La crisis del covid puso en duda las condiciones laborales de los trabajadores encargados de la campaña de recogida de la fruta en Aragón, principalmente, a raíz de los múltiples positivos notificados en el verano del curso pasado. Pero lo cierto es que la relación entre los trabajadores y los propietarios de las explotaciones es más afectiva de lo que puede parecer.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), junto con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, publica un vídeo divulgativo para informar y sensibilizar sobre las buenas prácticas laborales en el sector agrario, coincidiendo con la campaña de recogida de fruta de verano y los preparativos para la próxima vendimia. En él, Aragón es protagonista con productores de la zona, por tanto, la comunidad es una productora ejemplar.

Thank you for watching

«Me alegro de que alguien nos deje expresar que no andamos con el látigo, porque los trabajadores comen con nosotros, viven con nosotros y sufren con nosotros. A veces, en función de las noticias, escuchas cosas que no gustan, y la mayoría de nosotros cuidamos mucho a nuestra gente y nos sabe mal que se escuchen noticias como esas», señala Javier de Pablo, de la empresa Fruit Luxury Company y protagonista en este spot promocional.

«Hay unos 20 trabajadores y 10 son del pueblo ya. Están absolutamente integrados, y hay otra parte que vienen todos los años siempre con nosotros», añade. En este sentido también se afrontan periodos más difíciles, como ha sido el caso este año, en los que la producción se reduce debido a la climatología. «Ha sido una temporada bastante caótica, porque heló mucho y nos hemos quedado a un 50% de producción. Ha sido muy difícil, la mano de obra sobre todo. Te planificas para tener 60 o 70 personas, tienes una helada importante y no necesitas siquiera la mitad, pero no los puedes echar porque los volverás a necesitar», explica de Pablo.

Según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social, el 99,4% de las inspecciones laborales realizadas en el campo durante el último año no registraron ningún tipo de incumplimiento de la normativa vigente. El sector agrario genera 800.000 empleos directos cada año y millones de pequeñas historias de gente muy grande, y actúa de motor económico para el medio rural. «Es la continuación de una tradición familiar, una forma de vivir en el medio rural. En una campaña normal estamos yo y otros 10 trabajadores, y con muchos de ellos tengo relación de amistad», afirma el responsable del sector de la fruta de UAGA en Aragón, Óscar Moret. El sector frutícola, por tanto, además de fundamental para la economía aragonesa es una actividad ejemplar.