Histórico de artículos

05 de Marzo 2022
Experto en conducta suicida: "El 16% de los refugiados y desplazados por las guerras tiene ideas de suicidio"



¿Por qué va a haber más riesgo de suicidio en Ucrania?
Porque la guerra es una experiencia desgarradora, traumática y estresante que genera más vulnerabilidad por la sensación de peligro, terror e indefensión. La guerra incrementa el riesgo de enfermedad mental. Aumenta los factores de riesgo de la conducta suicida y elimina los factores de protección.
¿Cómo lo hace en unos y otros?
Factores de riesgo: la literatura científica nos dice que en tiempos de guerra y posguerra aumentan los trastornos psicológicos, por ejemplo la depresión un 37%, los de ansiedad un 66% o el estrés postraumático un 33%. Crecen la depresión, el insomnio, el consumo de drogas... Si en tiempos de paz estos tipos de trastorno psicológico afectan a una de cada 14 personas, en tiempos de guerra lo hacen a una de cada tres. Luego están factores sociales como la migración, las separaciones forzosas, los duelos o las pérdidas del hogar y el empleo. Sabemos que una subida del 1% del paro implica una del 0,8% en la conducta suicida. Y, por último, el daño moral, o sea, la humillación, la pérdida de libertad y del sentido de la vida. Factores de protección que desaparecen: infraestructuras sanitarias, educativas, sociales... La gente se desintegra socialmente.
Le he preguntado por el suicidio en Ucrania. Pero, ¿y en Rusia?
Este conflicto puede impactar en los rusos que viven en las fronteras y en los que están en contra de la invasión. El aislamiento mundial a Rusia va a generar desempleo y precariedad económica también. Pero las estructuras sociales rusas van a proteger más que las ucranianas porque no van a ser destruidas.
¿Qué se sabe estadísticamente del suicidio en la guerra y la posguerra?
La principal población afectada, pero no la única, son los refugiados. La prevalencia de la ideación suicida está en el 16% y del intento de suicidio en el 6%. Si las previsiones de la guerra de Ucrania son de 5 millones de desplazados, lo esperable, a la larga, es que 800.000 personas van a pensar en el suicidio y 200.000 lo van a intentar.
¿Y entre los mandos y soldados?
Se eleva un 20% el riesgo de suicidio. Los datos de 2017 en Ucrania, donde ya se llevaban varios años de conflicto armado con Rusia, hablan de una tasa de 24,3 suicidios por cada 1.000 combatientes. La Fiscalía militar lo cifra en 554 suicidios desde 2017 y otras fuentes militares no oficiales los elevan a más de 1.000. La Universidad de Boston ha concluido que desde el 11-S ha habido 7.053 muertos norteamericanos por combates y 30.177 por suicidio. Sólo en Afganistán murieron 259 en combate y 349 por suicidio. El suicidio mata más que la guerra.
¿Qué cifras de suicidio tiene la población civil de Ucrania en tiempos de paz?
Ucrania ocupa el puesto número 13 en el ranking mundial. Si la media mundial es de 9,5 por cada 100.000 habitantes, Ucrania tiene 21,1. El suicidio supone el 1,1% de todas las muertes en Ucrania, 25 al día. En España son 11. El 80% de los ucranianos con trastorno mental grave no ha tenido tratamiento en el último año. Un tercio de la población vive en la pobreza.
En Ucrania ya no está penalizado el suicidio, aunque sí su inducción. Pero la Iglesia ortodoxa, de fuerte influencia, lo sigue condenando. ¿Cómo impacta eso en el suicidio?
Generando un estigma y un rechazo social. La iglesia ucraniana niega los rituales de despedida, prohíbe que haya sacerdotes... En definitiva, se deslegitima y condena la decisión del suicidio.
En una guerra acaba produciéndose un cierto acostumbramiento a la muerte. ¿Eso puede provocar más suicidios?
Sí. Es lo que conocemos como capacidad adquirida de suicidio. Hay menos miedo a la muerte y aumenta la tolerancia al sufrimiento y al dolor. En una guerra ocurren más episodios de violencia, abusos, violaciones, cadáveres, mutilaciones... Las personas se despersonalizan. La guerra deshumaniza, te despoja de lo que te identifica como ser humano. Y es más fácil atacar a una cosa que a una persona. Si eso funciona para lesionar a un tercero también funciona para autolesionarse. Es decir, más riesgo de suicidio.
En un hilo de Twiter sobre este asunto, usted también señala la pérdida de la dignidad. ¿A qué se refiere?
Al daño moral. Es una invasión injusta que amenaza la resistencia y la resiliencia social e individual. Cuando se amenaza el estatus de paz, se denigra a las personas, se las somete a humillación y escarnio. Y eso aumenta el sufrimiento. Por tanto, es un factor más de riesgo de suicidio.
¿Qué colectivos están en mayor riesgo de suicidio en esta crisis?
Los migrantes forzosos, los combatientes, las víctimas directas de abusos y violencia, las minorías étnicas o de religión, los enfermos físicos y mentales... El otro día en una de las ciudades de Ucrania sólo había abierta una farmacia. Los hombres de 45 a 66 años son una población de riesgo en sí, pero ahora perderán el empleo y entrarán en combate. Y, por supuesto, la infancia y la adolescencia es un colectivo de riesgo porque la guerra cancela la infancia.
En una guerra y un éxodo, el componente de género es también muy importante. Las que sufren abusos y violaciones son las mujeres...
Por supuesto. Y también los niños y las niñas. El suicidio no llega por una sola causa, pero si te han violado y además no hay redes posteriores de apoyo, ese hecho traumático se suma a otros factores de riesgo de forma exponencial.
¿Qué debe hacer el mundo para proteger a los ucranianos del suicidio?
Los desplazados van a depender de la acogida que se les dé. Hay que hacer planes concretos de acogida evitando los campos masivos de refugiados, que provocan una doble victimización. La integración es fundamental para prevenir. Pero no sólo los Estados. Las personas también. Apoyar a las colonias de ucranianos, mantener contacto telefónico, ayudar con alimentos, ropa... Todos podemos prevenir.


Fuente: El Mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/espana/2022/03/06/6223cc42fdddffab108b45f8.html

Material Multimedia Relacionado