El objetivo de este acuerdo es proporcionar a estos jóvenes las herramientas y la formación adecuada con la que puedan, paulatinamente, conseguir plena autonomía económica y personal.

La firma, que no comporta contraprestación económica por parte del Gobierno de Aragón, permitirá que los jóvenes usuarios de estos programas puedan beneficiarse de las instalaciones, la capacidad y la experiencia generadora de empleo de la Fundación Térvalis, a través de sus Centros Especiales de Empleo, su empresa de inserción y sus contactos con otras empresas.

El convenio también tiene en cuenta a todos aquellos jóvenes ex tutelados o mayores de edad tutelados que, habiendo aprovechado de forma eficaz los recursos puestos a su disposición hasta este momento, necesiten ahora medidas de continuación para la consecución de su autonomía.

La necesidad de dicho convenio queda justificada a la luz del aumento en el número de Menores Extranjeros no Acompañados que han llegado a Aragón desde 2017 y ante el informe de emergencia en atención a menores extranjeros elaborado por el Gobierno de Aragón en 2019, donde se constata la necesidad de incrementar los dispositivos de atención a estos jóvenes, para lo que se precisa de la puesta en marcha de nuevos centros de autonomía.

A través de la colaboración mutua entre ambas entidades se podrá facilitar, entre otros, la organización y gestión de acciones formativas para el empleo, la oferta de puestos de trabajo de acuerdo a las modalidades vigentes, la flexibilización de horarios y jornadas y que los jóvenes puedan realizar sus prácticas en sus propios Centros, o voluntariado en las actividades de la Fundación.

A efectos de velar por el buen desarrollo del convenio, se constituirá también una Comisión de Seguimiento constituida por representantes de ambas partes.

El acuerdo suscrito permanecerá vigente durante un año, hasta el 31 de diciembre de 2021, con posibilidad de prórroga previo acuerdo de ambas partes y por un periodo máximo de cuatro años.

Con él, el IASS cumple con su función de garantizar a los menores y adolescentes en situación desfavorable una atención individualizada que asegure sus necesidades básicas, la convivencia en un entorno familiar seguro, la formación y la integración.