La Fiscalía Provincial de Barcelona ha presentado acusación contra un tuitero que responde a las iniciales de J.J.M.F. conocido en redes sociales como @CastigadorBruce en 'Twitter' y pide para él dos años de prisión y una multa de 6.480 euros por tuitear noticias falsas contra menores extranjeros no acompañados.

En concreto, el acusado colgó en julio de 2019 un vídeo de 45 segundos donde se aprecia cómo un hombre agrede a una mujer y le da puñetazos en la cabeza mientras ella permanece en el suelo. El texto decía: "Aquí tenéis el vídeo del MENA marroquí de Canet de Mar [Barcelona], a esos que le vamos a dar la paguita hasta los 23 años, los niños de Pedrito Piscinas. Por cierto, luego para más inri la viola, estos energúmenos y estas manadas de marroquís no saldrán en los medios". El vídeo correspondía, en realidad, a una agresión ocurrida en China un mes antes. "Nada que ver con Canet de Mar ni con España", afirma la Fiscalía.

El fiscal del Servicio de Delitos de Odio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, considera que este tuitero ha cometido un delito contra los derechos fundamentales en su modalidad de delito de lesión de la dignidad de las personas por motivos discriminatorios, "movido por su animadversión y rechazo a los inmigrantes extranjeros de origen marroquí, entre ellos el sector más vulnerable como son los menores no acompañados". El vídeo se visualizó 21.900 veces, según la Fiscalía.

No es el único tuitero racista imputado por el Ministerio Público en Barcelona. Una mujer también ha sido denunciada por difundir un falso vídeo en 'Twitter' en relación a menores migrantes. En concreto, la acusada colgó en 2019 en su cuenta un vídeo de unos escolares que gritaban y lanzaban papeles a una profesora, afirmando falsamente que se trataba de un grupo de menores extranjeros no acompañados. El texto que precedía al vídeo decía: "Mando vídeo de un centro educativo para emigrantes ilegales. Mirad como agradecen nuestra acogida". 

De nuevo las imágenes no se correspondían con España. En este caso, la Policía descubrió que el vídeo procede de Brasil. El fiscal Miguel Ángel Aguilar pide dos años de prisión para la tuitera que "con manifiesto desprecio a la verdad y de forma masiva e indiscriminada ante todos los potenciales usuarios de la red social Twitter, asocia un comportamiento violento en las aulas con todos los menores de edad no acompañados". 

En ambos casos, la Fiscalía de Barcelona pide que que los acusados sean condenados e inhabilitados para cualquier profesión u oficio educativos.

Exaltación de Hitler

En Madrid, un tuitero también está imputado por sus mensajes racistas en redes sociales. La Fiscalía le acusa de un delito de odio por exaltar la figura de Hitler y el régimen nazi, y negar el genocidio judío. En mayo de 2020 publicó un mensaje junto a una fotografía del armisticio tras la Segunda Guerra Mundial acompañada de este texto: "Pero peor que la Ocupación es la destrucción espiritual de la Nación Alemana. El día que cicatricen las heridas, ese espíritu volverá a encarnarse en la Nación Alemana y la levantará de sus cenizas".

En sus menajes de Twitter, el acusado cuestionó que hubiesen fallecido seis millones de judíos durante el holocausto, afirmando que "los socialpatriotas sabemos que hemos nacido de la derrota de Europa de 1945. Somos la Resistencia y la Rebelión contra esa derrota. Los verdaderos antisistema". 

Este tuitero también está acusado de un delito de injurias a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por decir, entre decir entre otras cosas que los militares españoles "son traidores que muerden la mano de quien les da de comer". "A ver si nos enteramos, España para su desgracia, carece de ejércitos y de un Pueblo Honorable. Eso que llaman FAS se dedica a patrullar en el Estrecho para avistar pateras y poder 'rescatar' a los inmigrantes y así contribuir a la invasión", escribía este hombre. 

Delitos al alza

En 2020 la Fiscalía incoó 216 diligencias de investigación, entre las que 84 lo fueron por incitación al odio, violencia o discriminación; otras fueron: humillación o justificación de delitos (55), amenazas a grupos determinados (18), integridad moral (11) y otros (21). Se dictaron 144 sentencias: por delito agravante, según el artículo 22.4 del Código Penal (46), otros (45), humillación (27), incitación odio (14), integridad moral (7). 

Según la memoria de la Fiscalía de 2020, se produjo un incremento en el número de delitos cometidos a través de las tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) por el uso cada vez más intenso de las redes sociales, especialmente a raíz de la pandemia. Según la Fiscalía, la orientación sexual es el motivo discriminatorio más frecuente, seguido del racismo y la xenofobia, y se observa un "sensible" aumento de las motivaciones ideológicas en redes sociales. En la memoria se advierte de un "fuerte repunte" de las amenazas y coacciones a través de las redes --un 30 % más-. y un aumento del 10 % del acoso. 

Por su parte, la memoria del Ministerio del Interior del 2020 indica que las denuncias por delitos de odio aumentaron ese año. Y sólo durante la primera mitad crecieron un 9,3% con respecto al mismo periodo de 2019 hasta los 610. Entre esos delitos destacan los motivados por racismo y xenofobia, ideología y orientación sexual.

Odio a las mujeres

Paradigmática fue la condena del Tribunal Supremo, en febrero de 2018, a un tuitero por incitación al odio contra las mujeres. El Alto Tribunal elevó de un año a dos años y medio de cárcel la pena por un delito de odio, agravado por haber usado el altavoz de Internet para difundir sus consignas vejatorias. Entre los mensajes del acusado, en 2015, figuran: "53 asesinadas por violencia de género machista en lo que va de año, pocas me parecen con la de putas que hay sueltas"; "Y 2015 finalizará con 56 asesinadas, no es una buena marca pero se hizo lo que se pudo, a ver si en 2016 doblamos esa cifra, gracias". 

La sentencia, ponencia del magistrado Andrés Martínez Arrieta, le impuso además una multa de 10.800 euros y señaló que "el discurso del odio es claro en su afirmación antijurídica y típica, en la medida en que el autor vierte las expresiones contra las mujeres, y particularmente, respecto de las que han sido objeto de una vejación y un maltrato físico".