Categorización de vídeos recogidos

La jaula de oro

 

  Nombre: Diego Galán
Fecha de nacimiento: 07/12/2013
Tipo: Enlaces cine y migración
Fuente: elpais.com
URL relacionado: http://cultura.elpais.com/cultura/2013/05/13/actualidad/1368482117_041812.html
Descripción: Diego Quemada-Diez quería contar la historia de los migrantes que cruzan México para pasar de mojados a Estados Unidos y para ello se subió a La Bestia. Muchos lo han hecho antes pero el cineasta lo hizo con cámara, equipo de rodaje y un reparto de actores que se encargan de contar el drama que viven miles de mexicanos y centroamericanos, desde Guatemala hasta Estados Unidos. El director comenzó este viaje hace 10 años. Un proyecto personal en el que lo ha invertido todo y que termina en una parada excepcional: el Festival de Cine de Cannes que arranca este miércoles y donde estrenará su primera película como director, La jaula de oro. La casa de Toño, un taxista amigo de Quemada-Diez, estaba en Sinaloa, cerca de las vías por las que pasa el tren. El cineasta - nacido en España pero con una fuerte vinculación con México - comenzó allí hace una década a recoger testimonios, cientos de ellos, para la película que, si bien no es un documental, es muy real. “Todo lo que se ve en la cinta le ha ocurrido a alguien en algún momento y me lo ha contado o lo he vivido yo mismo. Lo bueno y lo malo”, asegura un día antes de partir hacia Cannes. La obra, una coproducción hispano-mexicana, competirá en la sección Un certain regard, la categoría que el año pasado galardonó a la cinta Después de Lucía del mexicano Michel Franco y que en esta ocasión se inaugura con The bling ring, de Sofía Coppola. Los protagonistas son tres menores que nunca habían actuado. Uno de ellos no hablaba español En su viaje, tanto sobre de La Bestia como rumbo a Cannes, el director tiene como acompañantes a tres chavales que nunca habían pensado en volar a Francia. Brandon López, Karen Martínez y Rodolfo Domínguez, todos menores de edad, superaron el cásting entre más de 3.000 niños entre Guatemala y Chiapas para ser los protagonistas, una fórmula similar a la que se utilizó en Ciudad de Dios. No son actores profesionales pero el próximo 22 de mayo desfilarán por la misma alfombra que Steven Spielberg, presidente del jurado de la Sección Oficial del festival de este año. Son el alma de una película en la que hay otros 600 actores que no actúan, migrantes que suben y bajan del tren en su camino real hacia su destino: una promesa de libertad que puede acabar convirtiéndose en una ‘jaula de oro’, como cantan Los Tigres del Norte en la canción que da nombre a la película: “Diez años pasaron ya en que crucé de mojado, papeles no he arreglado, sigo siendo un ilegal / De qué me sirve el dinero si estoy como prisionero dentro de esta gran nación. Cuando me acuerdo, hasta lloro, y aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión”. “Con esta película no intentamos convencer a los migrantes de que no salgan de sus países, solo poner el foco sobre un problema por el que no se hace nada”, explica Quemada-Diez, quien se muestra escéptico con la reforma migratoria que estudia Estados Unidos. Su intención es estrenar en ese país “con el título original para que los emigrados se sientan identificados y se acerquen a las salas” y también proyectar en las comunidades origen de los migrantes. Pero, como ocurre a menudo fuera del circuito comercial, la cinta no tiene fecha de estreno y habrá que esperar a Cannes para ver si surgen las ofertas de distribución. La película es, además, la única presencia hispanoamericana en el festival junto a Heli, de Amat Escalante, una obra también mexicana que compite en la Sección Oficial. Diego Quemada-Diez ha jugado un papel más allá del del director, es casi un estudioso del tema. Desde que empezó a recopilar testimonios ha visto cómo los migrantes cada vez rebien peor trato, los ha acompañado en su viaje y lo han apuntado con una pistola en varias ocasiones. Todo mientras trabajaba con directores como González Iñárritu y, sobre todo, Ken Loach, de quien adopta el tono “poético y humano” de la película. La jaula de oro conseguirá que el tzotzil, una lengua indígena mexicana, se escuche en Cannes. Lo hará a través de Rodolfo Domínguez, uno de los tres protagonistas, que apenas habla castellano: lo que conoce lo aprendió durante el rodaje. Rodolfo, de 17 años, sabe que después de esta aventura volverá a su comunidad en los Altos de Chiapas. Y está contento. Todavía no sabe si quiere ser actor. Karen lo tiene más claro y en Guatemala ya ha realizado espectáculos de teatro callejero. Su personaje es una chica que se hace pasar por chico para evitar los peligros que sufren muchas mujeres migrantes: violaciones, secuestros para ser prostituidas, violencia. “No sabía que ocurrían esas cosas hasta que realmente estuvimos allí con ellos, contando su historia, que era lo que estaban viviendo en esos momentos”. Brandon no quería ir al casting y lo hizo obligado por su madre. Era un día en el que él, que entonces tenía 15 años, volvía de trabajar en un torno haciendo piezas. Pero obtuvo el papel. Siempre ha querido ir a Estados Unidos “porque allí es donde se mueve el hip-hop, que es lo que me gusta”, dice ahora lejos de su casa en Guatemala mientras luce una beisbolera en la que se lee “New York”. De momento no lo conseguirá pero está emocionado con la idea de ver la Torre Eiffel. “Quiero bailar allí y que me graben con el celular para que lo vean mis cuates”.