y la creación de un "Consejo de Seguridad Interior". El espacio de libre paso entre las fronteras de los 28 países de la UE ha sido ya objeto de reformas que, sin embargo, no han impedido el flujo de llegadas clandestinas a territorio europeo.

Francia es uno de los países que atraen más candidatos al refugio político o a la emigración económica. Su generoso y abierto trato con los aspirantes a la acogida le vale también ser considerado como el último recurso para los inmigrantes rechazados en otros países europeos. La falta de medios le impide, después, llevar a cabo una política efectiva de retorno a los países de origen de las personas que no cumplen los requisitos para obtener el ansiado permiso de residencia.

​La comisaria europea de Interior, la sueca Ylva Johansson, admite ya que una de las prioridades de la UE en esta materia es convencer a ciertos países de retener a sus emigrantes y aceptar su retorno. Para ello, se promete un aumento de visados, aunque, al mismo tiempo, se habla de "atraer cerebros" a Europa.

Johansson, que viajó a Marruecos con la propuesta de aumentar los visados, puede considerar como una bofetada el hecho de que el Gobierno de Rabat utilice el control de flujo inmigratorio cuando sus intereses políticos lo creen conveniente.

Desde 2018, Marruecos ha recibido de la UE 343 millones de euros para la formación de policía. Que les pregunten a los españoles si esa ayuda ha servido para solucionar el problema. Cientos de marroquíes se hacen a la mar cada día para pasar a la otra orilla, en un viaje que senegaleses y otros inmigrantes de África del Oeste comparten y que están ayudando también a que las islas Canarias hayan robado a Lesbos el triste título de foco informativo para ilustrar la impotencia europea en este final de año 2020.

Inmigración y terrorismo

Los gobiernos europeos quieren cerrar las puertas a la inmigración masiva y clandestina utilizando también argumentos que hasta hace pocos años solo se atrevían a utilizar los partidos considerados de 'extrema derecha'. El cambio de actitud de la opinión pública europea, incluida la de una buena parte de los votantes (no los militantes) de la izquierda, libera a muchos dirigentes para poder también incluir en el discurso sobre la inmigración conceptos como la lucha contra el terrorismo. Los atentados de Niza, Viena y la decapitación de un profesor francés a manos de un refugiado checheno cerca de París favorecen ese tipo de discurso.

Emmanuel Macron es uno de esos mandatarios que no ocultan ya la ligazón entre inmigración y terrorismo. No se trata de un despertar repentino; es parte de su nueva línea para contrarrestar los argumentos de su rival para las presidenciales de 2022, Marine Le Pen. Francia ostentará, además, la presidencia de la UE en el primer semestre de ese año, en plena campaña electoral. Macron se juega pues en 2021 parte de su reelección en el resbaloso terreno de la inmigración, intentando atraer a sus colegas europeos en la misma línea de firmeza.


Fuente: Sputnik
URL relacionado: https://mundo.sputniknews.com/firmas/202012071093749659-de-lesbos-a-canarias-la-inmigracion-asignatura-pendiente-de-europa-en-2021/

Material Multimedia Relacionado