Histórico de artículos

23 de Marzo 2022
Se dispara el tráfico de documentos para el acceso a servicios públicos de inmigrantes ilegales



Desde el 1 de enero hasta el pasado 15 de marzo han entrado a España 8.276 personas de manera ilegal, según los datos oficiales del Ministerio del Interior. Estos mismos datos dicen que son 3.600 personas más que en 2021, un 77% más que en 2021. Esos datos, más allá de lo que suponen desde el punto de vista del drama humano y la ineficacia de las políticas contra las mafias de trata, lo que esconden es que todas y cada una de esas personas requieren de ayuda y atención tras su llegada a España, y de eso también se valen las mafias. Fuentes policiales aseguran a OKDIARIO que hay un repunte en la actividad delincuencial del robo y falsificación de documentos de identidad con los que inmigrantes ilegales están usurpando la identidad de nacionales españoles para tener acceso a servicios públicos, pero también para contratar con empresas privadas.

Las cifras de la inmigración ilegal de los tres primeros meses y medio de 2022 están siendo simplemente desastrosas. Y no por la atención que España debe prestar a las personas que se juegan la vida por llegar a nuestras costas, sino porque son el reflejo de lo inservibles que están siendo las políticas contra las mafias que se lucran contra la inmigración que en su mayoría ha llegado en 2022 por mar a bordo de pateras y cayucos fletados por las mafias. Sólo así han llegado a España 7.253 personas, de las casi 8.300 que forman el total.

Pero es que la llegada masiva de inmigrantes ilegales a nuestro país tiene un efecto colateral: también en territorio español son objeto de negocio para las mafias. Los inmigrantes que recurren a las vías administrativas correspondientes para tratar de regularizar su situación en España se exponen a poder ser expulsados. Los hay incluso que han vuelto a entrar en nuestro país tras haber sido devueltos por la Policía anteriormente. Estos y los que deciden no recurrir a ningún tipo de ayuda ni atención oficial son los que por diversos motivos 'vuelan' por debajo del radar de las autoridades y viven en nuestro país, o en el que hayan elegido como destino final, de manera ilegal. Precisamente estos son objetivo de otras mafias ya en nuestro país para sacarles dinero a cambio de documentación real, sustraída o falsificaciones.

DNI robado en Melilla

En los últimos meses, Policía y Guardia Civil han detectado un aumento de la actividad de ese tipo de delincuentes que a cambio de dinero consiguen para los inmigrantes ilegales residentes en nuestro país documentación de todo tipo para acceder a determinados servicios. De hecho, el hurto de documentación real es una de las últimas modalidades detectadas en España. Uno de los últimos casos ha sido detectado por el Cuerpo Nacional de Policía en Las Palmas de Gran Canaria, donde un inmigrante ilegal ha sido detenido por haber usado el Documento Nacional de Identidad de un ciudadano residente en la Ciudad Autónoma de Melilla. Éste último fue quien denunció el robo de su documentación, que fue utilizada tiempo después en el Servicio de Salud Canario, que, al haber atendido a un ciudadano residente fuera de las islas, emitió la correspondiente factura.

Fue entonces cuando saltaron las alarmas porque el ciudadano presuntamente atendido nunca había estado en Canarias, ni de visita. Los investigadores siguieron al rastro del misterioso paciente, que no era precisamente el titular del DNI sustraído, sino un inmigrante ilegal anteriormente devuelto a su país por España y que en la actualidad tiene una orden activa de expulsión. La tesis policial es que el documento fue adquirido a una de estas organizaciones criminales para poder, entre otras cosas, recibir asistencia médica gratuita. Por cierto, los investigadores descubrieron que había usado el DNI robado varias veces para el mismo fin y que de no haber denunciado el titular del documento seguramente seguiría haciéndolo.

Pero estas mafias no actúan sólo para poder facilitar a los inmigrantes acceso a bienes básicos como la Sanidad Pública. También ayudan a cubrir necesidades mucho más terrenales. En otra operación policial, ésta en Murcia, la Policía ha detenido a un inmigrante ilegal que no sólo se valía del robo de documentos para usurpar identidades, sino que estaba haciendo negocio con otros inmigrantes a los que vendía y para los que manipulaba documentación previamente sustraída. En este caso, el detenido sustituía la foto de los documentos por las de sus clientes para poder firmar contratos con empresas de telefonía, de televisión e incluso mostrarlo para poder enviar divisas a sus países de origen. Mientras la frontera siga siendo cada vez más permeable mayor y más difícil de frenar será el negocio de las mafias de tráfico de documentos para inmigrantes ilegales.



Fuente: Okdiario
URL relacionado: https://okdiario.com/espana/dispara-trafico-documentos-acceso-servicios-publicos-inmigrantes-ilegales-8781552

Material Multimedia Relacionado