Histórico de artículos

21 de Febrero 2022
Asedio final al embrión del movimiento neonazi en Barcelona



En 2016 los Mossos d'Esquadra precintaban la sede de la Librería Europa en Barcelona, el epicentro del movimiento neonazi liderado por su propietario, Pedro Varela, que llevaba más de cuatro décadas distribuyendo material supremacista a medio mundo e incitando al odio y a la violencia contra los judíos, los musulmanes, los inmigrantes o el colectivo LGTBIQ+. Detrás la librería estaba la asociación heredera del CEDADE, considerado el embrión del movimiento neonazi en España. Seis años después, el cierre del local que se convirtió en uno de los pilares de la ideología de ultraderecha en el Estado todavía no es definitivo, pero va camino de serlo. Varela se tendrá que sentar en el banquillo de los acusados pronto para hacer frente a la petición de condena más elevada de las que ha acumulado estos años: 12 años entre rejas.

La sentencia puede ser también la estocada final a la Librería Europa. La Fiscalía ha pedido al tribunal que condene a Varela, que cierre el establecimiento y todos los perfiles de la empresa en internet y que se asegure que no se puedan reabrir en otro punto o con un nombre diferente. El juez que llevaba el caso ya ordenó la clausura del local preventivamente y el Ayuntamiento de Barcelona se ha asegurado que Varela y sus seguidores lo tengan casi imposible para reabrir aunque esta medida cautelar decaiga: el nuevo plan de usos del barrio de Gràcia ya regula que en la calle donde se ubica el establecimiento no se pueda hacer esta actividad para que no pueda obtener nunca la licencia. De hecho, la librería operó siempre sin este permiso.

Una ascendencia forjada durante años

Varela empezó a forjar su ascendencia sobre los movimientos neofascistas en 1978 cuando empezó a presidir el Círculo Español de Amigos de Europa (CEDADE), la entidad fundada en 1967 por Ángel Ricondo y que está considerada como el "embrión" –en expresión del fiscal de delitos de odio Miguel Ángel Aguilar– del movimiento neonazi español y que se convirtió en una de las organizaciones nacionalsocialistas más importantes del mundo, puesto que contaba en sus filas con excombatents nazis y con líderes de los movimientos ultras como el general belga de las Waffen SS Leon Degrelle o el coronel austríaco Otto Skorzeny.

Cuando en 1993 se disolvió el CEDADE, Varela, que fue su último presidente, creó la Asociación Cultural Ediciones Ojeda, una entidad con sede en la misma Librería Europa que se considera la heredera del CEDADE. Según sus estatus, se dedicaba a "la investigación histórica" así como a la "edición de toda clase de obras y publicaciones en las cuales se den a conocer y se divulguen los aspectos culturales propios de España e Hispanoamérica". Pero, según el fiscal antiodio, su auténtico objetivo era la difusión "masiva e indiscriminada" de una línea de pensamiento "basada en la cultura del odio supremacista y de animadversión y segregación racial" de las que sus miembros consideran como "razas inferiores".

La librería se convirtió en el alter ego de la asociación, el canal para que Varela y sus seguidores, a quienes la Fiscalía define como una "organización criminal", llegaran a miles de personas de todo el mundo, gracias también a sus plataformas virtuales. El establecimiento escondía entre sus estanterías libros que tienen especialmente restringida su difusión como por ejemplo Mein Kampf, de Adolf Hitler, pero también todo tipo de material de contenido "racista, antisemita, que justifique o niegue el Holocausto" o "fomente la hostilidad, el odio y la violencia" contra "minorías raciales, étnicas y sexuales".

En su escrito de acusación, de 336 páginas, el fiscal hace un minucioso repaso al catálogo de la librería: La historia de los vencidos, de Joaquin Bocahaca, que niega el Holocausto —"En ninguna parte de Alemania hubo cámaras de gas para exterminar judíos", dice el autor—, o las obras de H. J. Eysenk, que aseguraba que "la raza hace acto de presencia solo con el hecho indiscutible de que los niños negros consiguen 15 puntos menos que los niños blancos en las pruebas de inteligencia". Y así hasta 43 títulos intervenidos en el establecimiento, entre los cuales el que Varela escribió desde prisión, así como cinco libros más de la obra de Adolf Hitler por los cuales ya fue condenado en 2010. En la parte de atrás de la tienda había una sala de conferencias donde se pronunciaron más de 260 con varios invitados en las que se enaltecían el genocidio y todo tipo de ideas supremacistas.

El juicio puede ser el principio del final de la actividad de Varela, a pesar de que el último capítulo judicial de la librería neonazi Europa todavía tardará en escribirse: sea cual sea el resultado de la sentencia, dejará insatisfecha a alguna de las partes, y si hay recursos finalmente será el Tribunal Supremo quién decida.



Fuente: Diario Ara
URL relacionado: https://es.ara.cat/sociedad/asedio-final-embrion-movimiento-neonazi-barcelona_1_4278994.html

Material Multimedia Relacionado