La Fiscalía de Madrid parece decidida a no dejar pasar una a la joven falangista Isabel Peralta. Si en febrero abrió diligencias penales contra ella por el discurso antisemita que pronunció en el cementerio de La Almudena en Madrid (aunque la denuncia posterior fue archivada por la Audiencia), este lunes la ha denunciado por un delito de odio por las manifestaciones realizadas durante una concentración de Bastión Frontal el pasado 18 de mayo frente a la embajada de Marruecos. Según el representante del ministerio público, la denunciada leyó un manifiesto "con el que venía a apremiar a la violencia y hostilidad contra las migrantes marroquíes y musulmanes".

Aunque la denuncia por antisemitismo acabó siendo archivada por la Audiencia de Madrid, al no apreciar los requisitos necesarios para apreciar la existencia de un delito de odio, la fiscalía madrileña ha interpuesto una segunda, en la que recuerda que desde la cuenta de Twitter de Bastión Frontal se publicitó la convocatoria de una concentración, que no había sido autorizada por la Delegación de Gobierno, con el eslogan "Alto a la invasión, Marruecos estado terrorista", coincidiendo con la crisis que se vivió entre España y Marruecos por la entrada masiva de personas en Ceuta.

Como líder de Bastión Frontal

Durante la concentración, Peralta, en su condición de líder de Bastión Frontal, se colocó en la cabecera de la manifestación desde donde efectuó unas declaraciones ante las cámaras con la lectura de un manifiesto "con el que venía a apremiar a la violencia y hostilidad contra los migrantes marroquíes y musulmanes, relacionando inmigración y suplantación racial y cultural".

La denuncia incluye varias citas textuales, entre las que figuran: "Estamos aquí los militantes de Bastión Frontal para plantar cara a la indecencia de nuestros políticos que echan la vista a otro lado mientras sufrimos una suplantación racial sin precedentes (...) La llegada masiva de inmigrantes que acaban con nuestra polifonía, que acaban con nuestra cultura, que acaban con nuestra identidad moral y que acaban con lo que viene siendo España y Europa, y eso no lo vamos a permitir".

En otro momento manifestó: "Si nosotros no los frenamos esto será inminente porque la inmigración en Europa va a suplantar nuestra raza (…) y nosotros somos los únicos que vamos a luchar por ello…". Ya por último volvió a reiterar su idea de luchar con los migrantes porque "no vamos a dejar que nos invadan. ¡Muerte al invasor!".

La Fiscalía señala también que la propia denunciada gritó una de las consignas que coreaban los allí concentrados "no es inmigración, es una invasión". Además, mientras le aplaudían, en la concentración se profirieron gritos ales como "España cristiana y no musulmana", al tiempo que exhibían las banderas propias del grupo y desplegaban dos pancartas en las que se recogían: "Ni el Rey ni el Gobierno ni la UE frenarán el expansionismo marroquí" y "Mohamed VI quita tus sucias manos de nuestra tierra… Adelante España".

Finalizada la concentración se produjeron enfrentamientos entre miembros del grupo Bastión Frontal y el dispositivo policial, tras los que se produjeron cinco detenidos.