Histórico de artículos

02 de Febrero 2021
Lancha con camarote, PCR negativa y 4.000 euros por persona: la nueva generación de "pateras" llega a Mallorca



El año pasado se batió un récord de inmigración ilegal por vía marítima a las Islas Baleares. El goteo de pequeñas embarcaciones fue constante desde el final de los meses de confinamiento duro, con un claro efecto llamada por el cierre de los centros de internamiento. En total se interceptaron 1.464 inmigrantes.

La oleada, que alarmó y por momentos desbordó a las autoridades, obligó al Gobierno a asumir la existencia de una nueva ruta de inmigración entre el norte de Argelia y el sur del archipiélago balear, con Ibiza y las costas meridionales de Mallorca como puntos calientes.

Hasta ahora las embarcaciones detectadas eran siempre pequeñas chalupas, con motores fueraborda de 40 caballos de potencia, atestadas de tripulantes que en su mayoría eran hombres entre los 20 y los 45 años de edad. Estos migrantes llegaban a suelo balear con la intención de usarlo como trampolín para llegar a otras regiones de Europa, con Francia y Bélgica como destino final.

Sin embargo, la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal de la Policía Nacional en Baleares (UCRIF) ha detectado ahora una nueva modalidad ideada por las mafias para eludir los controles y seguir introduciendo personas a cambio de dinero. Ahora por puertos deportivos y mimetizados con las embarcaciones de recreo.

El pasado viernes los investigadores detectaron una embarcación sospechosa al sur de la isla, en la zona de Cala d'Or, una colonia de verano con fuerte presencia alemana y un elevado nivel de vida. Era una lancha deportiva, de unos ocho metros de eslora, con motores intraborda y cabina con camarote. Con bandera argelina, la embarcación se llama 'Freedom' (libertad). En ella viajaban seis personas.

El patrón de la lancha, de 33 años de edad, fue detenido y permanece en prisión preventiva mientras cumple con la cuarentena protocolaria, obligatoria por la pandemia de coronavirus. El protocolo se aplica pese a que los migrantes, conocedores de los filtros sanitarios, incluso llegaron con una PCR negativa. Se pretendía hacerlos pasar por turistas de alto poder adquisitivo, una coartada inverosímil con las Islas vacías, en pandemia y viviendo el peor momento turístico de su historia.

El joven patrón argelino está acusado de favorecimiento de la inmigración ilegal. Según la investigación policial, trabaja presuntamente para una organización con base en Argelia que cobra hasta 4.000 euros por trayecto por traer hasta las costas españolas a personas que migran del país norteafricano. En un solo viaje recaudan más de 20.000 euros por embarcación.

Esta nueva modalidad ya se había detectado en algunas zonas del sur de España, pero es la primera vez que se desarticula uno de estos operativos en el archipiélago balear, aunque las mafias podrían haber estar operando así desde hace un tiempo, especialmente después del endurecimiento de los controles de Policía y Guardia Civil.

No en vano, el mes de enero, que tradicionalmente es un mes de arribada de pateras, ha sido muy tranquilo en las costas insulares. Las malas condiciones meteorológicas registradas el pasado fin de semana en las Islas por el paso de una borrasca pusieron a esta embarcación en grave riesgo. Al ser interceptados, los tripulantes estaban hacinados y aterrorizados debido al fuerte temporal. Admitieron haber pagado hasta 4.000 euros a cambio del trayecto y la entrada ilegal.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/baleares/2021/02/02/60197b8dfdddff15bd8b463d.html

Material Multimedia Relacionado