Histórico de artículos

15 de Noviembre 2021
Los "harragas" llenan las costas españolas



Harragas es una palabra de origen árabe que significa literalmente «aquellos que queman». A los jóvenes argelinos que intentan llegar de manera ilegal a Europa se les conoce con este nombre porque prenden fuego sus documentos de identidad antes de salir de África. El objetivo: no ser identificados cuando consiguen llegar a las costas españolas y así no ser devueltos a Argelia. El destino final para estas personas no es España, sino países como Francia o Bélgica. Pero utilizan nuestro país como trampolín.

En lo que va de año, las costas españolas han visto un aumento considerable de la llegada ilegal de inmigrantes. En todo el territorio español ha aumentado un 51 por ciento y en particular, en la ruta

 argelina que cubre todo el Mediterráneo Oriental y afecta a las zonas de Andalucía, Levante e Islas Baleares, ha crecido un 20 por ciento.

Ya desde el año pasado las cifras muestran una tendencia al alza del número de jóvenes argelinos que salen de su país hacia Europa. En 2020, en plena pandemia del coronavirus, el número de argelinos que arribaron a España por mar alcanzó una cifra histórica, con cerca de 11.500 llegadas.

Ahora, en lo que llevamos de año, los números de llegadas a las costas españolas por esta ruta, cuyos lugares de desembarco son Andalucía, Levante e Islas Baleares son de 15.282 según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

La revolución del Hirak –movimiento de protesta impulsado por miles de jóvenes en el invierno de 2019 contra Abdelaziz Bouteflika y el establishment argelino– devolvió por un momento la esperanza a estos jóvenes, que prefirieron permanecer en su país y no partir hacia Europa. Esto hizo que la presión migratoria se redujera considerablemente. Pero la situación se revirtió cuando un año después no se produjeron los cambios profundos que demandaban, lo que se tradujo en frustración para muchos jóvenes argelinos que decidieron echarse al mar y emprender la travesía hacia Europa.

Así lo avalan los números. Por nacionalidad, desde septiembre de 2020 las autoridades españolas no presentan datos, pero la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, Frontex, sí que las tienen contabilizadas. En la ruta del Mediterráneo Oriental, los argelinos son los más numerosos, casi el 50 por ciento. Le siguen los marroquíes, con un 25 por ciento, y el resto se reparten principalmente entre malienses y sudaneses. Lo más habitual son las salidas desde las costas de Orán y Mostagadam con dirección a la costa de Almería y Murcia. Y llegan en dos tipos de embarcaciones principalmente. «Están las barcas artesanales, con motores pequeños de no más de 40 caballos pueden necesitar unas 36 horas de travesía hasta que llegan a tierra», cuenta Ángeles Colsa, del Centro Internacional para la Identificación de Migrantes Desaparecidos (Cipimd). Estas barcas artesanales son la opción más barata para los inmigrantes. El precio del pasaje oscila entre los 1.800 y los 2.500 euros.

«Luego están las 'taxi-pateras', cuyo modus operandi son como el de un taxi: llevar a las personas a la costa y volver al punto de partida para hacer otra vez el viaje», apunta Ángeles Colsa. Estas embarcaciones son mucho más potentes, con motores de hasta 150 caballos, que pueden hacer la travesía Orán-Almería en apenas cuatro horas. Pero el precio es bastanta superior, entre los 4.000 y 6.000 euros. Las autoridades argelinas han interceptado este año 4.903 personas en su intención de zarpar hacia Europa, la mitad de ellas en septiembre según apuntan datos del Ministerio de Defensa argelina.

El perfil predominante de las personas que llegan sigue siendo el de hombre, joven, en torno a los 18 y 30 años, soltero y en paro. «Pero desde hace unos meses está siendo más frecuente ver a familias enteras, con mujeres y niños, e incluso menores no acompañados», asegura un trabajador de la Organización Mundial para las Migraciones (OMI) en Almería. «Antes, la mayoría eran jóvenes en paro con baja cualificación, pero estamos viendo que cada vez más hay personas con unas competencias profesionales más elevadas pero que deciden echarse al mar», relata la Cipimd.

El aumento de las entradas hace también que las cifras de muertes y desapariciones aumenten de manera considerable. Las personas que se embarcan en pateras tratando de alcanzar las costas españolas, en la mayoría de los casos en condiciones paupérrimas, sin chalecos salvavidas y compartiendo un mínimo espacio con decenas de personas durante horas e incluso días, se juegan la vida en estas condiciones. Al menos 309, entre ellos 13 niños, han muerto en el Mediterráneo oeste desde principios de año, según la OIM. La Cipimd ha contabilizado 35 embarcaciones naufragadas.

Entrada de radicales

Algo puntual, pero que a las autoridades españolas preocupa, es la entrada yihadistas por la ruta argelina. Hace unas semanas, cinco argelinos fueron detenidos por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía. Según los investigadores, eran personas de «muy alta» peligrosidad. Todos habían entrado a España de manera ilegal, utilizando una red de tráfico de seres humanos con base en Argelia.

Estos seguidores de Daesh no han sido los únicos que utilizaron la ruta Argelia-Almería para llegar a Europa. Ya en abril del año pasado, Abdel-Majed Abdel Bary, uno de los terroristas retornados más buscados de Europa fue detenido en Almería junto a otros dos yihadistas.



Fuente: ABC
URL relacionado: https://www.abc.es/espana/abci-harragas-llenan-costas-espanolas-202111141919_noticia.html

Material Multimedia Relacionado