Histórico de artículos

09 de Marzo 2022
Fundación Proclade: un paracaídas frente a las adversidades



Estos días la actividad en la mayoría de ONGs es frenética. Técnicos, voluntarios y participantes en los distintos programas de entidades como la Fundación PROCLADE se vuelcan con la ayuda urgente para Ucrania. "Nuestra ONG trabaja habitualmente en Polonia y en la zona fronteriza de Ucrania, así que están atendiendo como pueden a las personas desplazadas sobre el terreno, mientras nosotros tratamos de facilitarles el máximo de recursos posibles", explica Francisco Carril Álvarez, muy agradecido por la avalancha solidaria de los vecinos de Tetuán, donde se encuentra la sede de la organización.

Personas en situaciones tan trágicas como las de esos refugiados ucranianos, que ya en España se encuentran con todo tipo de trabas burocráticas y problemas para reconducir su vida, son los principales beneficiarios de una iniciativa financiada por la Fundación 'la Caixa' que se puso en marcha a finales de 2020 y ha comenzado su segundo año con el propósito de ampliar su ámbito de intervención. Se trata del Espacio de Cuidados y Liderazgos Positivos, "un lugar en el que atender de manera integral y pormenorizada a cualquier persona que lo necesite, independientemente de su origen, orientación sexual, religión o confesión religiosa. Hay un alto porcentaje de inmigrantes en situación irregular, pero hay otro numeroso grupo de personas con nacionalidad española y situaciones de lo más diverso. Acogemos a todo el mundo por igual", sostiene Carril.

Al principio, la mayoría de los participantes venían derivados por otras ONGs o recursos públicos, desbordados ante la pandemia, pero el boca a oreja empezó a funcionar y cada día llegan a sus puertas nuevos beneficiarios, cerca de 400 desde que la iniciativa se puso en marcha. "Organizamos una entrevista para conocer la situación de cada persona, y a partir de esa información acordamos con ella en qué aspectos la podemos apoyar. El siguiente paso es derivarla a los Espacios de Cuidados, en los que estamos presentes tanto el equipo técnico como el equipo de voluntariado y a través de citas individuales se va trabajando en temas de búsqueda de empleo, alternativas formativas, apoyo emocional, asesoría jurídica y otras necesidades que vayan surgiendo, porque muchas veces se van encadenando unas con otras", señala Irene Gil, responsable de Acción Social de PROCLADE.

Duelo migratorio, relaciones sanas

La otra pata del proyecto tiene que ver con la formación de tres grupos que se reúnen una vez a la semana, centrados en el duelo migratorio, la soledad y en las relaciones sanas, este último exclusivo para mujeres. "Los Espacios de Cuidados tienen una dimensión más práctica basada en cubrir sus necesidades, y los grupos tienen que ver con sentirse parte de algo, generar vínculos y redes de apoyo y ofrecer un acompañamiento emocional", aclara Gil.

"Nuestro compromiso es que toda persona que llame a nuestra puerta se sienta acogido y en su casa. Nos da un poco igual cuál sea el problema que nos planteen, porque nuestra idea fundamental es ayudar en cualquiera de las necesidades que nos puedan presentar", añade Carril.

Ambos coinciden en resaltar el papel de los más de 30 voluntarios que participan activamente en el proyecto. "Todos tenemos unos conocimientos y habilidades que podemos utilizar para tratar de mejorar la vida de otras personas en situaciones mucho más complejas que las nuestras. Es una parte de nuestra responsabilidad como ciudadanos, y este proyecto no sería posible sin esa contribución", concluye Gil.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/madrid/2022/03/09/62277f77e4d4d8fb7c8b45dc.html

Material Multimedia Relacionado