Histórico de artículos

05 de Diciembre 2021
El Bidasoa, la última trampa mortal para los inmigrantes antes de llegar a Europa



Una vez atravesada la inmensidad del océano Atlántico a bordo de precarias embarcaciones de madera hasta las Islas Canarias, el río Bidasoa parece un remanso de paz. Nada más lejos de la realidad. Es la última frontera que separa a miles de inmigrantes de su sueño europeo y en los últimos meses se ha convertido en una trampa mortal porque el goteo de ahogados intentando cruzar a nado a Francia no cesa.

Se trata de un fenómeno que se ha popularizado a raíz del endurecimiento de la vigilancia y los controles por parte de las autoridades francesas, primero justificados por la lucha contra el terrorismo y luego por la pandemia. De hecho, según el Ministerio de Interior de los 16 pasos fronterizos que el país galo tenía cerrados con España en los Pirineos, actualmente continúan cerrados 10 de ellos. Son, precisamente, estos férreos controles los que empujan a los irregulares a tratar de cruzar el río Bidasoa a nado. Unos pocos metros separan Irún (la orilla vasca) de Hendaya (la orilla francesa), tan solo unos 50. De ahí que quienes llegan hasta el norte de España tras un periplo que dura años se echen a sus aguas pese a los fuertes torbellinos y corrientes que caracterizan a su cauce. Se lanzan al agua aún sabiendo que su vida corre peligro.



Fuente: La Razón
URL relacionado: https://www.larazon.es/espana/20211205/uwiqaicwtba6jeq6vlqfl72mna.html

Material Multimedia Relacionado