Histórico de artículos

26 de Septiembre 2008
El diario oficial del Vaticano critica la vuelta de tuerca de la UE sobre inmigración


Restricciones, obstáculos, barreras. Son señales que llegan del Parlamento Europeo y del pacto para la inmigración y el derecho de asilo que pueden ser adoptadas en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del 15 de octubre. Una vuelta de tuerca que también se ve en Italia con la reagrupación familiar y el derecho de asilo", afirmó Vittorio Nozza, director de Cáritas Italiana en un artículo publicado en portada por el vespertino vaticano.

En la nota, titulada 'Poca memoria, pochissima speranza' Nozza agregó que se ha impuesto la "tolerancia cero" contra los irregulares, pero con excepciones "según la conveniencia".

Según el director nacional de Cáritas Italiana, esa "tendencia" ya no llama la atención en esta época del tercer milenio, "donde tenemos menos memoria y escasa esperanza, en el que la vida es cada vez más 'usa y tira' y los débiles y los pobres están obligados a pagar dos veces".

"Los llamamientos del Papa a los países occidentales para que pongan en marcha políticas de ayudas, invitan a valorar críticamente las medidas que criminalizan a la inmigración indeseada, palabras que deben hacer pensar sobre las contradicciones de las políticas de cierre de las fronteras y la necesidad de prestar al fenómeno migratorio una mayor y calificada atención", escribió Nozza.

El sacerdote denunció que desde el mundo político se alimente en ocasiones "un clima de intolerancia y de miedo", que propicia &mdsah;dijo— que la solidaridad "se achique cada vez más" y se multipliquen afirmaciones y decisiones "que llevan a considerar un indeseable a quien llama a la puerta" y se vea la inmigración "como un tema de seguridad".

Nozza abogó por un proyecto fundado en el equilibrio entre derechos y deberes, entre seguridad e integración.

Este artículo del diario de la Santa Sede se ha publicado dos días después de que el secretario del Pontificio Consejo de la Pastoral para los Emigrantes, Agostino Marchetto, criticara las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno italiano que introducen mayores restricciones para conseguir el estatus de refugiado y para la reagrupación familiar.

Marchetto criticó sobre todo la normativa sobre reagrupación familiar, que obligara a los inmigrantes a demostrar que cuentan con un seguro médico o están inscrito en el Servicio Sanitario Nacional (SSN), así como, cuando no es posible confirmar el parentesco de los candidatos, será necesario realizar un test de ADN que deberá pagar el interesado.



Fuente: EFE tomado de http://www.elmundo.es
URL relacionado: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/09/26/internacional/1222450294.html

Material Multimedia Relacionado