Pasaban veinte minutos de las diez de la noche de este domingo cuando un vecino de Zaragoza llamaba al 091 de la Policía Nacional para pedir ayuda. Estaba en la calle; minutos antes su novia había tratado de apuñarle y él al hacerle frente llevaba varios cortes en las manos. Acabaron detenidos los dos puesto que ella también presentaba un fuerte golpe en la cara.

La discusión que acabó en agresión se produjo en el interior de un domicilio de la calle Mariano Gracia, en el zaragozano barrio del Arrabal. Al parecer, en el transcurso de la pelea, la mujer, S. C. V., de 45 años y de origen rumano, esgrimió una navaja que llevaba encima. Le amenazó con clavársela y lo intentó puesto que en el fragor de la discusión esta se abalanzó sobre él, identificado como A. N., de 25 años y de origen paquistaní. El ataque iba directo al abdomen, si bien sus rápidos reflejos evitaron el apuñalamiento. Usó sus manos como parapeto y ello le provocó heridas de arma blanca en las manos y también en uno de sus brazos. Para conseguirle quitar el puñal, el hombre, supuestamente, le dio un fuerte golpe en la boca a ella que la aturdió. Inmediatamente se fue a la calle para ponerse a salvo mientras llegaban varias patrullas de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón.

Los agentes, nada más llegar y ver que los dos presentaban lesiones, acordaron la detención de ambos. El joven como supuesto autor de un delito de violencia machista, mientras que ella quedó arrestada por un delito de violencia doméstica. Antes de dormir en calabozos separados, los dos fueron atendidos de las lesiones en el hospital. Ella tiene antecedentes por hechos similares. Ambos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Zaragoza que acordó la libertad provisional de ambos a la espera de juicio rápido.

No fue el único caso de violencia machista ocurrido este lunes en Zaragoza. La Policía Local detuvo a G .J ., de 38 años, por agredir a su pareja sentimental en presencia del hijo de ambos en un piso de la calle San Roque, en el barrio Delicias.