Las Migraciones en Aragón

18 de Febrero 2021
Clara Pardo Gil, Presidenta de Manos Unidas: "Contra el hambre no hay vacuna, sino una indiferencia egoísta"



- ¿Cómo están viviendo la pandemia en los países donde Manos Unidas coopera?

- Para los 1.300 millones de personas afectadas por la pobreza multidimensional de los países en los que trabaja Manos Unidas –refugiados, migrantes, trabajadores en precario, minorías étnicas y tribales, niños vulnerables, ancianos, mujeres…-, la pandemia del coronavirus está teniendo un impacto brutal, del que les va a ser muy difícil recuperarse en mucho tiempo. Se habla ya de décadas de retroceso en los planes de desarrollo.

- ¿De qué manera ha trastocado los planes de trabajo de Manos Unidas?

- A causa de la pandemia, nos vimos obligados a adaptar programas y estrategias a corto plazo –y, en algunos países, también a medio plazo– para orientar la acción hacia una asistencia humanitaria de carácter urgente. Esto nos permitió que, de los 160 proyectos de emergencia aprobados a lo largo del 2020, 133 se hayan destinado a urgencias derivadas del covid-19 en África, Asia y América Latina. Además, en unos 200 proyectos nuevos o ya en ejecución, se han incluido partidas para la mitigación de los daños del coronavirus. En total, Manos Unidas ha destinado casi 4,6 millones de euros a hacer frente a una crisis tan grave como inesperada. Y, por supuesto, hemos seguido apoyando y acompañando otros proyectos e iniciativas destinados a favorecer las condiciones de vida de las personas más empobrecidas en más de 50 países.

- ¿Temen que la situación económica haga menguar las donaciones?

- Nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de nuestros socios y donantes, personas físicas, empresas e instituciones públicas y privadas. Nuestros socios, a pesar de las enormes dificultades a las que nos enfrentamos en España, siguen mirando más allá de nuestras fronteras y han permanecido fieles a Manos Unidas y a su trabajo en lugares lejanos. Muchos de ellos han aumentado, incluso, sus aportaciones, sabedores de que una crisis como la que nos golpea a nosotros es una auténtica emergencia para muchos millones de personas en los países más pobres. Pero sí que es verdad que el no poder realizar actividades en las delegaciones ha repercutido negativamente en nuestros ingresos.

- Manos Unidas presenta su 62ª campaña anual. ¿En qué va a centrarse?

- Continuaremos trabajando para que el mundo no siga pasando de puntillas ante las crisis del hambre y la pobreza porque, tras las abrumadoras cifras, que no cesan de aumentar, hay seres humanos, historias de vida… Y no hay vacuna que pueda con la indiferencia. Este año nos centraremos en los países más empobrecidos, donde esta crisis está presentando su peor cara. Y abogaremos por una solidaridad que sea, como nos pide el Papa, una manera de «luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, de tierra y de vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales». Porque solo con la solidaridad bien entendida podremos hacer del mundo la tierra de todos.

- ¿Qué pandemia está siendo más dañina, la de covid-19 o la de desigualdad?

Más dañina es la de la desigualdad, sin lugar a dudas. Genera hambre y pobreza, que hacen que millones de personas sean más vulnerables a la crisis sanitaria. Además, aunque el hambre no es contagiosa, también mata, y mucho más que el covid-19, el sida y otras enfermedades. Pero contra el hambre no hay vacuna, sino una indiferencia egoísta carente de la más mínima solidaridad.

- ¿Cuánta pobreza va a generar este virus?

- Por lo que estamos viendo, una vez pasados los primeros meses de confusión, los países más ricos han dejado de mirar más allá de sus fronteras y se encuentran, de nuevo, imbuidos del espíritu del «sálvese quien pueda», sin entender que estamos en un mundo global. Si la pandemia está aumentando la tasa de pobreza en nuestro entorno, es difícil imaginar lo que va a suponer para los países en los que esta era ya de por sí muy elevada. Las medidas de confinamiento y los cierres de fronteras decretados por los gobiernos para detener el avance del virus han tenido consecuencias tremendas para las personas que viven de trabajos precarios, o para los campesinos que no pudieron sembrar, cosechar y vender sus productos, y para los niños que dejaron de ir a la escuela. Todavía es pronto para dar cifras, pero el panorama no es muy alentador.

- ¿Es esta la peor crisis que afronta Manos Unidas en sus 62 años?

- No. Está siendo una etapa complicada, pero el hambre y la pobreza son una emergencia permanente. Esta nos parece peor porque nos ha tocado de cerca, pero hay crisis mucho más graves a las que no prestamos atención porque, generalmente, se dan más allá de nuestras fronteras. Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena.

- ¿Hemos aprendido algo de esta emergencia sanitaria global?

- Pues, sinceramente, tal cual van las cosas, mucho me temo que, cuando los habitantes de los países ricos estemos inmunizados, nos olvidaremos de los más pobres, igual que nos olvidamos de los millones de personas que pasan hambre y sufren pobreza. Y les cerraremos a cal y canto las fronteras, sin pensar qué es lo que mueve a estas personas a dejar toda una vida atrás. Quizá, si nos parásemos a pensar, podrían cambiar muchas cosas.

- ¿Por ejemplo?

- Nuestra sociedad, aparentemente tan segura, ordenada y libre de sobresaltos, ha mostrado ahora toda su fragilidad. Y eso debería servir para darnos cuenta de que esa vulnerabilidad es el día a día de millones de personas en los países más empobrecidos. Debemos abandonar nuestra conciencia anestesiada y apostar por el valor de la solidaridad universal, que deberá marcar el futuro, no solo para superar la - pandemia, sino para construir sociedades dignas para todos.

- ¿Qué reclama Manos Unidas a los poderes públicos?

- No queremos meras declaraciones de intenciones que luego queden en papel mojado, sino acciones eficaces contra el hambre y la pobreza y verdaderos compromisos de trabajo conjunto, que no pongan por delante los intereses económicos. Con la campaña 'Contagia solidaridad para acabar con el hambre' queremos transmitir esperanza porque es el motor que nos empuja para trabajar todos los días.



Fuente: El periódico de Aragón
URL relacionado: https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/espacio3/contra-hambre-no-hay-vacuna-indiferencia-egoista_1457557.html

Material Multimedia Relacionado