"En la prostitución la propia voluntad no existe. Niñas y mujeres no tienen el control de su cuerpo, sino que son controladas por hombres. Es una ficción afirmar que en la prostitución hay sexo voluntario y el último lugar donde las mujeres podemos tener control sobre nuestros cuerpos es en un burdel. Es una falacia, un insulto. Se vive como animales en jaula, aunque te abran la puerta". Así de rotunda contestaba Rachel Moran a la pregunta sobre si la prostitución puede ser ejercida de forma voluntaria. Moran es una de las diez mujeres víctimas de prostitución y trata que este miércoles se han reunido en Madrid para apoyar una ley abolicionista de la prostitución en nuestro país. 

Venidas desde distintos puntos del planeta, esta decena de mujeres comparten un pasado común de violencia sexual de la que han conseguido salir, aunque con mucha lucha. Ahora se han unido como un grupo de presión para abolir la prostitución, el proxenetismo y la trata. Un todo, según afirman, que no es posible dividir. 

Vienen a apoyar el tímido intento en nuestro país de legislar contra el proxenetismo. El pasado 7 de junio el Congreso de los diputados inició un debate sobre una posible ley para abolir la prostitución. Una proposición de ley presentada el pasado día 19 de mayo, proponía una modificación del Código Penal y la consideración de la Cámara Baja para iniciar el debate de una ley. La propuesta salió finalmente adelante, pero con las críticas y la oposición de muchos de los grupos políticos que apoyaron la investidura del Gobierno de coalición. Durante el debate, todos se mostraron a favor de penar la trata, pero hubo mucho desacuerdo en lo referente a lo que se considera la prostitución considerada como voluntaria.

"La voluntariedad de la prostitución es una falacia", recalcó la colombiana Claudia Quintero, sobreviviente del conflicto armado en su país y de la explotación sexual. "Cuando una estudiante universitaria precarizada se tiene que acostar con un profesor por las notas, nos escandalizamos. Pero cuando lo hace por un plato de comida, lo llamamos trabajo", añade.

"Tenemos el deber de proteger a nuestros niños y niñas para que puedan ver a las mujeres como compañeras y no como objetos de ocio y diversión", apuntó activista de origen rumano Amelia Tiganus, que desde niña fue traficada por distintas mafias en nuestro país. "Hablar de cuerpos y no de personas es perverso. Ante el peligro que enfrentamos hay tres formas de reaccionar: lucha, huida o si no puedes resistirte, te sometes. Y en el capitalismo y el patriarcado, a las mujeres del sur global no nos dejan opciones", añadió Tiganus.

Muchas de ellas incidieron sobre la necesidad de entender de dónde vienen la gran mayoría de las mujeres prostituidas y explotadas sexualmente. Para la argentina Alika Kinan, sobreviviente de trata, la única mujer que consiguió condenar a su proxeneta y al Estado por su sufrimiento. "Escuchamos poco hablar de dónde vienen estas mujeres. Gran parte de ellas no tienen la capacidad de elegir o tener opciones de vida. Muchas explotadas y traficadas venimos de la pobreza. Tenemos delante hombres con bolsillos llenos de dinero y nosotras estamos con la barriga vacía y con hambre. Se hacen con las mujeres pobres y migrantes. No existe control".

Tiganus afirma que después de haber estado en más de 40 prostíbulos en los que las mujeres vivían hacinadas y torturadas, "todas éramos del sur global. Nunca vi allí a una sueca o una alemana. Me duele pensar que en Rumanía sea la suministradora del 60% de mujeres que necesitan aquí para la prostitución. Imaginad que el 60% de las mujeres reclutadas para la prostitución fueran españolas. Esto es un negocio criminal".

¿Qué hay más allá de la prostitución?

Todas coincidieron en la necesidad de que una ley contra el proxenetismo tenga itinerarios claros y el presupuesto necesario para dar una alternativa a las mujeres víctimas. Porque si salir de la prostitución es duro, lo que les espera a las víctimas después en un desierto si no existen recursos previstos

"Argentina elaboró una ley de trata. Entre 2008 y 2012 hubo una ola de cierres intempestivos de prostíbulos y se libró a muchas mujeres, sin un paquete de medidas que las apoyaran. Eran rescatadas y dejadas a la intemperie. No había dónde ir y muchas volvieron a caer en redes e incluso llevadas a otros países. Fue un tiempo muy difícil. Si lo que vivimos había sido una responsabilidad estatal, también lo era que nos prestaran la ayuda necesaria", explica Kinan.

Para Quinteros, lo más importante que hay que poner en marcha son programas de salud mental. "Pudimos salir de la prostitución cuando fuimos vistas como víctimas, pero sólo fue posible tras un proceso de atención psicosocial que reconoció una violencia. A partir de ahí pudimos empezar a sanar". 

La francesa Rosan Hiheer, una superviviente que fue clave en la elaboración de la ley abolicionista en Francia, afirmó que en España han habido muchos y buenos avances legislativos. Pero resalta que "no se entiende que no se haya avanzado aún en el tema de la prostitución. ¿Cómo se pueden comprar los cuerpos de niños, niñas y mujeres? Por eso estoy aquí". 

Afirma que la ley francesa aprobada hace ya seis años es pionera y sigue en maduración. "Sobre el tema de la elección a ejercer la prostitución, la norma dice que no está prohibido. Pero es una ley muy buena en dar todas las herramientas para salir del proxenetismo por parte del Estado y para que no sean criminalizadas". Esta ley, además, penaliza a los clientes y proxenetas. Está muy bien trabajada para que las víctimas puedan salir de ella", concluye.

Las diez vinieron a España a participar en la conferencia internacional por la abolición de la prostitución en España. Además de las mencionadas, asistieron Lydia Osifo, una mujer superviviente de Nigeria e integrante de Las Poderosas, una organización cuyo fin es acabar con la violencia hacia las mujeres; Cherie Jiménez de estados unidos; Ally-Maie Diamond, de Nueva Zelanda; Karola de la cuesta de México y Susan Andrea Avella, de Colombia.



Fuente: Público
URL relacionado: https://www.publico.es/mujer/diez-mujeres-victimas-prostitucion-enfrentamos-industria-arrasa-ninas-planeta.html

Material Multimedia Relacionado